Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Francisco Sánchez Chacón: Diplomacia ciudadana entre Venezuela y Colombia

Francisco Sánchez Chacón: Diplomacia ciudadana entre Venezuela y Colombia

 

Una enérgica sociedad civil es fundamental para la consolidación y el avance de la democracia y la paz, esta fruto de la justicia, o para su restauración cuando se han perdido. Uno de los esfuerzos en que pueden centrarse los actores sociales de diversa naturaleza es en la diplomacia. A decir del internacionalista Andrés Serbin, ese tipo de actividad puede definirse como diplomacia ciudadana y debe colaborar, acompañar, monitorear y fiscalizar la diplomacia de Gobiernos y organizaciones internacionales para impulsar políticas que aborden problemas diversos, como prevención de conflictos armados y construcción de la paz, entre otros, y es fundamental para evitar profundizar las tensiones, polarización y diferencias, a veces abismales, que existen en los países o entre ellos. No hacerlo puede llevar a que tales situaciones se exacerben, hasta tal punto que conduzcan, incluso, a enfrentamientos armados, producto del quiebre de la convivencia internacional.

De manera que es una demanda ética para la sociedad civil el ejercicio de la diplomacia ciudadana, que contribuya decididamente a evitar la escalada de tensiones en el ámbito de las relaciones internacionales favorezca la normalización de los distintos intercambios formales entre los países, que incluye la esfera de las relaciones bilaterales. Esto es fundamental con relación a Venezuela y Colombia, dos países indisolublemente unidos, no solo en términos de vecindad territorial, sino por lazos históricos, institucionales y, sobre todo, por vínculos sociales cuya ejemplificación más reciente es la receptividad de la sociedad colombiana a la emigración forzosa de los venezolanos; en otros tiempos, fueron estos quienes recibieron a los colombianos que huían del conflicto armado.

Ese rol fundamental de la sociedad civil se está plasmando en la denominada Convergencia Ciudadana Colombia-Venezuela, que aboga por la solución pacífica a la compleja crisis de Venezuela y la reconstrucción de la relación binacional. Como lo contempla el primer comunicado que la hace pública, es una “apuesta plural y diversa a favor de una diplomacia ciudadana binacional y regional, que busca articular y multiplicar iniciativas para apoyar los diálogos y acuerdos entre los distintos sectores sociales y políticos en favor de una salida política y pacífica en Venezuela, así como para tender puentes entre las dos naciones, (…) para evitar salidas de fuerza y restablecer mecanismos binacionales  y  multilaterales  de  entendimiento  y  cooperación,  que  permitan  atender  los problemas y oportunidades de ambas naciones y de sus zonas fronterizas compartidas”.

La promoción de este movimiento diplomático ciudadano ha surgido en Colombia y se ha extendido a Venezuela, va de la mano de académicos y universidades, organizaciones de la sociedad civil, actores sociales y políticos, en fin, una amplia representación de instituciones y personas que hacen vida a ambos lados del límite internacional y que buscan acompañar y monitorear, y por tanto también criticar, las acciones u omisiones de los diferentes Gobiernos en ambos países. El rompimiento de relaciones entre el presidente Iván Duque y Nicolás Maduro, sustituidas por invectivas mediáticas, el cierre ilegal de los pasos formales de frontera por parte de este último, la movilización de tropas y equipo bélico venezolano a la zona de frontera, así como el reconocimiento oficial de Colombia de la presidencia interina de Juan Guaidó en Venezuela, son ejemplos de situaciones que contribuyen a la permanente fricción entre ambos países y al incremento de la misma con asiduidad, lo que podría desembocar en actuaciones, incluso involuntarias, que lleven a un enfrentamiento de imprevisibles y graves consecuencias; Convergencia Ciudadana busca prevenirlo.

La crisis humanitaria compleja venezolana, que tiene como causa una crisis política sin precedentes en su historia contemporánea, provocada por el gobierno de Maduro, y las serias situaciones internas que enfrenta el Gobierno colombiano, han profundizado la presencia e incrementado las acciones en las zonas de frontera de ambos países de diversos grupos violentos, sean estos bandas armadas del crimen organizado (trata de personas, reclutamiento de menores, contrabando, narcotráfico, minería ilegal), o grupos insurreccionales enfrentados al Estado y la sociedad, que pretenden controlar los distintos flujos que transcurren a lo largo del límite internacional, lo que contribuye a elevar las tensiones, a reducir la presencia estatal y a vulnerar los derechos humanos de los ciudadanos de estas regiones.

En ese sentido, el imperioso llamado de Convergencia Ciudadana es a articular las acciones diplomáticas gubernamentales y ciudadanas, para ello, ha creado como mecanismo los Diálogos Ciudadanos, el primero de los cuales se realizará en noviembre en Bogotá, en favor de la negociación y transición pacífica en Venezuela, la reconstrucción de la relación binacional y la transformación de la dura situación fronteriza, lo que debe contribuir decididamente en la consolidación de la paz en Colombia.

 

Te puede interesar

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »