Inicio > El pizarrón Opinión > Carlota Salazar Calderón: Emigrar es un postgrado

Carlota Salazar Calderón: Emigrar es un postgrado

 

Pero también es una invitación al Despertar y Superar Obstáculos

  La migración humana es un fenómeno social que tiene su origen desde el inicio de la humanidad. Hechos como  el descubrimiento del Nuevo Mundo, la Primera Revolución Industrial, la Segunda Guerra Mundial, diferentes crisis económicas en México, Perú…, la hambruna de los países africanos o política como en Chile, conflictos sociales como la guerrilla colombiana o la somalí…, han producidos desplazados y movilizados en todo el mundo.

Mucho se ha hablado de la venezolana de reciente data, que para noviembre del 2019 según informe de Acnur alcanzó la cifra de 4.626.968,00 coterráneos que han emigrado, de ellos 2.152.470 cuentan con residencia y estancia regular concedidos, en condición de refugiados 657.405,00 y con solicitudes de asilo 643.545. Este organismo requirió financiación de 158 millones de $ en este año para atender las necesidades más urgentes de las personas refugiadas en los 16 países de acogida más afectados por esta situación.

Producto de ello, la división de las familias y el impacto económico en los países receptores, ya que, como todo, muchos profesionales, comerciantes…compran, alquilan, invierten moviendo la economía, pero otros cuentan sólo con sueños de oportunidades para su superación, no sólo para ellos sino para sus familias. Se estima en 3.700 millones de dólares que entran al país por remesas del exterior.  Una vez más, la gente buscó la solución,  gracias a ellos, hijos, sobrinos o nietos, muchas familias  pueden sobrevivir al impacto de esta crisis hiperinflacionaria.

Pero más allá de las cifras  ¿qué pasa en las mentes de esos jóvenes? ¿Cómo viven sus procesos? Y lo más importante ¿Cómo ayudamos a que lo logren? Por ello traigo a colación el  esfuerzo de tres jóvenes José Aguilar Lusinchi y Vanessa López y Erick Lemus, que hicieron en documentar las experiencias de jóvenes venezolanos migrantes, cuyo valor agregado es que se colocaron en el contexto de los sentimientos.

Al notar los momentos de profunda ansiedad y depresión que no les permiten, a muchos, visualizar las potenciales oportunidades que el entorno les puede brindar para potenciar su desarrollo personal y profesional. Por ello estos jóvenes plantean que a los migrantes se les debe suministrar herramientas que fortalezca su yo, su espíritu, su ser, para superar obstáculos.

De allí que el libro “Emigrar es un postgrado”, llega a la conclusión que la migración es tan meritoria como la vida académica. Así como todo estudio de postgrado tiene la capacidad de despertar una serie de talentos que elevan al individuo a un nivel de crecimiento superior. La experiencia migratoria es capaz de estimular el desarrollo de otros valiosos talentos a un nivel igualmente competitivo.

Es una invitación al Despertar: – de la Fe; del Dominio Propio; – de la Planificación; del Atrevimiento; – de la actitud; de la adaptabilidad, d la Perseverancia; – de la Humildad; de la Polivalencia; – de la Valoración; – del Servicio y del Propósito; que ancla al individuo en su propósito, por ello los invito a leerlo.

carlotasc@gmail.com

@carlotasalazar

 

Loading...

Compartir
Traducción »