Inicio > El pizarrón Opinión > Jesús Alexis González: Obsolescencia del saber y depreciación del conocimiento I

Jesús Alexis González: Obsolescencia del saber y depreciación del conocimiento I

 

El impacto de la cuarta revolución industrial (combinación de tecnologías), está transformando la forma en que vivimos, trabajamos, interactuamos y estudiamos. Dicha revolución digital, afecta fundamentalmente al sector educativo tanto en su desempeño interno como en su rol formativo, propiciando que el modelo tradicional esté induciendo alto desinterés en los educandos por seguir estudios, al extremo de generar un decrecimiento (crecimiento negativo) de las matrículas.

Tal escenario, podemos visualizarlo a la luz de ciertos hechos: 1.- Rápidos cambios en el contexto del conocimiento: Al recibir el título profesional, gran parte del aprendizaje formativo recibido se encuentra revaluado, aun cuando conserve su estructura conceptual, al verse afectado por nuevos hallazgos aunado a la aparición de modelos, metodologías, herramientas, etc, emanados de los avances científicos y tecnológicos; 2.- Demanda laboral de nuevas competencias: Muchas de las competencias exigidas a la fuerza laboral actual (y obviamente a la futura) son completamente diferentes a las del pasado inmediato, al punto que según el Foro Económico Mundial más de 1/3 de las habilidades básicas que se requerirán en el año 2020 serán completamente nuevas y distintas a las requeridas en el pasado inmediato; 3.- Fuerza de trabajo con habilidades especificas sin la obligación de un título profesional: Grandes empresas (IBM, Google, Apple, y un largo etcétera) no están exigiendo (obligatoriamente) título profesional para incorporar nuevos empleados, dándole mayor importancia a la demostración de competencias; 4.- Rechazo de títulos universitarios que no dan cuenta de las capacidades de quienes los obtienen y ostentan: Tal acción es inducida, fundamentalmente, tanto por el tiempo requerido para desarrollar e instrumentar una nueva estructura curricular, como por el tiempo que ha de emplear el estudiante para culminar sus estudios (muy extensos) lo cual se traduce, en muchos casos, en títulos obsoletos; 5.- Existencia de fuentes de contenidos de acceso abierto: Modalidad orientada a la enseñanza con un enfoque mucho más practico que el tradicional presencial, sustentado en orientaciones de profesores y expertos en un ambiente online o virtual de carácter asincrónico (sin coincidencia temporal), haciendo uso de videos, audios y de otras muchas herramientas instruccionales; 6.- Baja rentabilidad de la inversión al estudiar una carrera larga, en relación a otras modalidades de estudios cortos y permanentes: Los recursos financieros y el tiempo de dedicación efectuados para alcanzar un título profesional, evaluados en función a su rentabilidad (ingresos futuros) resulta menos ventajoso que las carreras más cortas pero reiterativas en el tiempo (se repiten con frecuencia o tienen la propiedad de repetirse) que es la preferencia actual y futura; 7.- Institucionalización de Plataformas Educativas hospedadas en la Nube: Estructuradas mediante metodologías de enseñanza que facilitan un autoaprendizaje sencillo y atractivo en el lugar y tiempo escogido por el estudiante; 8.- Instrumentación del modelo de microcredenciales digitales: El proceso de enseñanza-aprendizaje se realiza a través de Internet y la web; siendo que la credencial conferida evidencia una competencia especifica adquirida por el participante, la cual es fácilmente verificable tanto en el logro obtenido como en cuanto al esfuerzo, exigencia y requisitos para obtenerlo; habida cuenta de contener la información básica referida a la competencia o habilidad que ha desarrollado así como la descripción del proceso y del régimen de evaluación, lo cual queda implícitamente consagrado en la respectiva Certificación que es igualmente otorgada a través de la web; 9.- Ruptura de la segmentación del conocimiento: Los currículos diseñados a partir de la segmentación del conocimiento mediante asignaturas temáticas independientes, están en contraflujo a la complejidad creciente del conocimiento que desdibuja la frontera entre disciplinas diferentes.

A tenor de lo expresado, puede afirmarse, sin la menor duda, que la realidad actual está forzando cambios inmediatos y drásticos en el modelo tradicional de aprendizaje en todos los niveles y modalidades del sistema educativo. En lo inmediato, debe rescatarse el espíritu y propósito de la Educación Continua o Formación Continua que hace referencia a la modalidad formativa estructurada mediante programas de aprendizaje teórico-práctico diseñados bajo la figura de Cursos que enfatizan en las competencias que se deben aprender (tal como el modelo de microcredenciales digitales arriba mencionado), en aras de mejorar aptitudes al tiempo de elevar la competitividad y facilitar el acceso y/o desenvolvimiento en el mercado laboral a la luz de variadas líneas de actuación vinculadas con una actualización constante de conocimientos en procura de elevar las competencias; muy especialmente tanto en el área de formación profesional continua (trabajadores activos) como de formación profesional ocupacional (desempleados). La modalidad de formación en la empresa, por su parte, tiene como propósito fundamental impulsar las capacidades (competencias) laborales de los trabajadores en una empresa al tiempo de propiciar que adapten sus actitudes tanto en su propio beneficio como el de la organización empresarial en pro de incrementar su empleabilidad y productividad en función a los objetivos generales de la empresa. En general, con la educación continua en la empresa se busca: 1.- Responder a las necesidades específicas de la empresa; 2.- Mejorar los conocimientos y competencias de los trabajadores; 3.- Contribuir a la adaptación al cambio y mejora empresarial; 4.- Adaptar el personal a las innovaciones y adelantos tecnológicos, así como a las nuevas herramientas y formas de trabajo; 5.- Incrementar la competitividad de la empresa; 6.- Elevar la motivación y el clima laboral; 7.- Aumentar las expectativas de desarrollo empresarial; y 8.- Favorecer el reciclaje interno de los trabajadores.

Reflexión final: Cara al futuro cercano, las instituciones han de dar el salto digital so pena de quedar rezagadas de la cuarta revolución industrial.

 

Loading...
Compartir
Traducción »