Inicio > Economía > Precios del dólar siguen castigados por la sequía de liquidez

Precios del dólar siguen castigados por la sequía de liquidez

 

Contra todos los pronósticos, el mercado cambiario sigue, en líneas generales, estable en cotizaciones que se mueven entre 19.500 y 20.000 bolívares, debido a la fuerte restricción de liquidez que impone el Banco Central de Venezuela en una economía severamente contraída que, de acuerdo con las consecuencias previsibles de la estrategia del emisor, seguirá en picada.

Este miércoles 9 de octubre, el tipo de cambio oficial, derivado de las mesas cambiarias del sistema bancario, abre en 19.663,80 bolívares por dólar, una contracción de 2,23% en comparación con la jornada anterior. En comparación con el valor registrado el pasado 1 de octubre, la caída es de 3,73%.

A primera hora de la mañana, DolarTrue reportó un tipo de cambio de 19.559,72 bolívares que marca una tendencia bajista en este marcador, ya que este precio es 2,68% inferior a la paridad de 20.098,69 bolívares por unidad de divisa estadounidense con la que cerró el día 8 de octubre.

Este indicador, que se ubica generalmente en la parte más elevada de la franja de precios en el mercado paralelo que sigue Banca y Negocios,  registró una depreciación de 0,30% en comparación con su cierre del pasado 7 de octubre. En comparación con el 1 de octubre, la caída de este marcador es de 0,65%.

PromedioDolarVE cerró el día 8 de octubre en 19.979,08 bolívares, un incremento levísimo de 0,03% en comparación con su precio final del día precedente.

El mercado cambiario está a la espera de los anuncios prometidos por el presidente Nicolás Maduro sobre la «protección de los ingresos de los trabajadores» que se deben traducir en un incremento salarial y una consecuente inyección de liquidez a la economía para animar el fin de año; no obstante, la tendencia fuertemente declinante del gasto público en lo que va de año hace suponer que esa inyección puede ser limitada.

La estrategia de encaje legal bancario que se traduce en una reducción importante de la intermediación crediticia se mantiene y no parece haber indicios de que el ente emisor vaya a cambiar de posición en el corto plazo.

No es que el gobierno haya dejado de emitir dinero inorgánico que, ante el panorama de restricción severa del financiamiento en moneda dura, es la única posibilidad de cubrir los gastos del Estado en bolívares, sino que se ha desacelerado claramente la liquidez monetaria y el mayor ajuste lo registra el sector privado con una combinación de restricción del crédito y contención de salarios que, en el caso del sector público, es una congelación.

 

Te puede interesar

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »