Inicio > El pizarrón Opinión > José Ángel Borrego: La reflexión de Domingo Luis

José Ángel Borrego: La reflexión de Domingo Luis

 

Para quienes no sepan quién es (nada extraño) Domingo Luis Díaz Mendoza es un colega, excelente persona, secretario general del CNP-Anzoátegui y mejor amigo. Hoy se hacía algunas preguntas entre las cuales destaca el hecho de que según la “sapiencia” política de mucho improvisado, arrogante y sabihondo, Juan Guaidó a quienes los críticos en esta circunstancia con Calderón Berti aun reconociéndolo como Presidente Interino no le permiten que tome decisiones. Echar a Calderón Berti de la embajada de Colombia ha sido convertido en un hecho calamitoso cuando menos. Pero la respuesta de Calderón no satisfizo más que a quienes soterrados aspiran que Guaidó fracase pero no osan decirlo a los cuatro vientos. Prefieren permanecer anónimos, u ocultos tras faldas ajenas, pero con la sonrisa de quien aplaude que Guaidó sea el líder en este proceso. Ayer nomás alguien nos decía “fíjate que Guaidó ya descendió a 43 %” comparándolo con el 90 % que tuvo al inicio de la jornada. Pero no fue Guaidó quien declinó guarismos, lo hizo la canalla que intenta destronarlo. Y 43 %, ¿quién ostenta 43 % en este país? Ningún político al menos..!

En cuanto a Calderón aunque hemos leído alguno que otro concepto laudatorio en su favor nos gustaría que se fuera más específico. Haber sido ministro y presidente de PDVSA no lo eleva al templo del Olimpo. También lo ha sido la carretilla de tipos que designó este régimen. Pero intento jurungar la memoria y no tropiezo con ninguna hazaña de Calderón más allá de haberse enriquecido groseramente a costa de su cargo en el Estado. ¿Quién era Calderón antes de Luis Herrera?  Un técnico más que logró enchufarse y trepar hasta lo más alto. Pero que recordemos también, ni ese columpio pudo elevarlo a resultar seleccionado como candidato a gobernador del estado Anzoátegui, postulación posible gracias a la cortesía de Cheo León. Calderón no ha representado nada significativo para el país. Ni siquiera sabemos cuál es la razón de su estadía en Bogotá porque aquí nadie lo persigue. Su alegato contra el despido del que fue objeto no nutre nada que desconociéramos. Ni siquiera tuvo el valor de citar a Superlano por su nombre ni indicar qué autoridad lo proveyó de información. Lo de Superlano lo supimos la noche en que se emborrachó, lo robaron y debieron sacarlo de un prostíbulo para prestarle atención médica, lo que no resultó asaz para que la AN tomara medidas en su contra pese al bochorno, no por tal, sino por quien era en ese momento. Pero Guaidó hizo lo que se espera de un Presidente y es lo que sus críticos no observan por dos razones: primera, que sus intereses son otros. Y segundo por analfabetismo político. Son tarados que se hacen pasar por eruditos. Infiltrados que protegen a otros partidos del G4. Quintacolumnistas por excelencia. Solo critican pero no argumentan. ¿Han leído o escuchado algo distinto a que Calderón es una figura respetable? Se trata solo de perturbadores que intentan minar la confianza que se tiene en Juan Guaidó.

 

Te puede interesar

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »