Inicio > Interés > El embajador no tiene quien le escriba

El embajador no tiene quien le escriba

 

Dos veces se le quebró la voz. Humberto Calderón Berti es un hombre alto, robusto y que impone respeto. Tiene 78 años, 60 de los cuales los ha pasado trabajando, tanto en la empresa privada como ocupando varios cargos públicos, y a este experimentado político se le quebró la voz dos veces mientras hablaba con la prensa sobre su destitución como embajador de Venezuela en Colombia por parte del presidente encargado Juan Guaido.

No fue frente a frente, tampoco a través de una llamada telefónica, ni siquiera una video llamada, no. Su cese de funciones vino a través de un escueto correo electrónico que argumentaba una reestructuración, una reforma en el servicio exterior de Juan Guaido.

“Yo no creo que ni el que mandó ese correo se cree eso. Yo no me lo creo”. Comentó indignado.

En los tiempos que corren los millennials acaban con sus relaciones a través de Whatsapp y en este caso el Presidente encargado de Venezuela, millennial también, lo hizo por email.

No es la primera vez que destituyen a Calderón Berti de un cargo. En el gobierno de Jaime Lusinchi fue removido de la presidencia de Pdvsa y en el segundo gobierno de Carlos Andrés Pérez fue removido del Ministerio de Relaciones Exteriores. Pero hay algo diferente en el tono y la forma en la que sale de la Embajada de Venezuela en Colombia. Algo que le movió la fibra.

“Tengo meses sin hablar con el presidente Juan Guaido” dice haciendo notar que la relación entre los dos es inexistente. Pero por más inexistente que sea este político con tantos años de experiencia merecía, por lo menos, una llamada telefónica.

En el Hotel NH Collection de Bogotá había unas treinta personas esperando las declaraciones del exembajador. Entre los periodistas y los curiosos que se acercaron a saludar y a expresar su apoyo, destacaba la figura de el exComandante General del Ejercito cuando los sucesos de abril del 2002 el General Efraín Vasquez Velazco.

La rueda de prensa empezó con 20 minutos de atraso. En todo momento durante sus declaraciones Calderón Berti estuvo acompañado de su nieta, nieta que le apretó la mano y le dio fuerzas en esos dos instantes en los que se quebró.

“El día 28 de noviembre recibí una comunicación vía email del presidente Guaido donde me cesaban de mis responsabilidades como Embajador de la República de Venezuela en Colombia. Esperé un par de días para hacer algunos comentarios esperando que ahondaran un poco más sobre las razones porque según se dice en la comunicación es por una reforma, por una reestructuración del servicio exterior.”

La decepción y el malestar de Calderón Berti eran evidentes. Este es un hombre de trayectoria cuyo negocio siempre ha sido el petróleo: “Allí hinqué los dientes y allí voy a perder los dientes”. El también exdiputado, exministro de energía y minas y excanciller siente que no fue tratado como su experiencia lo merece.

“Cuando me llamaron para que fuera embajador en Colombia acepté esto como un reto, yo no soy un niño. Tengo una dilatada carrera de hombre publico en Venezuela… Yo tengo 78 años y exhibo mis credenciales, yo no vivo de cuentos ni de expectativas.”

¿Por qué no entró la ayuda humanitaria?

“Yo estuve en Cúcuta el 23 de Febrero y yo no sé que se le dijo a los personajes ilustres que allí estaban que iba a pasar. Al pueblo venezolano tampoco se le dijo que iba a pasar. Están en deuda con el país, se debe decir por qué ocurrió lo que ocurrió ese día”, dijo refiriéndose al paso de la ayuda humanitaria que el final no pasó.

Eso sí el exembajador libra de culpa al presidente encargado de este hecho: “Eso fue una catástrofe pero no fue culpa de Guaido, fue culpa de la tiranía venezolana que no permitió que pasaran la comida y las medicinas.”

Calderón Berti también habla del tema de los militares que quedaron a la deriva en Colombia y del mal manejo de los recursos por parte de las personas que fueron designadas por el presidente encargado de Venezuela: “Esa gente manejó unos recursos que yo nunca supe de dónde venían, que yo nunca supe cuánto fue, que nunca supe cómo se gastaron.”

La transición es más importante que la democracia

 El tema de la hoja de ruta del presidente Guiado, hoja de ruta que en estos momentos se ve muy lejana e imposible de cumplir, también estuvo presente en la rueda de prensa.

“Va a venir una transición. La transición va a ser más importante que la democracia. Los cimientos de la democracia se van a asentar durante la transición. La transición no puede ser una rebatiña de los partidos políticos. La transición no puede ser un reparto entre ellos. La transición es muy complicada y si se hace mal no hay democracia en Venezuela más nunca.”

Recalcó también que no tiene noción de las razones de su salida como Embajador de Venezuela en Colombia y dijo que su relación con Julio Borges siempre ha sido buena y óptima. Con respecto al cumplimiento de la hoja de ruta de: “Cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres” dijo que son los diputados de la Asamblea Nacional, quienes aprobaron esos estatutos, los encargados de velar porque eso se ejecute.

Con respecto a los diálogos entre el gobierno de Guaido y el de Nicolás Maduro recordó su posición en contra de esos encuentros: “No podemos decirle a la gente que esté en la calle y por debajo entendiéndose con el régimen. ¡NO!”.

“Yo no soy sumiso”

“Yo no puedo ser sumiso frente a nadie por mucho poder que tenga porque mi obligación con mi conciencia, mi obligación con mi familia, mi obligación con Venezuela es decir lo que pienso.”

Calderón Berti tampoco se mordió la lengua con el tema de unas supuestas elecciones: “Mientras Maduro esté al frente del país no hay garantía de que unas elecciones sean limpias y cualquier iniciativa en ese sentido es ir al matadero.”

La hora que hablo el exembajador pasó rápido y las preguntas de los periodistas también. Con respecto a como quedan sus relaciones con el presidente encargado Juan Guaido dijo lo siguiente: “Yo no le voy a recomendar nada al presidente Guaidó. En una ocasión vino alguien de su confianza y me pregunto que le sugería y yo le sugerí dos cosas primero que revisara muy bien su entorno y en segundo lugar que actuara sin tutelaje de ninguna especie.” A buen entendedor.

Antes de irse alguien le preguntó: “¿Y cual va a ser su papel de ahora en adelante?” a lo que respondió: “Seguir luchando y trabajando.”

Calderón Berti y su nieta se retiran. La lucha sigue, solo que ahora en otra trinchera.       

Andrés Schmucke/EfectoCocuyo

 

Te puede interesar

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »