Inicio > El pizarrón Noticias > Venezuela no avanza hacia el socialismo sino al capitalismo salvaje

Venezuela no avanza hacia el socialismo sino al capitalismo salvaje

 

El chavismo pierde de calle la guerra a muerte que decretó contra el dólar de los Estados Unidos. En este terreno la asesoría cubana ha sido absolutamente inútil. De nada valieron amenazas, ni dos reconversiones monetarias y mucho menos el petro. La progresiva dolarización de la vida diaria en Venezuela es la derrota más evidente del proyecto político de Hugo Chávez, que este bautizó en 2006 como el Socialismo del Siglo XXI.

En alguna ocasión el economista y filósofo liberal venezolano Emeterio Gómez afirmó que todos los intentos por abolir el capitalismo han terminado por instaurar el capitalismo primitivo. Bajo la hegemonía chavista Venezuela no ha sido la excepción.

Todos los instrumentos ideados para hostilizar y controlar al sector privado venezolano empezando por el control de cambios, instaurado en 2003 por el expresidente Hugo Chávez (por razones políticas según él mismo admitió y que años después el exvicepresidente Aristóbulo Isturiz recordó), pasando por la Ley de Costos y Precios Justos de 2011 (reformada luego dos veces), han colapsado.

Algunos estudios de opinión citados recientemente por el economista y diputado a la Asamblea Nacional, José Guerra, indican que un 35% de los venezolanos hace pagos regulares en dólares. Esto es algo que es fácilmente constatable. Todo el que en Venezuela tenga acceso a dólares evita en la medida de lo posible cambiarlos a bolívares y hace uso de la divisa americana en muchas de las actividades diarias.

Sin pena ni gloria, sin que medie reflexión o justificación teórica de por medio, simplemente bajo Nicolás Maduro se han dejado de aplicar.

No sólo eso, atemorizado por el efecto potencialmente desestabilizador sobre el orden público que en las calles estaban provocando las largas colas para adquirir alimentos, Maduro ha permitido la libre importación sin aranceles de todo tipo de productos y de paso ha dejado de fiscalizar los precios al consumidor. No es que el heredero de Chávez se haya convertido repentinamente en discípulo del liberalismo económico, sino que ha chocado (y el país entero) con la realidad.

ALnavío

 

Te puede interesar
Loading...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »