Inicio > El pizarrón Opinión > Arturo Molina: Intrigar

Arturo Molina: Intrigar

Arturo Molina

 

La acción política y el ejercicio del poder están salpicados por ingredientes perturbadores que son utilizados por seres insidiosos cuya conquista se basa en adulaciones hacia el gobernante, generando embrollos, esparciendo intricar a otros como arma para su subsistencia. Se convierten en astutos maquinadores a favor del mal cuando sus injurias son oídas por invidentes, dando paso a incriminar sistemáticamente diferentes situaciones en grado de incesto. Para colmo se sienten de esa forma insigne.

En la compleja crisis por la que atraviesa la sociedad venezolana son diversos los escenarios que se han presentado del lado de la alternativa democrática al  momento de direccionar estrategia que facilite la salida del actual sistema de gobierno colectivista, implementado por los llamados revolucionarios siglo XXI. La inserción del todo o nada  la quieren aplicar algunos actores políticos a toda costa. Es la incapacidad por entender el enredo existente. Medran en la injusticia y salpican de su hedor a quienes se les niegan a acompañar tales exabruptos. En la supuesta biografía de Claudio, singular emperador romano, Robert Graves, en “Yo Claudio”, hace cita de Tácito…”porque es lo cierto que toda transición de prominente importancia está envuelta en la duda y la oscuridad. Mientras unos tienen por hechos ciertos los rumores más precarios, otros convierten los hechos en falsedades”.

Así la situación en la alternativa democrática, se transita terreno escabroso, inundado de actores que a través del teclado pretenden satanizar la salida electoral. Olvidan esos actores que el referéndum que se le ganó al extinto presidente Chávez fue a base de resistencia, y aunque desde el régimen pretendieron dejar el proceso sin efecto rechazando las firmas recogidas por la disidencia para activar ese mecanismo democrático, se persistió en la recaudación de las mismas y al final el resultado favoreció a sus promotores. Ni con el C.N.E. a su favor pudieron detener la fuerza y determinación de los ciudadanos. Que posteriormente el cambio de estrategia del oficialismo también cambio la actitud de quienes gobernaban porque “los habían tomado en cuenta para sus reelecciones” es otra situación a debatir cuando llegue el momento.

Negar salida pacífica por capricho de algunos no es la apreciación del todo. Las personas quieren salir de la pesadilla. Han buscado alternativas y las mismas se han diseminado en corto tiempo porque no tienen sustento en el tiempo. Quienes entienden que la paz es el requisito para alcanzar gobernabilidad se preparan y organizan para ello. La decisión tiene que venir y se tendrá que soportar el látigo de los insolentes del teclado, pero al final del túnel, la luz va a irradiar a favor del sistema de libertades. Allí no hay cabida para quienes viven de la intriga.

@jarturoms1

jarturomolina@gmail.com

www.jarturomolina.blogspot.com

 

Te puede interesar

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »