Inicio > El pizarrón Opinión > Pedro R. García: La hipocresía y el liderazgo “democrático” del país…

Pedro R. García: La hipocresía y el liderazgo “democrático” del país…

 

“En una de sus obras menos frecuentada, Cakes And Ale, Somerset Maugham, hizo una caracterización de este tipo de conducta: “La hipocresía es el mas difícil de los vicios y el que exige mayor control nervioso; precisa de una incesante vigilancia y un nada común distanciamiento espiritual. No puede como el adulterio o la glotonería, practicarse de vez en cuando; la hipocresía es una tarea de tiempo completo”. A cada uno a elegir: es preferible: ¿el adulterio ocasional o la persistente hipocresía?.

Una acotación necesaria…

El 22 de mayo de 1994. En un diario económico capitalino, el filosofo y critico Juan Nuño, en un ontológico análisis que intitulo “La Consagración de la Hipocresía”, nos advertía que la política actual esta yena de matices, de distingos, de sutilezas, de bizantinismos y escondidos recovecos, que todos en definitiva se reducen y resumen en la doble hipocresía del “si”, pero “no” y del “no” pero “si”, igualmente nos relato que hace muchos años en una España dominada precisamente por la moral católica más reaccionaria e hipócrita, hubo una vez una reyerta callejera entre jóvenes de distintas tendencias, porque los yamados “hijos de san Luis”, activistas católicos intransigentes, querían impedir a toda costa que se proyectara una según ellos la pecaminosa película de aquella actriz mas cursi que atractiva, yamada Marta Méndez. Interrogado uno de aquellos endemoniados párvulos, al que se le intento hacer ver que con eso no iban a suprimir el pecado ni siquiera los malos pensamientos, respondió, lo que parece ser la clave de toda una conducta regida por la moral de la hipocresía: “Lo que importa no es que no se haga, sino que no se sepa”. Observé hace cuatro años en un canal internacional los detalles de una investigación seguida a la Corporación Estadounidense Sea Syster, especialista entre otras cosas en la comercialización de sofisticados armamentos, y todo giraba alrededor del hecho de que la mencionada empresa había realizado algunos depósitos de considerables cantidades de dólares, al Príncipe de los Emiratos Árabes, hijo del Ministro de la Defensa y responsable de las adquisiciones de una cantidad importante de material bélico para el equipamiento de sus fuerzas armadas, después de sesudas pesquisas con el apoyo de toda la estructura burocrática de la eficiente justicia norteamericana, no se pudo yegar a una etapa conclusiva de confirmación del delito de corrupción, lo que quiero destacar son tres elementos importantes, primero: uno de los CEO de la poderosa, Sea Syster, al ser entrevistado con el mas absoluto descaro hipócrita, expreso que en este tipo de negocios hay que ser muy cuidadoso y guardar con celo extremo el undécimo mandamiento que reza “nunca dejes que se sepa”, segundo: quien guío estas investigaciones y es de presumir que hizo todo el esfuerzo posible por el esclarecimiento de los hechos, fue en el periodo inicial de las pesquisas el flamante Director en ese momento de el Buró de Investigaciones Federales, (FBI), después para sorpresa de incautos fue el abogado defensor de el Príncipe Saudí, y tercero: el señalado en una entrevista respondió con franqueza y creo que el menos hipócrita, “explico que el monto de los recursos, sobre los que se quería perversamente arrojar un manto de dudas, fueron apenas, 400 mil millones de dólares, autorizados por el Rey, el Ministro de la Defensa, y el Ministro de Finanzas, que ellos se apoyaron en esa empresa emblemática con gran experiencia en el sector como es La Sea Syster, y que en esas adquisiciones hayan derivado 50 mil millones en comisiones, era absolutamente normal. ¿Como ese contexto se reproduce en la conducta de nuestros dirigentes hoy y por derivación en la sociedad?: Imitan, a sus dirigentes la sociedad en general, y eso abona a la decadencia de valores universales.

¿Para nuestros “demócratas” los referentes éticos son accesorios?.

Pareciera coger vuelo en el país el discurso que si haces algún señalamiento que apunten a los colaboradores inmediatos de Juan Guaidó, te increpan, ¡mucho cuidado! ¡cuidado!, hay que bajar la voz que no se sepa, la respuesta del personaje  titular del área de comunicaciones del Centro de gobierno de Guaidó, frente a un tendencioso señalamiento de unas supuestas fotos de Juan con unos personajes en su viaje a la hermana Republica de Colombia, son deplorables,(cualquier asistente administrativo del viejo Congreso) hubiese dado una asertiva respuesta) o sea que los criterios de estos burócratas de “medio pelo” es que  siga primando “el pacto infame de hablar a media voz”. La alucinada ambición de poder y lucro que ha dominado la perspectiva de las valoraciones entre nosotros, ha colocado a los referentes éticos como, accesorios, ignorándolos o abatiéndolos, y asumiendo una especie de contravía como norte de la conducta de nuestros actores políticos, empresarios, tecnócratas, no interesándole los medios que se utilicen, preterido queda, el interés por el conocimiento el saber, la militancia en la honestidad, la pasión por el trabajo creativo y productor como razón de la dignidad humana. Algunos teóricos ubican, entre las posibles causas, de la facilidad que se han ido acrecentando las desviaciones ultimas en el País, el que al restablecerse nuestra novel democracia en 1958, no se acentúo la predica firme a favor de los valores morales y ciudadanos que deberían ser acompañantes inseparables de la acción política, sino que comenzó un solapado proceso donde se instalo la laxitud moral en el quehacer político, privilegiándose los modos y practicas que le abrieron camino a la descomposición, en los últimos gobiernos y con descaro obsceno en este, donde ya el proceso ni siquiera es encubierto, con desparpajo no les importa disimularlo, sino que todo el mundo lo sabe y justifican que el poder es fuente natural de enriquecimiento ilícito, de cohecho de privilegio para la apropiación de los dineros del Estado a nombre de una inventada revolución. Siendo lo infame y lo evidencian numerosas investigaciones y estudios de opinión que la sociedad se muestra indiferente frente a estos hechos, destacándose ese fenómeno antes y ahora en el país en el que algunos no han escatimado, su complicidad y genuflexión, (léase sectores financieros privados), frente a los responsables de la abrumadora  y obscena corrupción alcanzando cotas inimaginables. Los problemas económicos, institucionales y de decadencia moral que confrontamos han derivado en el crecimiento de este azote, que no serán fáciles de superar, se requerirá de un colosal esfuerzo colectivo que sea capaz de transformar los hábitos que han embriagado y pervertido la conciencia del venezolano, sin embargo creemos que el “ethos democrático” del pueblo venezolano su arraigo es tal que será posible empinarse sobre el extravío presente que nos permita conducir a nuestro país a una etapa de radical cambio y evolución histórica.

El tiempo de la comunicación…

Sin tener claridad de lo que el proyecto de Chavista conceptualizó como “Socialismo de el siglo XXI”, nos atrevemos a describir que si notamos algunas realidades y señalarlas, restringe la libertad, manipula la justicia, falsea la igualdad, reemplaza la solidaridad por asistencialismo, democracia por autocracia, banaliza la responsabilidad social, desmoraliza la ética,  clausura el pluralismo político, criminaliza la protesta, y reprime con exagerada violencia. En este crucial tiempo habitamos en la era de la comunicación, el poder político esta incrustado en el pensamiento, el lenguaje coexiste con un sistema de circuitos neuronales que vinculan significados, integran ideas a las formas físicas de expresarse, escribir, símbolos y signos, el poder del lenguaje es su capacidad de articular, comunicar, regular, e incluso modificar la comprensión de la realidad. Su fortaleza no radica en la oralidad sino en sus significados. George Lakoof, neurolinguista altamente preocupado por la manipulación del poder de la palabra afirma que: Si se escucha el mismo enunciado reiteradamente pensaremos cada vez mas en las metáforas y grafías que se activan con el. No importa que neguemos las voces o cuestionemos el lenguaje que escuchamos, el solo hecho de recibir los mismos diseños estos se activan y fortalecen convirtiéndose en una forma de deducir la realidad. La apuesta en el país no puede ser solo por la confrontación que nos conduzca a una radical derrota y aplastamiento del régimen, sino ser capaces de articular propuestas que recojan nuestro imaginario, con la gramatógia adecuada, que muestren a los venezolanos de todos los sectores, que se pueden resolver los problemas cotidianos, de seguridad, basura, transporte; comida, salud, y educación entre otros, que son sus necesidades mas sentida, una mirada rápida pareciera indicarnos que de haber un acuerdo que nos yeve a unas elecciones, habrá una mayoría suficiente en los voto que se expresarán contra la incapacidad, la arrogancia la arbitrariedad, la creptocracia, y la manumisión frente a regimenes extranjeros, del gobierno especialmente de algunos de sus, emblemáticos delanteros, “pero no necesariamente contra el proceso esperado ya por décadas de los preteridos, de cambios”. Despachar al régimen en liza, con la descalificación de comunista, de puras palabras, que no importan, es una simplificación, las palabras si importan. La modificación de los imaginarios colectivos y la subjetividad no es poca cosa. Los supuestos, los tejidos sociales, y los movimientos de organización popular, son absolutamente parte de la realidad, lo ocurrido en Venezuela y en innumerables regiones latinoamericanas respondieron a escenarios concretos de expresiones de liderazgos emergentes, que lograron darle voz a esa enorme masa de preteridos, y excluidos de las descaminadas políticas, de décadas anteriores, (la década perdida según el Banco Mundial, entre otros), en el que destaco el de Chávez, y que al final esta concluyendo en otra frustración, pero sustituirlos no es suficiente para la construcción de una sociedad democrática, directa, participativa, plena, por eso es urgente empinarse mas allá, y construir espacios mas amplios de debate, de disputa colectiva, que acreciente legítimamente una incuestionable representación. En una confrontación electoral con las garantías básicas mínimas no podrán conservar la amplia franja de apoyo electoral de los sectores que le habían ratificado su apoyo  una y otra vez, “ya que iniciativas de corte clientelar”, (el clásico asistencialismo socialcristiano), se agotaron que los más débiles en un largo tramo valoraron como buenas, han culminado según su propios voceros en un (léase estrepitoso fracaso), ejemplo: el programa de barrio adentro y el  petróleo ahora es del pueblo), cualquier observador que se pasee con objetividad por la realidad de la empresa matriz PDVSA, confirmara que esta al borde de la quiebra, que más allá de el financiamiento de importantes programas sociales que remuneraron esperanzas, lo que sirvieron para definitivamente fue para el enriquecimiento obsceno de una burocracia de toda ralea, cristianizándolos en nuevas élites políticas, y con escabrosidades que superan cualquier despropósito histórico. El contraste entre palabras y práctica es ahora mucho más acentuado y chocante. “Anticipadamente el chavismo se ha dejado ver las costuras de las pantaletas, como es el predicar lo que el campo reaccionario  han hecho por siglos, exigiéndole a nuestras empobrecida población la conformidad y aceptación de la miseria en la cual residen, muy temprano quedo al desnudo el carácter empobrecedor de su gestión”. Más allá del “liderazgo actual”: Se ha instalado en diversos sectores del País en los últimos días, una terrible incertidumbre, quienes les asiste todo el legitimo derecho a presentarse a competir con opciones por la Jefatura del Estado si hubiese unas elecciones acordadas, ojala que así sea, observamos que sin dudas el gobierno registra una reveladora mengua en su anclaje electoral, en la oposición  con las excepciones de Juan Guaidó y María Corina Machado, en el oscuro liderazgo de la misma la confusión es dramática, siguen invocando tesis rebuscadas, lo que nos yeva a preguntarnos ¿Como es posible que la media de la población sea más lucida que sus elites?.  En el próximo pasado las debilidades de la joven institucionalidad democrática, fue utilizada con ventajismo por los manipuladores de un tinglado de leyes que justificaron con eufemismos de sentidas necesidades sociales, los plumarios tarifados (como los solía rotular el brujo de Guatire), diputados venales, jueces promiscuos, y políticos reaccionarios, convirtiendo así por sus fragilidades el sueño de democracia en un mecanismo vano que solo sirvió para que las mayorías desguarnecidas solo husmearan en las márgenes del poder real, el cual ha logrado su expresión de ficción que sirvió al régimen actual, que hato a sus aspiraciones el potencial del poder popular. La hueca “Revolución Bolivariana”, ha actuado durante un largo rato como fluido catalizador del desaliento y la angustia de un pueblo temeroso de su futuro como ciudadano y que ha sido repetidamente burlado en su derecho natural a la vida como seres humanos, no tenemos en el país un pacto societario, tenemos es un pacto de nación, que es una alianza de las elites, libertad-igualdad-derechos y deberes, deberíamos entender que a la esta altura las etapas accidentadas transcurridas, que cada época tiene una teoría. El pueblo a pesar que desde los albores de la Independencia ha proporcionado su aporte continuo a la dura lucha para surcarse un espacio social digno en la yamada primera Republica, después en la democracia liberal, y ahora en la “igualitaria revolución socialista del siglo XXI”, solo ha logrado trozos en el reparto de migajas o el residuo económico de los excedentes. Dos fetiches importantes han contribuido a este resultado: el Estado y el mercado, este tema por su gran calado merece un capitulo que (separadamente abordaremos luego). ¿Por qué la obediencia ciega en el país a esa “casta dirigente”?: Voy a incurrir en una inevitable digresión para intentar retomar la descripción de lo que cite ut supra.

Quiebra de los ideales humanistas de la Modernidad.

a partir de la quiebra de los ideales humanistas de la Modernidad debemos reconocer que ha aparecido un nuevo amo, el “Poder” y al parecer toca servirle. Que se reveló con toda claridad en la forma subsiguiente a la guerra fría, que no fue otra cosa que una consolidación del mismo como absoluto puesto que con ese enfrentamiento, tampoco se perseguía distinto objetivo que el poder mismo, solo que ya no se ocultaba. El poder se emancipa de la voluntad de el sujeto, y del conjunto de las instituciones, absolutizandose, sustancializandose y derribando con todo lo que se le opone, reflejado en las grandes palabras del logos moderno, autonomía, progreso, libertad, justicia, conocimiento, solidaridad, estado, religión, bienestar, democracia, que saltan a ser expresiones vacuas. El proyecto moderno quedo así agotado, muerto, para algunos inacabado y truncado, para otros. Ellos nos obligan, ellos nos imponen y someten, ellos nos sacrifican, ellos son los culpables. Pero esos ellos no son personas, sino esa oscura manifestación de ese poder frente al que estamos incapacitados para reaccionar porque adopta mil rostros: La voluntad general, la dignidad, la libertad, la patria, la sociedad civil, los demócratas, la asamblea de accionistas, la unidad, la energía cósmica, la fuerza del destino, la soberanía, las leyes del mercado, el pueblo, el progresismo, la revolución, el cese de la usurpación, la transición, elecciones libres, la democracia. El poder no tiene objeto ni sujeto y pasa tanto por los que deciden como por los que son ordenados, es un absoluto indefinido que adopta todas las determinaciones que pueda, de la misma manera cuando el absoluto vigente era  Dios, los ejércitos que marchaban a la confrontación rogándole al idéntico Dios, cuando la pretensión es del hombre, “capitalismo y comunismo, izquierdas y derechas” se baten a cal y canto, en un falso dilema por la consecución de la ansiada Felicidad. (Foucault M. Microfísica del poder, La Piqueta Madrid, (1991). ¿No ha estado la sociedad venezolana utilizando a la hipocresía como mecanismo de evasión de su ineludible responsabilidad histórica?: A lo largo de todo el siglo XX, el pueblo fue tratado como una masa sin capacidad de autogobierno, necesitaba de la conducción de élites ilustradas para incorporarse al proceso de modernidad, en la que se expresaba una sociedad de exclusión, división social y lo que es peor el establecimiento de jerarquías sociales. El proyecto político modernizador no asumía al pueblo como sujeto político y cultural, lo despreciaba y excluía al no reconocerlo como tal, negándose hoy absurdamente a asumirlo orgánicamente, allí la causa del desbordamiento que han sufrido sus cuadros “dirigentes” inaplazable es reflexionarlo. Se ha yegado a tal nivel de desconcierto que hay que destacar lo que ya medito Chesterton, cuando exclamo, “no solo es conveniente sino necesario resaltar lo obvio”. ¿Cuando entenderemos que para obtener un mínimo de sensatez cotidiana es forzoso librar duras batallas, que son políticas por su misma naturaleza?: Inaplazable es el resurgir del sueño civilista al que deben tender con sinceridad la sociedad civil y la sociedad política, en un periodo en el que pareciera que el envilecimiento colectivo ha conducido a la perdida de sentido de la comunidad y al quebrantamiento, cuya lógica vigente nos fuerza al despropósito de buscar con brusquedad irresponsable, el caudillismo milagroso (léase necesitamos un líder), (un Pinochet,) el espectro del comandante militar, o el rebenque del capataz para imponer el regreso de la sociedad extraviada al rebaño. ¿En el país muchos se preguntan se los sectores opositores han reflexionado su rol histórico?: Por lo menos no hay evidencia constatable, un tarea que obligatoriamente se impone. Hay un tosco inmediatismo de piernas cortas, mucha impaciencia por actuar y no saber como, se le ven las abolladuras a sus inconsistencia éticas, esta minada en sus cuadros por el individualismo egotista aunque disimulado. Es saludable articular una oposición política en correlato a una propuesta minima al país como alternativa real histórica. Por ejemplo: Frente a las machacadas, y cansinas propuestas del régimen con respecto de un salario mínimo, el histórico yoriqueo del empresariado y sus costos laborales y las anacrónicas respuestas de los residuales sindicales opositores. ¿Porque no proponemos una nueva relación capital-trabajo?, necesitamos formular ahora la visión de evolución que habría de acompañar al país en el próximo medio siglo. Los instrumentos políticos y tecnológicos para lograr cuadriplicar el producto interno bruto, crear toda una industria pesada que supere a las industrias de diseño de ingeniería, una ambiciosa inversión en investigación y desarrollo humano. Desde el estudio detrás de la pobreza, (UCAB, 2004), con la incorporación en esta etapa de los equipos de la UCV, UM, y USB, entre otras cosas nos da un dato  desigual, pero se registra otro componente significativo y es el que las elites estratos “A”  reportan frente a esta realidad, similar creencia que los sectores mas empobrecidos estratos “E”. (Los estrados A), proporciónenme dólares de controlados, “E”, provéanme mi bolsa alimentaria Mercal o Solidaria, Venezuela ha retrocedido hasta el nivel de ingreso similar al que tenia en el periodo inmediatamente anterior a 1960, ese proceso yeva al menos 30 años tratando de reencontrar el rumbo de el desarrollo perdido, lo que  comenzó como una crisis económica en 1979, fue derivada por la acumulación del deterioro del ingreso en un caos social, que ha escalado en un conflicto político de estabilidad y gobernabilidad, de una gravedad tal que, algunos teóricos lo asocian con la anarquía. Vivimos las precondiciones que los especialistas le asignan a cualquier sociedad en crisis susceptible de un estallido violento, y la fragmentación definitiva de la Republica, por eso resulta inconsciente la predica minimalista de los sectores de la “oposición desteñida ” coreando simplicidades y aspirando a que le den un Comisionado y medio, o algún suplente, mientras se logra por arte del birbiloque, un acuerdo que permita ponerle la mano a la Presidencia, otros intentan forzar la salida como sea, (TIAR, Fuerza multinacional, Capitán America y demás), cual de los dos atender sin haber presentado a los electores con autocrítico y serio  un análisis del de los procesos eleccionarios pasados donde ellos tejieron un manto de dudas, igual que los acuerdo de Santo Domingo, que en un acto de ingravidez  se auto-exculparon. Les recomendaríamos a ese eufemístico Centro de Gobierno y a sus diversos Comisionados Regios, entre otros dar una ojeada a las 422 paginas de un informe publicado por la ONU intitulado de dramática vigencia “Mas allá de la escasez; poder, pobreza y la crisis mundial del agua” y que recogió y disecciono con dramatismo, en  un denso reportaje para el Diario País de España, Mario Vargas Llosa, referente por cierto importante de los “liberales” nuestros. “Narra que mientras pasaba las paginas, se tapaba las narices, y continua. El prudente titulo y la fría y neutral prosa burocrática en que esta redactado no impide que este extraordinario estudio, inspirado sin duda en la sabia concepción de la economía y el progreso de Amartya Sen, un economista que no cree que el desarrollo consista en frías estadísticas, que estremece al lector enfrentándolo con tanto rigor como crudeza con la realidad de la pobreza y sus horrores en el mundo en que vivimos, La investigación que yevado a cabo Kevin Watkins y su equipo y que con absoluta seguridad deben de haber ampliado, deberla de ser de consulta obligatoria para quienes gobiernan y los que pretenden hacerlo en Latinoamérica y que para tal cometido requieren estar al corriente aunque sea en forma teórica, de lo que son el subdesarrollo económico y la marginación social en términos concretos, y los abismos que separan a estas sociedades de las que han alcanzado parcialmente ya medios y altos niveles de vida. Continua Vargas Llosa, de esta lectura, a la primera conclusión que yego es que objeto emblemático de la civilización y el progreso, no son el teléfono, el Internet, la energía atómica, ni la IA, sino el “excusado”, donde vacían su vejiga e intestinos los seres humanos es el factor determinante para saber si están todavía en la barbarie del sub-desarrollo o han comenzado a progresar. Las consecuencias que tiene en la vida de las personas este hecho simple es trascendental son vertiginosas. La tercera parte de la población del planeta, 2.600 millones de personas, cuando menos no sabe que es un excusado, una letrina, un pozo séptico, y hace sus necesidades, como los animales, al pie de los árboles junto a arroyos y manantiales, o en bolsas y latas que arrojan en el medio de la calle. Y mil millones utilizan para beber, cocinar, lavar la ropa y su higiene personal, aguas contaminadas por heces humanas y animales. A ello se debe que por lo menos 2 millones de niños mueren cada año de diarreas y de enfermedades, infecciosas, como cólera, tifoidea, dengue y parasitosis, causadas por lo que el informe yama eufemísticamente “carecer de acceso al saneamiento”, que devastan enormes sectores de África, Asia y America latina y  sean la segunda causa de mortalidad infantil en el mundo”. Para cerrar sus reflexiones cito a San Agustín, (Inter faeces et urinam nascimur) “Nacemos entre heces y orina”. Un estremecimiento como una víbora de hielo en la espalda debería recorrernos al pensar que un tercio de nuestros contemporáneos nunca sale de la porquería en que vino a este valle de lagrimas. Fatalidad por cierto que nos agobia en el país, frente a la mirada complaciente de los farsantes de turno. Pareciera que en los “liderazgos del País” hay una fatalidad aprendida, la oposición tiene que clavarse en las calles pero con un objetivo que unifique sus demandas: La ventaja comparativa del chavismo, sigue mermando que ha sido su conexión político-afectiva con concreto énfasis en los sectores populares, pero introducirse allí hace falta más que un discurso, más que proclamas, lo que ha implicado una insalvable dificultad para instalar espacios de debate y análisis. La relación del chavismo y sus seguidores se alojo en la simplicidad del mensaje, lo que dificulta franquear las apariencias y hacer un balance, con perspectiva y densidad histórica. Pero ya no pueden exhibir la “superioridad moral” que el país con ingenuidad les compro durante un largo rato. Urgente es la necesidad de explicar para lograr internalizar en extensos sectores a los que les duele el país, el desarrollar como tarea de todos la de establecer con urgencia prioridades morales, esta crucial etapa nos reclama darle una relectura al contexto actual ya que de nuevo estamos espantados, con los redobles de tambor que con pretensiones de un discurso heuristico, emplazan a una nueva y decisiva batalla de los Araguatos, (que convoque al TIAR ya), los mismos pálidos y lacrimógenos trapecistas, que como redivivos Monagas, gritan a voz de cuello que esta vez si batirán, al que empeñado en ser una versión mejorada de el  “Centauro del llano” El Presidente Maduro solo ha resultado ser una pésima caricatura del corajudo yanero. (¡Babiecos! les hubiese gritado la Negra Andrea de Caricuao) La primera gran obra histórica de Churchill, publicada en 1899, en dos volúmenes, muestra el mundo antiguo dentro del moderno Así, un enfoque Churchiliano de la política empieza con humildad, advirtiendo como las luchas de hoy son asombrosamente parecidas a las de la antigüedad…

“Pasa el tiempo y el segundero avanza decapitando esperanzas”

pedrorafaelgarciamolina@yahoo.com

 

Te puede interesar
Loading...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »