Inicio > El pizarrón Opinión > Neuro Villalobos: Angustia en el régimen

Neuro Villalobos: Angustia en el régimen

 

 “El centro de la moral pasa porque el ser humano debe considerar a los otros individuos como fines en sí mismos y no como instrumentos.” Inmanuel Kant

La semana en curso del 23/9 al 27/9 ha sido intensa en movilizaciones estratégicas tanto de la oposición democrática como del régimen oprobioso. Las reuniones de la Organización de las Naciones Unidas (O.N.U), de países signatarios del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), el grupo de Lima, y las conversaciones bilaterales entre países resteados con su apoyo individual a Venezuela, lograron proclamar abiertamente al régimen de Maduro de apoyar y participar con el narcotráfico mundial; de cobijar el terrorismo internacional; proteger a las guerrillas colombianas y promover la corrupción intercontinental, lo cual obligó a tomar un conjunto de decisiones acordes con el Tratado y crear una red internacional que ayude a enfrentar esa amenaza real.

Esas decisiones carga atormentados a los dirigentes de las bandas que mantienen la usurpación del poder en Venezuela. Maduro salió angustiado a besarle la mano a Putín y Diosdado al carnicero imperial de Corea del Norte buscando protección y ayuda. Muchas especulaciones se manejan en torno a esos viajes que no reportan nada beneficioso para el país; lo que sí es seguro es que el mercado norteamericano pesa mucha en las decisiones de las economías débiles como la de esos países. También es posible que esos viajes sirvan para tantear la posibilidad de conseguir un refugio seguro para la huida ya que Cuba no les garantiza protección dadas sus propias tribulaciones y amenazas del imperio.

Los representantes del régimen siguen con sus discursos gastados antiimperialistas en la ONU, mientras el Presidente Trump señala a Maduro de ser un títere de Cuba,  triplica su ayuda al gobierno interino que preside Juan Guaidó y el Departamento del Tesoro aplica y anuncia nuevas medidas contra la plana mayor de los usurpadores. Carlos Vecchio, embajador de Venezuela en USA,  por su parte,  manifiesta que al régimen de Maduro no se le puede tratar con flores. Internamente los exdiputados del PSUV regresan al parlamento para ocupar una curul que abandonaron, con el bastardo propósito de entorpecer y tratar de debilitar la fuerza del único bastión legal y legítimo del pueblo. Contradictoriamente declaran su nulidad pero la convalidan.

Según los medios de comunicación internacionales, Putín se limitó a exigir más diálogo y China a declarar que América Latina no es el patio trasero de nadie. La ansiedad y su prima hermana, la angustia se apodera de los funcionarios del régimen, convirtiéndose ya en desesperación. Los recursos financieros para comprar conciencias y tranquilizar a los acreedores no alcanzan y las lealtades se tambalean. El mundo,  antes tan amplio y venturoso se les reduce a las frías paredes del palacio donde se agitan la ambición y la traición. Maduro y sus secuaces están atrapados ante la disyuntiva de no poder renunciar al poder pero tampoco seguir en él. Para donde corran sentirán el resuello de la parca en la nuca, escalofriante. El hombre se busca sus propios tormentos y el adagio popular es muy sabio: el que a hierro mata no puede morir a sombrerazos.

nevillarin@gmail.com

Te puede interesar

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »