Inicio > Regional > Se mantiene éxodo de venezolanos hacia Trinidad y Tobago

Se mantiene éxodo de venezolanos hacia Trinidad y Tobago

 

La diáspora de venezolanos se acentúa por las rutas clandestinas de los caños del Orinoco. Foto: Melquiades Avila

En el último zarpe, 52 venezolanos cruzaron la frontera marítima de Venezuela con la isla en busca de trabajo ante la peor crisis económica que atraviesa el país

A pesar del riesgo, sigue el desfile de venezolanos hacia Trinidad y Tobago con el objetivo de encontrar solución a la crisis socioeconómica por la hiperinflación y el desabastecimiento de medicinas y alimentos que impacta a los hogares.

La situación fue documentada por el equipo de El Pitazo, que llegó hasta uno de los lugares clandestinos de salida.

Era cerca de la medianoche cuando los perros comenzaron a ladrar en la pequeña comunidad indígena. El alboroto anunció la llegada de personas foráneas a la localidad de Pueblo Blanco, lugar de salida clandestina de venezolanos que migran hacia la costa de Trinidad y Tobago.

52 pasajeros se montaron en el bote peñero con capacidad máxima de 20 personas. Foto: Melquiades Avila

“Son pasajeros, el bote debe estar a punto de llegar”, comentó un lugareño en referencia a la embarcación responsable para el traslado de los venezolanos. Sin embargo, no fue así. Los viajeros, conformados por niños, mujeres y hombres jóvenes, pernoctaron toda la madrugada en medio de enjambres de zancudos en la orilla del caño Macareo, afluente del río Orinoco.

Niños, mujeres y hombre cargan sus implementos básicos ante lo desconocido del horizonte. Foto: Melquiades Avila

Tras 12 horas de espera, llegó el cansancio y el hambre. “Ya viene la embarcación”, dijo una de las personas que acompañaba al grupo de venezolanos ansiosos por cruzar la frontera marítima.

“Yo era comerciante. Mi negocio se fue a pique y me quedaban los últimos 400 dólares, que los gasté en la muerte de un familiar. Me quedé en la ruina. No me queda más remedio que buscar horizontes. Tengo cuatro hijos”, sostuvo una mujer que se identificó como Dayana.

Pasado el mediodía comenzó el embarque; un niño con su mascota de perico australiano se encaminó hacia el bote peñero con capacidad máxima de 20 pasajeros.

De igual forma, un joven acompañado con su cachorro de raza rottweiler se acercó hasta el bote y sin pedir autorización se montó con su mascota a la embarcación que le iba transportar hasta el vecino país.

La caravana no tiene hora ni fecha, llegado el tiempo de embarque la ruta se activa. Foto: Melquiades Avila

“Por los caminos verdes”, sostenía un grupo de mujeres en alusión al estatus de ilegalidad que significa cruzar la frontera sin autorización de las autoridades migratorias.

Además, las personas que conversaron con el equipo de El Pitazo, que se encontraba en el lugar bajo anonimato, por la sensibilidad del tema de trata de venezolanos hacia las diferentes fronteras del país, confirmaron su viaje en forma clandestina.

Posteriormente, fue confirmado que 52 viajeros lograron cruzar contra viento y marea en medio de la oscuridad el mar agitado, desafiando la naturaleza en un bote peñero con capacidad máxima de 20 pasajeros.

El Pitazo

 

Te puede interesar
Loading...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »