Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Jorge Sánchez Meleán: El modelo político totalitario

Jorge Sánchez Meleán: El modelo político totalitario

 

Un modelo totalitario es aquel que concentra el poder en una persona o en un partido político de manera autoritaria, impidiendo la participación e intervención de otros y controlando todos los aspectos de la vida del Estado

La causa fundamental de la profunda crisis venezolana es la instauración desde hace cuatro quinquenios, de un modelo político totalitario, que ha desmantelado al Estado de derecho y al sistema democrático regulado por este. Un modelo totalitario es aquel que concentra el poder en una persona o en un partido político de manera autoritaria, impidiendo la participación e intervención de otros y controlando todos los aspectos de la vida del Estado. Es por ello que en el totalitarismo que reina en Venezuela, se observan rasgos nazi-fascistas, stalinistas y evidentemente castristas, que han menoscabado la libertad y que han convertido al Estado en la institución que ejerce todo el poder sin divisiones ni restricciones, con lo cual la Constitución y la ley dejan de tener sentido. Se ha instaurado una politización exagerada y se ha producido una pérdida creciente en la calidad y razón de ser de las instituciones. Ha desaparecido la separación de los poderes públicos y se han confiscado las libertades políticas, económicas y sociales de los ciudadanos.

En tal escenario, el totalitarismo reinante ha puesto en acción mecanismos de dependencia y control social ejercidos sobre los más vulnerables a cambio de comida, medicinas o servicios básicos. Una élite corrupta, incapaz y sectaria toma todas las decisiones políticas y económicas del país, cada vez de manera más desacertada. El totalitarismo imperante ha eliminado los mecanismos a través de los cuales cualquier sociedad libre se organiza. Han desaparecido o debilitado por tanto, todas las sociedades intermedias que existen en una democracia pluralista. Por ello, se persigue y arrincona a todo aquel que piense distinto. Y en definitiva, como en todo modelo político totalitario, existe una violación creciente de los derechos humanos, desde el derecho a la vida, la libertad, la justicia, la igualdad o la solidaridad, hasta la preeminencia de la ética y el pluralismo político.

Un modelo político de tal naturaleza es el que origina que experimentemos la mayor estanflación del mundo, que lideremos el índice mundial de miseria, que seamos el doceavo país más corrupto del mundo, que seamos el segundo país del mundo con la  tasa de homicidios más alta o que tengamos la novena posición entre las crisis humanitarias más desatendidas del mundo. El totalitarismo del socialismo marxista del siglo XXI, en solo 20 años, nos ha hecho retroceder a los comienzos del siglo XX en todos los órdenes de la vida nacional. Ya es hora entonces de recuperar la existencia del Estado Social de Derecho y de Justicia, que nos devuelva la vigencia de una república democrática donde pueda darse el desarrollo político, económico, social y ético a que tenemos derecho. Ya no podemos esperar más. Llegó la hora de la verdadera revolución de la democracia. A esta debemos abrirle la puerta de par en par sin perder más tiempo. El totalitarismo marxista fracasó y debe pasar al olvido.

sanchezmelean@hotmail.com

 

Te puede interesar

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »