Inicio > Opinión > César Pérez Vivas: La mesa paralela

César Pérez Vivas: La mesa paralela

 

El domingo 15 de Septiembre, el Presidente Juan Guaido informó al país el agotamiento del proceso de negociación con la cúpula roja, ante la decisión de Nicolás Maduro de retirarse de la mesa en Barbados, al negarse a dejar el poder y a efectuar elecciones libres.

Acto seguido, el Lunes 16, el régimen monta en la cancillería una llamada “mesa de diálogo por Venezuela”, entre los agentes de la dictadura y un grupo de personas y organizaciones, que desde hace ya un largo tiempo vienen presentándose como dirigentes opositores, pero con una gran cercanía política con la dictadura.

Se trata de los mismos actores políticos que ofrecieron su concurso para dividir a la oposición y para darle al régimen un viso de competitividad democrática, en la embocada y fraudulenta elección del pasado 20 de mayo de 2018, que Maduro usa como argumento para justificar su continuidad en Miraflores.

Esta mesa, por la forma como se ha presentado, por quienes la han conformado, evidencia, una vez más, la falta de seriedad y voluntad política de la dictadura para lograr una solución política, pacífica y electoral a la tragedia que vivimos.

Su inmediata instalación, luego de que la directiva de la Asamblea Nacional, declarara agotado el mecanismo de Barbados, ratifican la convicción que sostenemos, la mayoría de los actores políticos que con determinación buscamos el cambio: Maduro y su camarilla no tienen ninguna disposición a entenderse con la sociedad democrática, para dejar en manos de los ciudadanos el destino de la nación. Su determinación es clara: pretende eternizarse en el ejercido del poder.
La mesa paralela o usurpada ya estaba operando. Su inmediata puesta en escena para cubrir el vacío que deja la cancelación de la principal, es otra prueba, por si acaso en la comunidad internacional hay aún quien no lo tenga claro, que para la barbarie roja el diálogo y la negociación es una táctica, en su estrategia de correr la arruga para finalmente no hacer nada, y burlar las legítimas aspiraciones de nuestro pueblo a vivir en libertad y democracia.

No cuestionamos el derecho de las personas y agentes participantes en la mesa paralela. Ellos están en libertad de hablar, apoyar, y hasta formar parte ya formal del gobierno y su partido, si así lo deciden.

Lo que no pueden hacer es invocar una representación de la oposición democrática, porque no han recibido ningún mandato para hacerlo, y porque a todas luces es evidente que sus planteamientos están orientados a darle continuidad a Nicolás Maduro en la usurpación del poder.

Mostrar cómo logros de sus conversaciones con los agentes de la dictadura la liberación de presos políticos, o el regreso de los diputados oficialistas a la desconocida Asamblea Nacional, en nada evidencian una real voluntad de pensar en una verdadera solución a la tragedia humanitaria que padecemos.

Quienes participan directamente en la mesa usurpadora, y quienes aún se mantienen en la sombra, pero han participado en sus prolegómenos, y defienden sus supuestos logros, actúan de espaldas a la verdadera aspiración de la mayoría absoluta de la nación. Esa nación sólo quiere que termine de inmediato este nefasto régimen.

Maduro se retira de la verdadera mesa porque no se quiere comprometer ante el mundo a una elección limpia. Sabe que un proceso electoral trasparente lo expulsa del poder. Prefiere, entonces, no asumir ese compromiso. Por eso, y con argumentos inconsistentes, se retira.
Si de verdad le preocupase la tragedia de nuestro pueblo. Si fuese cierto que le preocupan las sanciones, estaría ya dispuesto a construir una solución política, y no se aferreraria al poder de la forma que lo hace.

Esa determinación de perpetuarse en el poder es un acto de violencia. Esta fundado en el fraude legal, electoral y en la fuerza que le ofrecen las armas. Jamás en la ley, ni en la voluntad de los ciudadanos.

Al cerrar la puerta a la solución política con la Asamblea Nacional, que ejerce la representación nacional, y pretender distraer al país y al mundo, con un falso diálogo en la mesa paralela, evidencia su ardid, y coloca nuestro futuro en un camino de alto riesgo.

Un apreciado amigo, me invitaba el fin de semana a reflexionar, sobre la posibilidad de que la jugada del régimen pueda ofrecer alguna oportunidad para llegar a una solución.

Partíamos de una reflexión anterior, donde expresaba mi preocupación por el agotamiento de la política, en el desarrollo de la crisis. Observamos que de la ausencia de iniciativas habíamos saltado a la instalación de la mesa paralela.

Y ciertamente pudiera esta jugada movilizarnos con mayor determinación a ofrecer nuevas iniciativas capaces de movilizar a la nación y a la comunidad internacional para evidenciar nuestro firme repudio a la dictadura criminal, y nuestra determinación a recuperar la democracia.

El mundo debe construir políticas eficientes para restituir la democracia donde ella ha sido confiscada. Juan Pablo II estableció el deber de injerencia humanitaria para detener las graves violaciones a los derechos humanos. El Consejo de Seguridad de la ONU ha acordado efectuar elecciones bajo su control en países afectados por severas confrontaciones.

La mesa paralela nos coloca ante la obligación de recurrir a nuevas iniciativas, que nos permita poner término a la dictadura madurista, restaurar la democracia e iniciar el proceso de recuperación moral, institucional y material de la República.

 

Te puede interesar

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »