Inicio > El pizarrón Opinión > Abraham Gómez R.: Guayana Esequiba; ¿Alguna solución convincente?

Abraham Gómez R.: Guayana Esequiba; ¿Alguna solución convincente?

 

Nos propusimos en todos estos meses desplazarnos por varias ciudades del país, con la exclusiva finalidad de intercambiar criterios acerca del asunto litigioso de la Guayana Esequiba, objeto de nuestros estudios académicos, desde hace ya más de treinta y cinco años.

Nos ha agradado el inmenso interés que la mencionada controversia ha despertado y concitado en bastantes sectores de la población venezolana. Como nunca, debo decirlo con honestidad, la gente desea explicaciones sobre lo acaecido el 03 de octubre de 1899, y suscrito en el documento sentecial, denominado Laudo Arbitral de París.

Con objetividad y detenimiento, hacemos un análisis crítico del vil despojo del cual fuimos víctima, hace más de un siglo, mediante la citada tratativa perversa de talante político-diplomática.

He atendido expresas invitaciones de universidades, instituciones culturales, organismos públicos, logias masónicas, entes particulares, personas privadas de libertad, partidos políticos, iglesias evangélicas y católicas, medios de comunicación social, artículos para varias páginas en la Red. Me he reunido, en condición de docente, con estudiantes de educación superior, provenientes de (12) universidades, que visitaron Tucupita, y   urdimos, luego de enjundiosas discusiones, las posibles alternativas de solución a la contención que mantenemos con la excolonia británica.

Reconocemos que han aflorado en todas las regiones aportes significativos para alcanzar pronto un arreglo “práctico y satisfactorio”, en este pleito.

Algunas propuestas un poco desentonadas o desencajadas; pero, respetadas también por la forma, el fondo y la intención como son expuestas en las conferencias.

En nuestro recorrido por el país: exponiendo, charlando, haciendo los foros solicitados, cuyo eje temático estriba, permanentemente, en la controversia con Guyana, por la Guayana Esequiba, nos hemos encontrado con todo. Opiniones inimaginables, posiciones contradictorias; críticas   bien fundamentadas hacia las autoridades de la cancillería, por la opacidad informativa en la aparente defensa de los intereses del Estado venezolano. Señalan los silencios cómplices, las declaraciones destempladas o extemporáneas, las elogiosas frases a la contraparte, en escenarios internacionales.

Estudiosos del litigio, que piden la palabra en las conferencias, para   preguntar:  porqué tantas permisividades, de parte de Venezuela para con las empresas transnacionales, que están esquilmando nuestros recursos (de todo tipo) incalculables, en el territorio que nos arrebataron, y en su respectiva proyección marítima.

Aproximadamente, (39) compañías de cierta figuración internacional se han venido instalando, con la anuencia de los gobiernos guyaneses, en abierta contradicción del contenido del Acuerdo de Ginebra de 1966.

Las conjeturas escuchadas, en todos lados, que de entrada podrían lucir inverosímiles o extravagantes, no son tales; por que poseen, en sí mismas: asideros jurídicos, estructuración y pertinencia lógica y vigencia para insistir con el reclamo.

En fin, un enjambre de posiciones e ideas que conllevan resoluciones a la controversia; que nos hemos visto obligados a estudiarlas y analizarlas.

Hay quienes se inclinan por un enfrentamiento bélico; vale decir, recuperar por la vía armada los 159.500 km2, que nos arrebataron. Sin embargo, mayor sensatez percibimos en quienes piensan que el desarrollo conjunto sería una opción valedera. Mucha gente en Venezuela, cree que debemos denunciar (desaplicar contenido) el Acuerdo de Ginebra para buscar soluciones, con mayor libertad, no obligantemente según el artículo 33 de la Carta de las Naciones Unidas.

Escuchamos exposiciones que mencionan la venta de la Zona en Reclamación, y proceder a repartir el producto entre Venezuela y Guyana (…). Les dije que toda opinión fue oída, con atención y respeto.

Otros que prefieren que de darse una sentencia en la Corte Internacional de Justicia sea favorable a las (9) etnias que allí habitan. Hay quienes aportan como favorable la conformación, en esa área, de una nueva nación, con población de Venezuela y Guyana.

Todavía nos resta, por lo que queda de este año, visitar algunas ciudades donde hemos sido invitados, para seguir intercambiando ideas y posibles soluciones con nuestra gente.

abrahamgom@gmail.com

 

Te puede interesar
Loading...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »