Inicio > Interés > El hombre del maletín lleno de euros ¡Ataca de nuevo!

El hombre del maletín lleno de euros ¡Ataca de nuevo!

 

El operador tiene experiencia. Ya lo hizo en la campaña de 2018. Era el operador de ese excandidato que se decía representar a la oposición. Porque el operador juega en bandos. En muchos bandos. Pero al fin y al cabo siempre respondiendo al poder del Palacio de Miraflores que lo ha usado en empresas pequeñas y empresas grandes, y desde 2018 le dio el papel de ser el hombre del maletín para “comprar” voluntades, para acercar compromisos, para cuadrar apoyos.

Ahora el diputado José Guerra denuncia que aparece el hombre del maletín. O aparecen muchos hombres con maletines. Hombres maletines con billetes verdes, dice Guerra. Pero la verdad es que andan llenos de euros. Billetes de 500 euros. Apunta Guerra: “Denuncio la Operación Maletín Verde. Un grupo de operadores financieros del régimen con maletines llenos de dólares para tratar de comprar nuestros diputados y que perdamos la mayoría calificada. Entre esos operadores están un traficante de Bolsas Clap y un exgobernador”.

Guerra habla de varios pero el principal es de la figura imponente. Con la curva de la barriga bien definida. Ya llegado a los 60 años. Que fue gobernador. Claro. De no muy grata recordación por allá en el Oriente del país. Purgado por Hugo Chávez y con problemas con Diosdado Cabello. Pero recogido por Nicolás Maduro y Tareck El Aissami. Porque al régimen de Maduro le gusta recoger a estos elementos y elevarlos a nueva posición para que siempre estén agradecidos, y controlarlos y manejarlos.

Ese hombre del maletín actúa y opera. Lo hizo en esa campaña de 2018. De donde salió la fraudulenta elección de Maduro. Le llegó a gente diversa sin medir que podía ser delatado. Como ocurre ahora. Pero es que la impunidad no se guardan apariencias. Por eso es por lo que entonces andaba cargado de billetes. Como también lo hace ahora.

Pero es de esos elementos que le gusta también demostrar que anda en algo, que se trae algo entre manos, pues no le importa que sepan lo que está haciendo. Si hasta los amigos por allá a mediados de 2018 le reclamaron que no hiciera lo que estaba haciendo, pues, aunque ya había pasado la campaña y ya consumado el fraude, seguía el voluminoso hombre cargado de billetes. Y hablaba. Hablaba inclusive de que ahora el régimen lo estaba usando para ciertas diligencias en el exterior. Otros pagos. Para ganar voluntades en casos internacionales.

De este hombre es la misma historia que se tejió cuando Chávez lo purgó: Lo escribimos una vez aquí en KonZapata de esta manera: “Me quedé sin nada, decía, que le habían quitado todo, y decía que estaba viviendo de la ayuda de los amigos, y vivía en un hotel de lujo del este de Caracas, hotel que, decía, no lo pago yo, me lo pagan los dueños, me lo pagan otros. Me quedé hasta sin tarjetas de crédito. Me las bloquearon. Eso aseguraba. La voz detallaba el drama, pero no así su cuerpo pletórico, que sigue siendo igual, o ahora más, dada la nueva condición que exhibe de estar muy enchufado en el poder, ficha de confianza. Y allá, en otro hotel, sigue con un discurso. Sin embargo, ya no es el discurso del primer hotel. Este discurso es el de quien va ganando. O ha escalado. O ha subido peldaños. O ha vuelto. Solo que los billetes no pueden esconderse, y menos cuando se trata de euros, y menos que menos si son billetes de 500. Paquetes de billetes”.

Juan Carlos Zapata (KonZ)

 

Te puede interesar
Loading...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »