Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Adriana Moran: Calles sin destino

Adriana Moran: Calles sin destino

 

Los que en todos estos estos años hemos ido siempre a votar en contra del gobierno, sabemos que la última fila que hicimos en nuestros centros electorales convencidos de ser mayoría y decididos a imponerla, fue cuando votamos en las parlamentarias de 2015. Y también sabemos, que en las convocatorias siguientes esos mismos lugares se fueron quedando sin gente y sin ilusiones. Con los centros electorales vacíos, con las calles sin gente, con espacios de poder perdidos y con la dirigencia opositora sumida en un silencio casi ofensivo, llegamos a diciembre de 2018 con la esperanza destruida y la frustración haciendo estragos y engordando las filas de los que huían a través de las fronteras.

Y contra todo pronóstico esas calles se volvieron a llenar. Una respuesta entusiasta acompañó en enero a un liderazgo emergente que nacido del seno de ese Parlamento que era el símbolo de nuestra última victoria, volvió a convocar a la esperanza movida por la imperiosa necesidad de creer en una salida posible.

Pero la calle necesitaba un sentido. Una ruta. Una dirección política que la llevara a luchar para recuperar los espacios perdidos y enfrentar al poder. Y entonces las fantasías y los deseos le volvieron a ganar a la cordura. La fuerza ciudadana real fue despreciada para abrazar una fuerza imaginaria que haría caer al poderoso por llamarlo usurpador a los gritos dentro y fuera del país. Para llamar a los militares a la insurrección y para protagonizar una insurrección sin gente que empezó y terminó en una autopista el 30 de abril.

Y las calles empezaron a vaciarse. Los que con esperanza las llenaron se fueron retirando lentamente para meter la cabeza en su cotidianidad abarrotada de calamidades, dispuestos a resistir hasta donde les sea posible y hasta donde sus propias fuerzas se los permitan.

El liderazgo encabezado por Guaidó y apoyado por otros partidos sigue hablando como si esa multitud lo acompañara. Como si hubiera un pueblo esperanzado caminando junto por una ruta hacia la victoria. Como si los discursos y aplausos en escenarios internacionales tuvieran alguna relación con los millones que solo a duras penas sobreviven o con los miles que siguen saliendo para encontrarse con fronteras cerradas y hostiles. Como si las sanciones fueran un pasaporte hacia alguna parte. Como si esas calles vacías aún estuvieran llenas.

 

Te puede interesar
Loading...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »