Inicio > El pizarrón Noticias > El béisbol de capa caída los fanáticos no van al estadio

El béisbol de capa caída los fanáticos no van al estadio

 

Un juego de béisbol en Valencia noviembre 2019

El show de Lacava en el José Bernardo Pérez fue solo por el juego inaugural.

Fue solo un show, pero de los cortos. Rafael Lacava hizo todo lo que estaba en sus manos para que el José Bernardo Pérez de Valencia luciera repleto de fanáticos el día inaugural de la temporada de la Liga Venezolana de Béisbol Profesional (LVBP), pero fue un esfuerzo que se diluyó en la realidad matizada con la crisis: al estadio apenas va menos de 20% de su ocupación.

En los siguientes partidos disputados en la capital carabobeña, las gradas y las sillas de todas las localidades se han mostrado vacías. El precio de las entradas oscilan entre 11.500 bolívares y 230.000 bolívares, de acuerdo al área. Las de la tribuna principal, las más demandadas, cuestan 92.000 bolívares, que representa más de 50% del salario mínimo y la tercera parte del ingreso integral.

Todo indica que el operativo de Lacava, que incluyó 200 autobuses para movilizar a 10.000 personas, trabajadores de instituciones públicas y vecinos de comunidades de 11 municipios de la entidad, fue solo un elemento más de su gestión destinada a planes que escondan la crisis, privilegiando la recreación por encima de todos los problemas que enfrentan sus habitantes.

Esta temporada hay detalles relevantes en la casa de los Navegantes de Magallanes. Entre el jardín central y el derecho hay fragmentos son grama y con la tierra al descubierto. Lo mismo pasa en las cercanías del home, en el que siempre ha sido uno de los estadios en mejores condiciones de la LVBP.

También destaca la ausencia de los avisos propagandísticos de la gobernación, Fundadeporte y de programas del régimen de Maduro, que tenían espacios privilegiados debajo y a un lado de la pantalla de anotaciones, y en la línea de foul del jardín derecho, lo que confirma que está temporada no hay patrocinio del sector público en el estadio de Valencia.

Otro factor que es evidente es la disminución de la publicidad de empresas privadas. Ya no están los tradicionales avisos en el terreno, alrededor del home, y en los jardines, en un espacio para 24 banners, solo hay 10, lo que representa una merma de 58,33% en los ingresos económicos, solo en ese sentido.

Los comerciantes del lugar no la han pasado bien. Muchos han tenido que ajustar sus ofertas a platos modestos con precios que los pocos que asisten al estadio puedan pagar. A eso se suma que algunos no han abierto sus puertas, a la espera de que se active la asistencia de la fanaticada. La primera apuesta será el próximo jueves 14, con el clásico Caracas-Magallanes.

Ante la asistencia masiva por la regalía de entradas de parte de Lacava, en el juego inaugural del 5 de noviembre, los dueños de los establecimientos del lugar enviaron un comunicado a la Fundación Magallanes para exigir que no se repitiera esa acción que, lejos de beneficiarlos, los perjudica.

Caraota Digital

 

 

Te puede interesar
Loading...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »