Inicio > Interés > Venezuela ha retrocedido 20 años en telecomunicaciones

Venezuela ha retrocedido 20 años en telecomunicaciones

 

De 32 millones de suscriptores de telefonía, al cierre de 2012, hoy solo quedan 23 millones de suscriptores con 20,7 millones de líneas activas. De 6,8 millones de suscriptores de telefonía fija que existían en 2009, apenas quedan 5,5 millones. En Aragua se han perdido más de 80.000 suscriptores de telefonía fija residencial en solo un año.

Aragua. Hace menos de 10 años, Venezuela era el país número uno de América Latina en penetración de los servicios de telefonía fija, telefonía móvil e Internet. Hoy, pasamos a ser el último en telefonía móvil, ubicados entre los tres últimos en telefonía fija y entre los últimos en Internet. Apenas supera a los dos países más pobres de la región: Cuba y Haití.

Los cálculos los ofrece William Peña, periodista especializado en telecomunicaciones, que explica que la telefonía fija en Venezuela, hoy apenas cubre 17 %. En los mejores momentos, la penetración era de 30 %

“De una total de 6,8 millones de suscriptores que había en 2009, de los cuales 4,6 millones era clientes pospago, al cierre de 2018, en Venezuela solo quedan unos 5,5 millones de suscriptores de la telefonía fija”, refirió Peña.

Las cifras de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones, Conatel, señalan que, en 2017, existían 7.152.626 de líneas de telefonía fija, de las cuales 6.170.569 era residenciales. La empresa estatal Cantv cubría 89,22 % de los suscriptores.

Un año después, Conatel refleja en su informe anual, que 5.776.758 suscriptores de telefonía fija, de los cuales 4.822.949, son residenciales. Una disminución de suscriptores de 21,84 % en apenas un año.

Varios factores han influido en la contracción del sector de las telecomunicaciones en Venezuela: las operadoras telefónicas, principalmente Cantv, no pueden atender y cubrir las inversiones, fundamentalmente en divisas, de infraestructura y servicios que les permita salir del rezago tecnológico en el que se encuentran en la actualidad.

Los menguados ingresos que perciben, apenas alcanzan para pagar nóminas, mantenimiento mínimo y operatividad a media máquina.

La quiebra

Las pérdidas de la Cantv rondan los 400 millardos de bolívares –dice el periodista Peña– y es una empresa quebrada. Por primera vez, no reparte dividendos y por primera vez en 70 años, la gerencia admite que la infraestructura está deteriorada y sin capacidad de respuesta ante los miles de reclamos de los usuarios.

La quiebra de la Cantv la corrobora Jhoan Chávez, secretario general del sindicato de trabajadores de la empresa en Caracas.

La empresa se cae a pedazos. No ofrecemos absolutamente nada. No hay teléfonos fijos, celulares, módems, antenas, ni siquiera material de oficina existe. Las nóminas se pasan a mano, el parque automotor es chatarra y las centrales son chiveras. Tenemos una plataforma obsoleta y un deterioro total en las redes que ha dejado abierta la puerta a inescrupulosos que cobran en dólares por el restablecimiento del servicio o por la apertura de una nueva línea”.

En consecuencia, la empresa estatal no tiene capacidad operativa para dar respuesta a las miles de averías que los usuarios reportan a diario. El dirigente sindical de la Cantv asegura que las cifras de averías superan el millón de casos.

Esta incapacidad de dar respuesta a los cientos de reclamos de los usuarios que han quedado sin el servicio, bien por averías o por robo de cables y equipos, ha generado un nuevo patrón dentro de la estatal telefónica: la extorsión y el soborno por parte de algunos trabajadores de la Cantv.

“Hace tres meses que me quedé sin servicio telefónico y de Internet, y los técnicos me dicen que no tienen material para reparar. Después regresan para ofrecerte la reparación que debes pagar en dólares”, cuenta una usuaria de La Fundación, una urbanización clase media de Maracay, en el estado Aragua.

telecomunicaciones

Foto: Gregoria Díaz.

El vandalismo y la delincuencia también hacen mella en las comunicaciones. Desde junio, más de 200 familias de los sectores Arias Blanco y Andrés Bello de El Limón, en el municipio Iragorry, se encuentran incomunicados, luego de que hurtaran el cableado sin que, hasta la fecha, la Cantv lo haya repuesto, pese a las reuniones que los vecinos afectados han realizado y las cartas que han remitido a la empresa telefónica.

“Más de 100.000 clientes están sin servicio por el robo de cables», indicó Evencio Chacón, miembro del Comité Ejecutivo de la Federación de Trabajadores de Telecomunicaciones de Venezuela, durante un programa radial de Fedecámaras Radio en abril pasado.

La propia Cantv admitió, en mayo de este año, que 65 % de los casos de los reclamos correspondían al hurto de cables y fibra óptica. Refiere la compañía que ha solventado un promedio de 230.000 averías.

El retroceso

La telefonía móvil parecía una alternativa para los ciudadanos, ante la incapacidad operativa de la principal empresa telefónica del país. Los venezolanos encontraron en las operadoras privadas una amplia gama de opciones, tanto de equipos como de planes. Hasta hace cinco años, aproximadamente.

La crisis socioeconómica limitó y restringió las finanzas de los usuarios, que perdieron capacidad económica para adquirir un teléfono móvil si se les extraviaba o si se los robaban.

Así, operadoras como Movistar, registran una pérdida de 2,2 millones de usuarios en 10 años y unos 200.000 en los últimos cuatro años, mientras que Digitel, pasó de 6 millones de usuarios en 2014, a la mitad en 2019. La operadora oficial, Movilnet, es, según el periodista William Peña, la que sufre la peor tragedia.

“De 16,7 millones de usuarios que alcanzó en 2014, hoy registra 8 millones: una caída de más de 50 % de sus clientes. En telefonía móvil, la migración es la causa número uno de la disminución de líneas, seguida de la tenencia de una sola línea por habitante, contrario a lo pasado cuando una sola persona poseía hasta tres líneas y tercero, el robo o daño de equipos y la imposibilidad de que el usuario pueda reponerlo”.

Otro periodista especializado en telecomunicaciones y tecnología, Heberto Alvarado, sostiene que actualmente, solo 2 % de la población adquiere equipos telefónicos del año.

La intermitencia en los servicios telefónicos y de Internet ha ido en aumento, sobre todo cuando el país se ha quedado sin el servicio de electricidad. Restablecido el servicio, pasan horas y hasta días, para que algunas comunidades cuenten con la telefonía e Internet nuevamente.

“La falta de mantenimiento en los motores generadores de las centrales ha ocasionado que se dañen los bancos de batería en nodos y repetidoras y, durante los apagones, han dejado incomunicados a los usuarios de telefonía fija como móvil. Los equipos D’slam, diseñados para la conectividad de Internet ABA se retrasan en su funcionamiento y las tarjetas controladoras se queman por las altas temperaturas, debido a la falta de aire acondicionado de las centrales. Ello deja sin Internet a miles de usuarios”, explica el secretario general del sindicato de trabajadores de Cantv Caracas.

Una prueba de ello, lo ejemplifica el pueblo Ocumare de la Costa, en Aragua, el cual padeció interrupciones del servicio eléctrico por semanas y durante ese lapso, la actividad comercial y turística cayó en 90 %, pues los comerciantes no tenían como realizar transacciones bancarias a través de los puntos de venta.

En lo que va de año –dice Chávez– en Aragua aparecen registradas 59.000 averías, sin embargo, la información que manejan los supervisores refiere que las averías, solo en Aragua, alcanzan las 90.000.

.La paralización en telecomunicaciones que experimentan las regiones es evidente. Jhoan Chávez sostiene que el retroceso es de más de 20 años y lo corroboran las cifras que muestra Conatel en su informe más reciente. Distrito Capital, seguido de Miranda, Zulia, Carabobo, Lara y Aragua son los estados con mayor número de suscriptores.

Este último, representa 17 % del total de suscriptores de todo el país. Pero la debacle en comunicaciones que experimenta el estado se siente más en las zonas alejadas del área metropolitana, como la costa y el sur de Aragua.

Y las cifras dan cuenta de la disminución de líneas telefónicas en la región, de forma preocupante.

Para 2017, Aragua contaba con 406.593 suscriptores de telefonía fija y 370.898 suscriptores de telefonía fija residencial. Un año después, quedaban 341.305 suscriptores de telefonía fija y 289.896 suscriptores de telefonía fija residencial, de acuerdo con los informes anuales de Conatel de 2017 y 2018.

En telefonía móvil, el panorama no es distinto. De 28.451.182 suscriptores de todo el país que existían en 2017, en solo un año, las operadoras han perdido 3.262.051. De los 17.162.240 suscriptores de Internet que había dos años atrás, para 2018, solo quedan 16.973.402.

Aragua, el sexto estado con mayor número de suscriptores en el país, pasó de 1.932.806 clientes de telefonía móvil en 2017, a 1.695.153 clientes. Son 237.653 usuarios menos en telefonía fija, en apenas un año.

Los trabajadores no están haciendo nada porque no hay ni vehículos. Solo cumplen horario, mientras que hay usuarios con tres años sin servicio y no hay quien controle. Los 12 años de estatización nos ha traído desinversión. Hemos retrocedido”, dijo en mayo pasado, Juan Véliz, presidente del sindicato de trabajadores de Cantv.

Cantv y Movilnet fueron separadas

Paradójicamente, Nicolás Maduro anunció en mayo pasado, durante la inauguración de la I Feria de Innovación, Ciencia y Tecnología en el Círculo Militar de Caracas, la creación de una Corporación del Sector de las Telecomunicaciones y los Servicios Postales de Venezuela, “para mejorar los servicios de Internet y telefonía fija y móvil en el país y la implementación de la tecnología 5G”.

Cantv, Movilnet, Telecomunicaciones Gran Caribe, Telecom e Ipostel estarán integradas en esta corporación con empresas de telecomunicaciones de China y Rusia y estará dirigidas por el coronel Jorge Márquez.

El sindicalista Jhoan Chávez reveló que, en esa alianza estratégica, las empresas Cantv y Movilnet fueron separadas.

“En estos momentos hay una separación de ambas empresas, porque hay una venta de Movilnet a un consorcio chino, que no es ZTE ni Huawei. Para los chinos, Movilnet es apetecible porque no posee una nómina de jubilados como sí la tiene Cantv, con más de 13.000 trabajadores jubilados que representan una enorme carga, además de que la red Cantv está por el suelo y para los chinos es más fácil y rentable, invertir en telefonía móvil”.

Rafael Ramírez, ex presidente de Pdvsa, y Antonio Ledezma, ex alcalde de Caracas, advirtieron en agosto pasado la supuesta venta de Movilnet a consorcios chinos, pero el propio presidente de la nueva Corporación, Jorge Márquez lo negó.

 

Te puede interesar

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »