Inicio > El pizarrón Opinión > Carlota Salazar Calderón: ABC de la política

Carlota Salazar Calderón: ABC de la política

 

Las sociedades tienen su propia dinámica, producen sus liderazgos, los atajos desvían, alejan, distorsionan y crean mayor dispersión.

Cuando digo esto me refiero a que no se puede gobernar por decreto, ni los esquemas políticos se imponen, las sociedades tienen su propia dinámica. La venezolana de hecho tiene la suya, pero siempre se la ha impuesto un marco de conducción que dista de su realidad, desde las Repúblicas Áreas que denunció Bolívar en el Manifiesto de Cartagena (1812), como una de las causas de la perdida de Primera República cuando se diseñó un régimen republicano en una sociedad sin cultura republicana “…tuvimos filósofos por jefes, filantropía por legislación, dialéctica por táctica y sofistas por soldados…”, las Constituciones de Papel que describe en la Cata de Jamaica (1815)…

No por gusto Vallenilla Lanz, justificaba el Gendarme Necesario como un hecho social, en su doctrina del Cesarismo Democrático “un error de psicología”, dice, porque había una organización social defectuosa y que los precursores de la libertades creyeron que con solo declarar los derechos el hombre se transforma con increíble rapidez; pero ese increíble pueblo, civilizado por decreto, se subordina cuando se enfrenta a su realidad y las pasiones brutales se desbordan; esa es la causa de tanta anarquía y distorsión.

De allí nos viene el problema de la jefatura que se explica que al no haber una casta dominante,  las otras se revelan, eso está en el carácter igualitario del venezolano. ¿Por qué tú sí y yo no?  El levantismo, desde el triunfo de la independencia, el predominio individual teniendo su origen y fundamento en la voluntad colectiva…Nuestros instintos absolutamente igualitarios, nuestro individualismo todavía indisciplinado, aventurero irreductible y heroico has hecho imposible el predominio de una casta, de una clase, de una oligarquía…, dice Vallenilla.

De allí para acá mucha agua bajo el rio pero una constante las división la sociedad que es como un cuero seco, que cuando lo aplacas por un lado, se levanta por otro, lo cual permite que se imponga el caudillo con su dinámica de control social.

Durante nuestras endebles democracias heredaron estas dicotomías. Las  elites gobernantes han decido qué obra va y dónde va, según los intereses de ellos y de sus grupos económicos, sin pensar en la ciudadanía y sus necesidades, ese actuar nos condujo a que la gente votara por Chávez.

Sin embargo, ese gobierno que se vendió como un modelo democrático, que ejecutó uno de los cambios más importantes en nuestro sistema político de la Democracia Representativa a Participativa, en cuya Constitución diseñó un modelo descentralizado y plural, ejecuta el Plan de la Patria que es centralizado y de pensamiento único (socialismo); la organización ciudadana, llámese consejos comunales o comunas han pasado a ser un brazo ejecutor del PSUV, en permanente arenga partidista, y la económica se basa en la importación de productos deprimiendo la producción nacional. La democracia mutilada y el empobrecimiento como instrumento de control.

Continúa una sociedad fragmentada sumergida en el individualismo, de la cual debe surgir un liderazgo que unifique que conduzca que modele, que reconozca nuestra realidad social.

arlotasc@gmail.com

@carlotasalazar

 

Te puede interesar

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »