Inicio > El pizarrón Opinión > Neuro Villalobos: El centro de la discusión

Neuro Villalobos: El centro de la discusión

 

 “Urge una acción estratégica más atrevida ante el mal extremo que nos destruye.”Neuro J. Villalobos Rincón

Qué el régimen venezolano reclame para sí la autoría de la “brisa bolivariana” que promueve e impulsa los actos vandálicos destructivos en algunos países de la América Latina; que se considere públicamente que una gallina es más útil que un libro; que se admita descaradamente la alianza con el narcotráfico y el terrorismo internacional, no es más que la clara expresión de la desvergüenza nacional y de la “ignorancia invencible culpable”, como alguien calificara el perfil del actual presidente de México, o de la “izquierda reguetonera” como titulara el amigo Daniel Castro Aniyar a esta ideología en decadencia del socialismo, que al igual que la música referida, degrada y atenta la armonía con sus notas, arrastrando a su paso con todo lo que signifique progreso y civilización.

El Dr. Pedro Urruchurtu, militancia aparte, en un interesante análisis, pone en el centro de la discusión dos hechos inobjetables. Uno, el reconocimiento de que estamos frente al avance de organizaciones criminales de la izquierda continental con el apoyo de grupos de otras naciones fuera del continente; y dos, la falta de articulación del liderazgo democrático regional para enfrentar las hordas salvajes que nos arrean por el camino de los imbéciles, causantes de esta gran tragedia que amenaza con desbordar los linderos de los países incubadores del virus del mal: Cuba y Venezuela.

En un artículo anterior mío titulado “Entre la paciencia estratégica y el mal extremo”, hago referencia a que Venezuela no puede seguir entre esas dos situaciones que aluden a la tesis estratégica norteamericana y la tesis del Dr.Miguel Martínez Meucci. Estas dos tesis, una más directa que otra,  están referidas al patético y desconcertante caso nuestro, tanto por su patología social y su largo tratamiento, como por sus consecuencias humanas y materiales. Una está referida al curso de acción para provocar la salida de un régimen oprobioso y otra como expresión de las características infernales que se observan en el comportamiento de los psicópatas que se han apropiado del poder en nuestro país y cuyo objetivo es hacerlo extensivo a toda América Latina.

Estamos en presencia de lo que se conoce como oclocracia, el gobierno de los peores, por lo que es apremiante una articulación efectiva del liderazgo democrático americano con acciones en contra de esa alianza mortífera. Lo dije antes y lo repito ahora, si analizamos con detenimiento la situación trágica que sufrimos los venezolanos y que amenaza con expandirse a toda la América nuestra, existen razones más que suficientes para contraponer los elementos del mal extremo a los de la paciencia estratégica, ya que estamos en transición de la pobreza hacia la miseria, con cuotas crecientes de muerte y destrucción. No son políticos convencionales pendientes de pantalla y fama lo que necesitamos, son verdaderos estadistas lo que demandamos porque las próximas generaciones son más importantes que las próximas elecciones.

nevillarin@gmail.com

 

Te puede interesar
Loading...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »