Inicio > El pizarrón Opinión > Alrio Coromoto Gil: Quinta columna dentro de la oposición

Alrio Coromoto Gil: Quinta columna dentro de la oposición

 

Cuando el gobierno está ahogándose,  busca un salvavidas en la quinta columna dentro de la oposición

Para la elección presidencial fraudulenta del 20 de Mayo del 2018, las pequeñas organizaciones políticas que dicen ser de oposición firmaron un acuerdo con el gobierno oligarca de Maduro y así participar en el proceso electoral con su candidato presidencial Henri Falcón.

Los puntos del acuerdo fueron violados por el CNE obedeciendo órdenes del PSUV y del gobierno nacional. De ésta forma el PSUV fraguó un fraude electoral con una diminuta votación pero el CNE le aumentó 6 millones de votos fantasmas. El MAS, SOLUCIONES y AVANZADA PROGRESISTA le hicieron el juego al gobierno.

Hoy tristemente se repite otro acuerdo entre el gobierno y esos sectores políticos originando una nueva división mediática dentro de la oposición. No es una división estructural y orgánica por cuanto esos sectores políticos representan una minoría, lo que se demostró el 20 de Mayo cuando la inmensa mayoría de la población opositora rechazó la elección orquestada por el PSUV, CNE y dichos sectores políticos, negándose a asistir a los centros electorales.

Hay dos lecturas hipotéticas sobre esa repetida conducta política. Esos sectores han actuado como arribistas, con retaliación, resentimiento y afán de protagonismo político al no ser invitados a los fallidos diálogos anteriores incluyendo los diálogos en Noruega y Barbados; o están haciendo el papel de “apaga fuegos” cada vez que el gobierno de Maduro se encuentra acorralado, y voluntariamente y con toda la mala intención se convierten en saboteadores de la gestión que realiza la Asamblea Nacional y la mayoría de la oposición.

Ese acuerdo de 6 puntos entre el gobierno y estos sectores políticos no incluyen el adelanto de la elección presidencial para salir de la desgracia del gobierno de Maduro. No incluye la disolución de la fraudulenta, ilegal e inconstitucional Asamblea Constituyente. Tampoco reconoce la ilegalidad del actual Tribunal Supremo de Justicia, CNE, Fiscalía General de la República, Defensoría del Pueblo y Asamblea Constituyente. No vislumbran la necesidad de suprimir los cuerpos represivos FAES, SEBIN y el  DGCIM (Dirección General de Contrainteligencia Militar), como violadores de los derechos humanos y el debido proceso a los que han cometido torturas, asesinatos y detenciones arbitrarias e ilegales, y su sustitución por nuevos organismos policiales y de inteligencia militar no partidizados con el partido político del nuevo gobierno resultante y no tutelado por el G2 Cubano.

El amañado y fraudulento acuerdo no va al fondo de las causas del desastre económico de Venezuela y la emergencia humanitaria de los venezolanos, pues no vislumbran un vuelco al timón para cambiar el fracasado modelo económico y político adoptado por Chávez, Maduro y la cúpula del PSUV y la cúpula militar. Cambiar petróleo por alimentos y medicinas no es la solución, ya el gobierno desde Chávez hasta hoy ha aplicado la modalidad de utilizar los recursos petroleros para importar alimentos, y esas medidas no han solucionado ni solucionarán la crisis económica y social de Venezuela. La crisis se resuelve sustituyendo el fatídico y desastroso modelo económico, devolviendo las haciendas y empresas al sector privado expropiado, devolviendo la independencia del Banco Central de Venezuela para acabar con la corrupción, la elección libre y transparente y constitucional por parte de la Asamblea Nacional de un nuevo TSJ, Fiscalía General de la República, Defensor del Pueblo para que se restituya la independencia y autonomía de los Poderes Públicos, el Estado de Derecho y el respeto a la Constitución Nacional.

Esos cuatro partidos políticos minoritarios que firmaron el acuerdo con el gobierno nacional no representan ni a un 2% de la población venezolana, por tanto es ilegítimo y anti ético que se adjudiquen la potestad de representar al 90 % de la población nacional que rechaza al gobierno corrupto, narco y oligarca de Maduro. Por estas y por otras razones el MPD rechaza la creación de esa Mesa de Acuerdo Nacional cuyo objetivo es llegar a un acuerdo fraudulento con el gobierno oligarca de Maduro. Este será un acuerdo entre pequeñas cúpulas de partidos minoritarios a espaldas de la población venezolana.

Exhortamos a los venezolanos a rechazarlo por ser un acuerdo oportunista, arribista, excluyente e inviable para la solución de la grave crisis política, económica, moral y social de Venezuela, y que por el contrario la van a profundizar porque es un acuerdo gatopardiano, cambiar para no cambiar nada, lo que va a permitir la perpetuación de la oligarquía del PSUV en el poder. Respaldamos las conversaciones iniciadas en  Noruega y continuadas en Barbados entre la Asamblea Nacional y representantes del gobierno nacional para concertar la salida estructural y orgánica a la actual crisis de Venezuela.

Movimiento Popular Democrático, MPD Venezuela, 17 de septiembre de 2029

Te puede interesar
Loading...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »