Inicio > Economía > 2 años del default de la deuda y no aparece la solución política ni financiera

2 años del default de la deuda y no aparece la solución política ni financiera

 

Fue a mediados de noviembre de 2017 cuando el gobierno de Nicolás Maduro decidió no pagar más la deuda externa de la República y de PDVSA por unos 70.000 millones de dólares. En aquel momento Maduro llamó a una supuesta reestructuración de la deuda. El llamado quedó en un anuncio protocolar dado que no había ningún tipo de propuesta seria sobre la mesa. De esa forma acababa el “cuento de hadas” de la deuda externa de Venezuela que había producido inmensas ganancias a operadores, bancos, particulares, inversionistas de todo tipo, incluyendo a entidades del Estado y a boliburgueses de especie reconocida.

Fue en 2006 cuando Hugo Chávez comenzó una serie de emisiones de deuda externa con la finalidad de financiar el plan de gobierno populista-socialista. Es a partir de ese año que se realizan inmensas emisiones de bonos pagados en bolívares y emitidos en dólares al tipo de cambio oficial.

Allí empezó la gran fiesta. Del tema de los bonos se hablaba en todos los escenarios. En todas las clases sociales. Todos querían comprar su bono. Irónicamente fue una excelente apertura del mercado de capitales a la población, recordemos el pago a profesores universitarios vía bonos, pero el fin de estas emisiones en las que participó gente del chavismo, oposición, ricos, pobres era financiar ese inviable modelo populista-socialista de Hugo Chávez.

Aunque no hay una respuesta oficial, este lunes en los mercados se especulaba que la jueza del tercer distrito de Nueva York declaró que la propuesta estaba confirmada. Se conoció vía Bloomberg que los principales acreedores no piensan tomar acciones legales hasta que la juez asome un veredicto sobre la legalidad del PDVSA 2020, por lo que se intuye que lo que se especula en los mercados es cierto.

En 2016 ya los mercados anticipaban que ese modelo no era sostenible y anticipaban el default de deuda. Los papeles se desplomaron a niveles de 40% y fue en noviembre de ese año que se emite el bono PDVSA 2020 (con garantía Citgo) para poder cumplir los vencimientos del PDVSA 2017.

En ese 2017 ya con las puertas cerradas en los mercados y los bonos en niveles de 30%-40% se emite el llamado “bono del hambre”: el PDVSA 2022. El mismo que compró en su totalidad Goldman Sachs. Y como al mago que se le acababan los trucos luego del canje del PDVSA 2020 y el Bono del Hambre PDVSA 2022, en noviembre de ese 2017 ocurre lo inevitable: la cesación de pagos de toda la deuda externa venezolana.

El mito de con el que muchos inversionistas vivían de que “es imposible el default”, quizás sesgados por los jugosos rendimientos en dólares de los papeles, se acababa y estos inversionistas veían cómo ya no podían contar con esos intereses y cómo hoy esos papeles no se cotizan ni en 10% de su valor.

Dos años después la situación de la deuda externa venezolana parece no tener solución inmediata. El gobierno interino de Juan Guaidó ha reconocido el problema pero ha dejado claro que para llevar a cabo una reestructuración hay que resolver primero el tema político. Es decir, la salida de Nicolás Maduro del poder.

Por su parte, para Nicolas Maduro no hay ningún tipo de incentivo de solucionar este tema. El caso del PDVSA 2020 por su garantía de Citgo es el papel que se ha llevado todos los titulares de prensa. Tal como lo adelantó KonZapata en exclusiva, el equipo de Guaido introdujo una demanda ante un tribunal de Nueva York declarando la nulidad del mismo y se esperaba que para este viernes la Jueza encargada pediría que acordaran un plazo de un año para negociar.

Aunque no hay una respuesta oficial, este lunes en los mercados se especulaba que la jueza del tercer distrito de Nueva York declaró que la propuesta estaba confirmada. Se conoció vía Bloomberg que los principales acreedores no piensan tomar acciones legales hasta que la juez asome un veredicto sobre la legalidad del PDVSA 2020, por lo que se intuye que lo que se especula en los mercados es cierto.

En consecuencia, el tema de la deuda externa venezolana y de PDVSA entraría en el “congelador”, del cual probablemente sólo saldrá cuando exista una solución política en Venezuela, es decir un nuevo gobierno.

Juan Antonio Avellaneda (KonZ)

 

Te puede interesar

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »