Inicio > Opinión > Cesáreo Espinal Vásquez: Votación y elección

Cesáreo Espinal Vásquez: Votación y elección

 

En política, especialmente los doctrineros populistas, juegan y utilizan frases a sus conveniencias proselitistas. Marx, lanzó el Manifiesto Comunista en 1854, lo primero que hizo fue atacar  al socialismo humanitario de Robert  Owen, quien fue realmente el creador de esta frase en 1830, tildándolo de socialismo utópico y  propugnó con conocimiento de causa el socialismo agresivo, tiránico, con la eliminación de  la clase social, la propiedad privada y utilizando la frase de  proletariado, cercenando el libre desenvolvimiento de la personalidad y sus panegíricos  la frase de democracia,  totalmente absurdo, porque la democracia con sus defectos, errores y corrupción, es perfectible,  no puede ser nunca, socialista comunista y democrática. El socialismo marxista, no tiene justificación como no lo tiene la democracia capitalista neo-liberal, porque la sociedad sin exclusiones, reclama de urgencia un sistema político y nuevo modelo económico donde se afiance en el derecho justo de bien común, seguridad y justicia, que es el  poder de lo justo, la justocracia, más allá de la perversión del socialismo comunista tiránico y la democracia capitalista y salvaje. Igualmente, se manipula, el concepto jurídico-político de Estado y Gobierno, al extremo que se dice “golpe de Estado”, cuando el Estado, por ejemplo el Estado de Venezuela, como República, nació en 1830 y los golpes no son contra el Estado, que es inmutable e imperecedero, por ello, es una argucia, decir en la vigente Constitución “a fin de refundar el Estado”. Se tumba al gobierno no al Estado. Se dice, de dictadura como sinónimo de tiranía, siendo gobiernos diferentes.Simón Bolívar fue dictador  después de la Campaña Admirable hasta la Constituyente de 1819 y dictador en el Perú al estilo Cincinatus. Entre los malabarismos político constitucional, recordando  siendo su alumno al profesor Antonio Moles Caubet en la UCV, votación y elección, son dos conceptos con propia naturaleza jurídica, toda elección en un sistema democrático que conlleva la votación,  es decir, votar para elegir; pero votación no es sinónimo de elección, en dos palabras, para elegir directamente, libre y secreta al Presidente de la República y parlamentarios a la Asamblea Nacional, es votación para elegir personas, mientras votación sin elección, es solamente para someter a consulta del pueblo depositario de la soberanía , mediante votación en los referendos que establece la Constitución de 1999, vigente, en la que no se elige a nadie, sino se pide el consentimiento, sí o no. Por ello, para los referendos  no se requiere el Registro Electoral Permanente y en este sentido, cualquiera elección que se pretenda, hoy por hoy, para elegir a parlamentarios y al Presidente de la República, aún para el nombramiento de rectores del CNE, deberá pedirse la consulta previamente mediante el voto al pueblo en  referendo y al no haber referendo consultivo, todos los actos de pleno derecho no existen y lo que no existe no se subsana ni se anula, debido a que no existe, debe cumplirse con la Constitución y con el concepto jurídico-político de votación y elección.

cjev34@gmail.com

 

Te puede interesar
Loading...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »