Inicio > El pizarrón Opinión > Rafael Ramírez: Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora

Rafael Ramírez: Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora

 

Tomo esta frase del Eclesiastés 3, del Antiguo Testamento, sentencia que popularizó el Comandante Chávez en sus discursos y su palabra, para hacer un breve comentario de acontecimientos de nuestra política que, si bien forman parte de la parodia en que ésta se ha convertido, no dejan de descubrir temas de suma importancia con respecto a lo que sucede hoy día en nuestra atribulada patria.

La Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional, ha sido sacudida por una serie de escándalos, tanto por sus actuaciones y decisiones, como por conducta de los diputados que la conforman. En una serie de documentos que se han hecho públicos, se demuestra cómo esta “Comisión”, ha emitido decisiones donde se exculpa y se libra de responsabilidad o vinculación al hecho de corrupción a varios de los implicados en la importación de alimentos para las llamadas “cajas CLAP”.

De éstos, el más relevante es Alex Saab, conocido operador económico del gobierno, con estrecha relación con el propio maduro y su círculo más cercano, así como con los representantes de la compañía que fue beneficiaria de los antiguos “Abastos Bicentenario”, hoy convertidos en exclusivos Bodegones, donde todo se transa en dólares.

Al mismo tiempo que la Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional exculpa y emite cartas de “buena conducta” a estas personas y a sus empresas, en Italia se destapa un escándalo que involucra al mismo Saab, con confiscación de bienes y activos valorados en varios millones de euros, mientras que la Fiscalía de México avanza en la investigación sobre irregularidades en el programa de importación de alimentos para las mencionadas “cajas CLAP”. Todo pareciera indicar que en el madurismo se han hecho grandes fortunas con el hambre del pueblo, tal y como lo confirma igualmente un reportaje publicado en el  portal Armando.info, por cierto su acceso bloqueado por la dictadura madurista desde Venezuela.

Mientras el ex presidente de la Comisión se desgarra las vestiduras negando la veracidad de los documentos, el mismo abogado de Alex Saab, declara que los documentos no sólo son originales y auténticos, sino que demuestran la inocencia de su defendido, incluso, amenaza con “demandar” a quien diga lo contrario.

El inefable Freddy Guevara salió de su letargo en la embajada que le sirve de refugio, para defender a su compañero de partido, su heredero en la presidencia de la susodicha Comisión de Contraloría, organismo que se convirtió desde los inicios de su actuación, en un instrumento de negociación con el madurismo.

Los mismos partidarios de la oposición, en voz de sus más connotados voceros, han arremetido contra ambos presidentes de la mencionada Comisión, acusaciones van y vienen. Una verdadera batalla campal o mejor dicho, una refriega en las redes sociales, entre grupos de la oposición, que se extiende hasta los hechos irregulares y la conducta impropia del mismo ex presidente de la Comisión, cometidos en Colombia y denunciados por el ex “embajador” Calderón Berti, destituido por sus propios compañeros, al hacer denuncias muy graves sobre el uso dado a la ayuda humanitaria, así como, el manejo de “Monómeros Colombianos” una filial de Pequivén confiscada por las autoridades de Colombia y entregadas para su manejo y  para su usufructo no se sabe a qué grupo, ni a cuenta de qué.

Aunque la Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional no tiene facultades judiciales, ni puede erigirse en tribunal, como muchos en la oposición así creen poder hacerlo, ésta es, sin embargo, uno de los mecanismos con los que cuenta la Asamblea Nacional para ejercer su tarea de seguimiento y control a la gestión gubernamental, así como, un escenario para el debate político por excelencia. Pero no hacen ni una cosa, ni la otra.

La Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional, tanto la presidida por Freddy Guevara, como por Freddy Superlano, han hecho de todo, menos controlar y hacer seguimiento a la gestión del gobierno de maduro. Esta Comisión, desde el principio, fue identificada por estos factores de la oposición como una herramienta para extorsionar, además de colaborar con el madurismo, guardando silencio ante la actuación del gobierno y actuar por encargo del madurismo.

Así fue como esta Comisión, entonces presidida por Guevara, actuaron por encargo y con la complacencia del madurismo en contra de mi persona, mi reputación y mi gestión pública durante el gobierno del presidente Chávez. Este señor Guevara, quería ganar notoriedad, celebridad, a costa mía y del gobierno Chavista, atacándome, mintiendo, abrigándose en un pequeño Torquemada, con “licencia” para insultar, juzgar y condenar.

Montaron un “show” en la Asamblea Nacional, no hubo nadie del psuv que saliera a defender mi gestión al frente de PDVSA, la gestión del presidente Chávez. Sencillamente no fueron, argumentan cualquier cosa para evadir la discusión política (increíblemente, luego sí asistieron a la misma plenaria en oportunidad de hacer una defensa acérrima de los sobrinos Flores, hoy pagando condena por narcotráfico en los Estados Unidos). Ese día, este personaje mostró “cajas” de pruebas, sin mostrar un solo documento. Maduro observaba con regocijo el espectáculo, el mandado estaba hecho. Los diputados de voluntad popular enfilaban todas sus baterías contra los únicos Chavistas que nos opusimos desde el principio al desastre de maduro. Es la política con “p” minúscula.

En esa oportunidad no puede hacer frente a los ataques y denuncias, sencillamente porque, todavía como embajador ante la ONU; no me fue permitido presentarme ante esa Comisión a desenmascarar la infamia. No sólo no tuve nunca la autorización para ausentarme de mi puesto en el Consejo de Seguridad de la ONU, sino que el gobierno de maduro no reconocía (en mi caso) a la Asamblea Nacional, razón por la cual “no se podía atender ninguna interpelación”.

Ahora reconozco que fue un error de mi parte dejar correr la infamia. He debido presentarme y dar mi testimonio de cómo sucedieron las cosas, mostrar los documentos que soportan mi actuación. Siempre he sido disciplinado. Estaba demasiado empeñado en mis responsabilidades. No supe, no sé, jugar este juego entre el madurismo y la oposición, la trampa, la mentira, el pacto, la negociación. No estoy dispuesto a caer en este tipo de negocio en que se ha convertido la política.

Por supuesto que me negué a la extorsión que pretendía hacer Guevara con mi caso. Mandó un emisario con un mensaje de una propuesta para “resolverlo”, previo pago de 3 millones de dólares. Infames. Siempre se han equivocado conmigo, no conocen a los hombres de Chávez, ni nuestra actuación recta, honesta e irreductible.

Lo que ellos desconocen, el fiscal y maduro también, es que de todo lo que me acusan hay Cosa Juzgada mediante sentencia definitivamente firme, producida por la anterior Sala Plena mediante ponencia de la Sala Constitucionaldel Tribunal Supremo de Justicia, que desvirtúa uno a uno los alegatos tramados por ellos a través de Guevara, por absolutamente falsos y mas aún por no haber sido probados. Incluso, la Sala declara la responsabilidad personal de Guevara por la incursión de su parte en malversación del patrimonio público, al haber utilizado el patrimonio del Estado para viajar a Nueva York, sólo a sacarse una foto delante de la Misión Venezolana, donde yo ejercía funciones, para tuitearla.

De allí en adelante, maduro y el fiscal se sintieron con “carta blanca” (para eso habían dado el mandato),  para enfilar sin pruebas en contra mía todas las acusaciones que pudieran justificar su absoluta ineficacia.

Pero como dice el Antiguo Testamento: Todo tiene su tiempo, y su hora bajo el cielo.

El tiempo desenmascara a mis acusadores. Guevara tuvo una triste actuación política, irresponsable, el pequeño Napoleón de las guarimbas, mandando a la muerte a los jóvenes, mientras él estaba a buen resguardo, hoy día es un refugiado en una embajada, y cada vez que se asoma a la opinión pública, sus mismos partidarios de la oposición le caen encima. Superlano, se va a Cúcuta, “sin retorno”, a manejar la ayuda humanitaria y el dinero dado por gobiernos extranjeros, pero desde un prostíbulo, de donde salen intoxicados de burundanga, con consecuencias trágicas para su compañero de aventuras. Irresponsables, inmorales. Los diputados de la Comisión de Contraloría se vienen de turismo político a Europa, Bulgaria (a recoger el pago), España e Italia, a seguir montando sus shows de denuncias y persecución en mi contra, ¿Quién pagó los pasajes de todos esos diputados a Europa?¿Quién pagó la estadía, los gastos, las comidas y los paseos? ¿Quién les paga a los diputados para que viajen hasta Europa sólo para atacarme? Alex Saab, según el referido reportaje de Armando.info

Ojalá la Asamblea Nacional investigue la actuación de la Comisión de Contraloría como dicen que van a hacer. Una Comisión que no investiga, ni hace seguimiento a ninguno de los “gobiernos” en el país.

Esta Comisión debería indagar sobre lo que ha hecho maduro en PDVSA, en el Arco Minero, en las Empresas Básicas, en Sidor, en la CANTV, cómo ha entregado el Gas, el Petróleo, cómo ha desviado los recursos de PDVSA, violado la Ley Orgánica de Hidrocarburos y la Constitución con los “Contratos de servicios” de Quevedo. Esta Comisión debería investigar qué pasó en Cadivi, que hizo Cencoex con los  los 40 mil millones de dólares que PDVSA le entregó en 2014, qué pasó en el sistema financiero, en la Banca. Pero también debería investigar qué pasa en CITGO, en Monómeros, que pasó con la ayuda humanitaria.

Pero me temo que no lo van a hacer. No lo van a hacer porque no les conviene decir la verdad, porque trabajan de mutuo acuerdo, porque se necesitan recíprocamente para existir. Si esos dos extremos no existieran y no tuvieran el poder que tienen, nuestro pueblo podría avanzar, sin chantajes, sin violencia, sin represión, sin miedo, a tomar el control de su propio futuro. Como lo dije en una entrevista a la Agencia EFE desde Viena, la mayoría del país debemos ponernos de acuerdo, van a hacer falta todos los hombres y mujeres de la patria para salir del abismo, una Junta Patriótica de Gobierno para conducir al país en una transición de restablecimiento de la normalidad para que nuestro pueblo pueda volver al ejercicio pleno de su soberanía, al ejercicio de su democracia participativa y protagónica, al vivir bien, a la Constitución Bolivariana, a nuestro Plan de la Patria.

Hay que insistir e insistir, somos la mayoría, no hay que desesperarse, ni los que se fueron, ni los que quedaron, todos a movernos con la fé y la esperanza de la victoria, de volver al país, de reconstruir nuestra patria bloque sobre bloque. Estos tiranos e infames que hoy nos oprimen y destruyen la patria, se han impuesto por la violencia y la división del pueblo, por la traición de los que se autoproclaman hijos de Chávez y la colaboración de quienes prometen cambiar. Hay que dejar atrás a esta clase política corrompida y entreguista.

El tiempo seguirá derribando máscaras, aclarando la noche que nos ha caído encima, esta pesadilla. El pueblo humilde, noble, el venezolano de a pie, el corazón bolivariano vencerá la infamia, la verdad y la justicia prevalecerán. ¡Venceremos!

 

Te puede interesar

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »