Inicio > Opinión > Cesáreo Espinal Vásquez: El  poder político

Cesáreo Espinal Vásquez: El  poder político

 

“El poder político es simplemente el poder organizado de una clase para oprimir a otra”. Karl Marx 1848.

El poder en su significado más amplio es tener fuerza y autoridad  en todos los aspectos, en lo físico, mental, social, económico y militar, pero además, poder político, que desde el génesis ha dominado todos los demás poderes que pudieran existir y poseer  de las personas y la sociedad. Siempre se ha dicho que si se le preguntara a alguien de ambiciones “non santa”, qué preferiría, si el poder del dinero o el poder político, contestaría, “el poder político, porque domino todos los poderes, incluyendo, lo más sagrado de la vida, el libre desenvolvimiento de la personalidad”. El poder político, en su concepto y fines, es el jefe, el César, llámese dictador, tiránico, monarca, democrático o socialista marxista, quienes en la historia de la humanidad  han ejercido y ejercen   la jefatura del gobierno  y del Estado.

En el Manifiesto Comunista, Marx, despotrica de todo, de lo humano y lo divino y propugna la abolición del Estado, de las clases sociales, de la propiedad y hasta de Dios. Y groseramente atacó y ofendió al Padre de la Patria, el. Libertador Simón Bolívar  tildándolo de  patiquín dictador, porque la consigna insoslayable del  marxismo es “inventar  enemigos”, siendo esos improperios  a Simón Bolívar, ofensa permanente a todos los  venezolanos patriotas, pero el Presidente Chávez, en su legado político, se confesó marxista y todos sus seguidores, están obligados a ser chavistas-marxistas. Aplaudiendo al socialismo marxista. En la revolución marxista,  el enemigo debe ser permanente, siendo inexplicable que el socialismo de revolución bolivariana, utilice a Bolívar cuando Marx lo odió, aborreció y ofendió  En los países que abrazaron el comunismo, especialmente China, la URSS y Cuba, han utilizado sus máximas acciones socialistas marxistas solapando a la democracia, fabricando una simbiosis de comunismo y democracia al extremo que Fidel Castro, dijera que si el mismo Marx viviera no fuera marxista, por ello, su  expresión de que el poder político es el poder organizado de una clase para oprimir a la otra, no definió a cuál clase social pertenecen los lideres marxistas al asumir el poder político. Es indudable que ni son marxista-comunistas ni democrático y mucho menos en el poder de lo justo, sino de la clase social del “yo mismo”. Soy el Estado, soy el gobierno, soy el pueblo, soy el imperio, soy yo y mi sombra es mi peor enemigo, es el  socialyomismo”, que es la propia tiranía de su persona y de sus actuaciones y para todas las clases sociales, del pueblo sin exclusiones sometido al lumpen proletario, en revolución permanente del poder político.

 

Te puede interesar
Loading...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »