Inicio > Opinión > Luis Fuenmayor Toro: Asuntos que me llaman la atención

Luis Fuenmayor Toro: Asuntos que me llaman la atención

 

  • Las permanentes declaraciones belicosas del gobierno colombiano contra el gobierno de Maduro, pese a la posición pública estadounidense de no tener en lo inmediato planes militares contra Venezuela y de la salida de Bolton precisamente, según han señalado algunos medios, por ser de línea militarista intervencionista para sacar a Maduro de la Presidencia.
  • La decisión reciente de 12 de los 19 los países firmantes del TIAR de iniciar su aplicación en el caso de Venezuela, lo que significa abrir la posibilidad de acciones de fuerza que aún no han estado presentes en la región contra el gobierno de Nicolás Maduro. A menos que se trate de sumar una presión adicional a las existentes o de estar preparados en caso de que la opción militar termine por imponerse.
  • La movilización notoria y hasta estruendosa de bases misilísticas por parte del gobierno venezolano hacia la frontera con Colombia, que en caso de inminente confrontación bélica habría permitido al ejército colombiano impedir o dificultar el tránsito de las mismas, al saber perfectamente por donde se desplazaban y en qué forma lo hacían. Los gobiernos bolivarianos nos han acostumbrado a este proceder, pues en varias ocasiones en estos 20 años se ha producido este tipo de movilización.
  • María Corina Machado y su gente consideran actualmente que la aplicación del TIAR no es suficiente para derrocar al gobierno de Maduro, por lo que exigen acciones directas e inmediatas por parte del ejército gringo. Seguramente consideran que la aplicación del TIAR tomaría mucho tiempo, dados los procesos que se deben cumplir y que están muy bien definidos en el propio tratado.
  • La salida de Bolton por su posición favorable a una salida militar como fórmula de enfrentar las diferencias de EEUU con Corea del Norte, Irán y Siria, así como en el caso de la crisis política venezolana, lo que parecería indicar que Trump y su gabinete, independientemente de las declaraciones que den, tienen posiciones menos agresivas sobre todos estos casos.
  • El jolgorio del alto gobierno en relación con la salida de Bolton, que algunos parecen considerar un triunfo de las conversaciones mantenidas directamente con el gobierno estadounidense.
  • Las posiciones opuestas de la Unión Europea y la administración Trump en relación con la salida a la crisis política venezolana, en la cual los europeos son partidarios del diálogo directo entre las partes, apoyan la iniciativa de negociaciones de Noruega y desechan la posibilidad de una intervención militar. Los norteamericanos, en cambio, son contrarios al diálogo y las negociaciones y colocan como elemento central la salida incondicional de Maduro.
  • Las reuniones nacionales de los distintos partidos políticos de oposición, que se han realizado con un objetivo electoral, aunque no se haya dicho. AD reunió en Maracay a un millar de dirigentes del país, AP y el MAS hicieron sus plenos o asambleas correspondientes y otro tanto hizo UNT. Ya reapareció Bertucci, con su reparto de medicinas y sopas, y hasta la gente de Guaidó tuvo una reunión, algo más discreta, en El Nacional. Se habla de abstención pero todos se preparan para participar.
  • Diosdado Cabello continúa dando declaraciones en las que niega la posibilidad de una elección presidencial adelantada, pues Nicolás Maduro tiene menos de un año de gobierno, fue electo en mayo de 2018 y la Constitución no prevé esa modalidad. Otra cosa que ha dicho es que la ANC continuará trabajando y que es un poder plenipotenciario, que estaría por encima de la AN que se elija el próximo año.
  • Aunque en la Venezuela de hoy todo es posible, tanto en las acciones del gobierno como en las de la AN, no se ha explicado cómo se produciría la reincorporación de los diputados del PSUV a ésta si se encuentra todavía en desacato, según sentencia del TSJ. ¿Eliminará el desacato el alto tribunal? ¿Qué ocurrirá con las decisiones tomadas por la AN mientras estuvo en desacato?
  • Guaidó ha señalado que seguiría siendo Presidente encargado aunque no fuere designado Presidente de la AN a instalarse en enero próximo. Varias incertidumbres aparecen en este sentido. ¿Será Guaidó elegido Presidente de la AN? Y si no lo es: ¿Perderá todo el poder que ha tenido hasta ahora? ¿Cómo puede seguir siendo Presidente encargado si esa situación está prevista sólo por 30 días y llevaría para ese momento un año completo?

 

Continuidad y Cambio, año 8, Nº 122, pp 2-4, septiembre 2019, https://issuu.com/continuidad.y.cambio/docs/a._cyc__a_o_8__n__122__sept_2019; La Razón, pp A-, 15-9-2019, Caracas;

Te puede interesar
Loading...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »