Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Noticias > El partido Vladimir Putin gana las elecciones con una alta abstención

El partido Vladimir Putin gana las elecciones con una alta abstención

 

El presidente ruso, Vladimir Putin, tras votar en un colegio electoral.

La baja participación marca las polémicas elecciones municipales de Moscú

Unos 50 millones de ciudadanos estaban convocados a las urnas en comicios municipales, incluida la capital, y provinciales

La baja participación —prevista en torno al 20%— marcó la celebración de las elecciones municipales de Moscú este domingo, unos comicios caracterizados también por la ausencia en las papeletas de la gran mayoría de los candidatos de la oposición extraparlamentaria. Fue precisamente el rechazo de las autoridades a inscribir a los políticos opositores lo que definió la campaña electoral, durante la cual se produjeron manifestaciones de protesta masivas, las mayores registradas en los últimos años, y con una violenta represión policial. Los resultados oficiales serán anunciados este lunes.

Además de las municipales capitalinas, que han concentrado la atención política de los últimos meses, se celebraban también elecciones provinciales y locales en 85 regiones de Rusia, sin que hubiera grandes sorpresas: en la mayoría de ellas los gobernadores oficialistas mantenían sus cargos.

Aparte de la renovación de consistorios municipales, ayer estaban en juego también cuatro escaños vacantes de la Duma Estatal, 19 puestos de gobernadores, y los escaños de las asamblea legislativas de 13 provincias y repúblicas de la Federación Rusa.

En total, a la jornada electoral estaban convocados más de 50 millones de rusos, pero en las dos principales ciudades, Moscú y San Petersburgo —en esta última se elegía al alcalde— la mayoría optó por ignorar los comicios. Cuando faltaban solo dos horas para el cierre de las mesas, en la capital había votado solo el 17,2% y en la ciudad del Nevá, el 23,69%. Sin contar aún con datos definitivos, el presidente de la Comisión Electoral de Moscú pronosticaba una participación en torno al 21-22%.

Los candidatos del Kremlin para jefes de provincias y repúblicas federadas de Rusia iban a la cabeza en el conteo de los votos. El partido gubernamental ha asegurado que gana en 11 de las 13 asambleas legislativas regionales. El primer ministro Dmitri Medvédev declaró estar satisfecho con los resultados, que demuestran que Rusia Unida cuenta con el apoyo de la población.

Una de las excepciones fue la provincia de Jabárovsk, donde el aspirante del nacionalista y populista partido Liberal-Democrático iba ganando, seguido del comunista, mientras que el representante de Rusia Unida, el partido gubernamental, se situaba en tercer lugar. El líder comunista Guenadi Ziugánov afirmó que su partido reforzará sus posiciones a lo largo del país y también en la asamblea capitalina, la Duma de Moscú.

La oposición extraparlamentaria prácticamente se ha visto imposibilitada de competir, ya que las autoridades rechazaron, con pretextos formales, la inscripción de 57 de sus candidatos. Prácticamente el único de los principales dirigentes opositores que logró que se le inscribiera en la papeleta fue Serguéi Mitrojin, del partido liberal Yábloko, que tuvo que recurrir a los tribunales para conseguirlo. El conteo parcial de votos arrojaba este domingo que Mitrojin se convertiría en uno de los nuevos diputados de la asamblea moscovita, al igual que otros dos correligionarios suyos.

La marginación de la oposición extraparlamentaria llevó a su principal líder, Alexéi Navalni, a propugnar la estrategia del “voto inteligente”, que consiste en tratar de acabar con el monopolio que de hecho tiene Rusia Unida votando por el candidato con más posibilidades de vencer al representante oficialista, sin importar que este sea comunista o populista. Así, la oposición recomendó votar a comunistas en 33 de los 45 distritos electorales que tiene Moscú. Sin embargo, tanto los representantes comunistas como los nacionalistas liberaldemocráticos han apoyado en ocasiones anteriores las iniciativas del partido de Vladímir Putin.

En Moscú, los candidatos oficialistas han tratado de contrarrestar los planes de la oposición compitiendo a título propio y no como miembros de Rusia Unida, lo que demuestra que son conscientes de la baja popularidad de su partido, que Navalni califica como “de ladrones y sinvergüenzas”.

Queda por ver cuál va a ser la táctica que adoptará la oposición. Por lo pronto, la disidencia radical ya ha pedido autorización para para celebrar un mitin de hasta 100.000 personas el sábado. La policía detuvo a una docena de activistas opositores cerca del Ayuntamiento de Moscú que vestían camisetas en alusión a los acusados en las protestas de este verano.

El País

Rusia: Revés del partido de Vladimir Putin en las elecciones locales de Moscú

Los candidatos respaldados por el líder opositor Alexei Navalny obtuvieron casi la mitad de los escaños en la cámara local de 45 miembros. En la capital la decisión de la comisión electoral de no inscribir a la totalidad de los candidatos opositores provocó este verano las mayores protestas en en el país desde 2012

El “voto inteligente”, la estrategia ideada por el líder de la oposición extraparlamentaria, Alexei Navalny, para arrebatar poder al partido oficialista Rusia Unida en las elecciones rusas del domingo ha surtido efecto, dado que la oposición ha logrado 20 escaños en la asamblea legislativa de Moscú.

“Es un resultado fantástico de la votación inteligente. Luchamos por esto juntos. Gracias a todos por vuestra contribución”, escribió anoche Navalny en su cuenta de la red social Twitter.

Según la agencia Interfax, tras el recuento del 99,47 % de los protocolos de las comisiones electorales, “20 candidatos nominados y apoyados por los partidos de la oposición forman parte de la Duma (asamblea legislativa) de la ciudad de Moscú”.

En juego había 45 escaños por los que competieron 225 candidatos de nueve partidos en unas elecciones en las que la participación fue del 21,63 %, ligeramente superior a los comicios de 2014.

Entre los candidatos no figuraban 57 de la oposición extraparlamentaria, como el ex diputado de la Duma del Estado Dmitri Gudkov o Ilya Yashin y Liubov Sobol, ambos del equipo de Navalny.

Solo el liberal Serguéi Mitrojin, del partido Yábloko, consiguió registrarse, tras acudir a los tribunales.

Aunque en el llamado “día único de votación” se celebraban más de 5.000 elecciones de distinto nivel, toda la atención estaba puesta en Moscú, donde la decisión de la comisión electoral de no inscribir a la práctica totalidad de los candidatos opositores provocaron este verano las mayores protestas en Rusia desde 2012.

Infobae

Cinco años después de tomar Crimea, Putin casi pierde Moscú

Pese a los vetos legales, la oposición rusa ha abierto varias grietas en el férreo control que el gobierno ejerce sobre el sistema político. Rusia celebraba este domingo elecciones regionales y locales a lo largo y ancho del país. Pero la atención estaba puesta en el parlamento municipal de Moscú, sobre todo después de que las autoridades electorales se negasen a inscribir a 57 candidatos de la oposición extraparlamentaria comandada por el activista Alexei Navalny. Con el recuento prácticamente terminado, la agencia estatal RIA Novosti confirma que el partido gubernamental ha perdido alrededor de un tercio de los escaños que controlaba anteriormente en Moscú. Pasa de dominar ampliamente a quedarse con una mayoría ajustada de 25 o 26 sobre las 45 actas de concejal que estaban en juego.

Las elecciones de 2014 le dieron 38 (28 de candidatos propios y 10 de otros independientes que apoyó en algunos distritos) y sólo 7 a la oposición. En un país como Rusia, donde habitualmente el partido del gobierno copa casi todo el poder, las gráficas de esta mañana dan algo de vértigo. El bache en la popularidad del presidente ruso, Vladimir Putin (que tras anexionarse la península ucraniana de Crimea en 2014 logró un 80% de aceptación y que cayó el año pasado al 60%) ha estado cerca de convertirse en un descenso a los infiernos en la capital rusa, donde la oposición ha rozado el empate pese a los vetos.

Putin ha estado cerca de perder Moscú cinco años después de la euforia por la anexión de Crimea. Victorias como la de anoche tendrán hoy ‘padrinos’ de sobra. Ante la imposibilidad de colocar a sus candidatos en las elecciones por los vetos de la Comisión Electoral Central, Navalny y sus seguidores lo apostaron todo al “voto inteligente” contra Rusia Unida, o cualquier candidato apoyado por el partido del gobierno: incluso comunistas. “Está claro que la ‘votación inteligente’ funcionó. En toda la historia de las elecciones a la alcaldía de Moscú el partido en el poder no había perdido nunca tantos distritos, tendrán 20 o 22 asientos [de 45], han fracasado”, se felicitaba Navalny anoche. Cada retroceso del partido del gobierno, aunque fuese ante un comunista o un ultranacionalista, era festejado por los mismos disidentes que hasta hace poco les acusaban tanto a unos como a otros de estar al servicio del Kremlin.

Los datos de por la mañana confirmaban que los comunistas pasan de de 5 a 13 ediles. Los liberales de Yabloko y los socialdemócratas de Rusia Justa lograban tres representantes cada uno. Aunque los oficialistas mantienen el poder en la capital, el partido sufre dolorosas derrotas. El líder en Moscú de Rusia Unida, perdía anoche su acta de concejal ante un desconocido comunista de 35 años. El propio alcalde de la ciudad, Serguei Sobyanin, reconocía esta madrugada en un tuit el avance opositor afirmando que el consistorio “se ha vuelto políticamente más diverso, lo que en general, espero, beneficiará al parlamento de la ciudad”.

Según datos preliminares, en 19 o incluso 20 de los 45 distritos electorales de Moscú lidera un candidato de la oposición. En cambio, según las encuestas a pie de urna, los gobernadores interinos nombrados por Putin ganan con claridad en 15 de las 16 regiones donde se celebraron las elecciones.

Los datos de la comisión electoral sugerían anoche que la participación en Moscú sería un poco más del 20%. Varios vídeos filmados en los colegios electorales mostraron que algunos votantes llenaron descaradamente las urnas con múltiples papeletas, causando furor en la redes sociales.

Al presidente ruso, que acudió a votar a un colegio en el centro de Moscú, le preguntaron a la salida si hubiera preferido una mayor diversidad y un mayor número de candidatos electorales. Dijo que la calidad era un factor más importante que la cantidad. “En algunos países hay 30, 50 o 100 [candidatos]”, dijo en comentarios ofrecidos por el canal de televisión Rusia 24, “y la calidad de su trabajo no depende de eso. Lo importante no es cuántos son, sino la calidad”. Sin embargo horas después, tras el cierre de las urnas en Moscú, era la calidad de las encuestas la que fallaba: el Fondo para el Desarrollo de la Sociedad Civil, una de las principales encuestadoras, dijo que no divulgaría sondeos a pie de urna en las municipales de Moscú porque mucha gente había rechazado contestar y el resultado no era fiable.

El gobernador en funciones de San Petersburgo, Alexander Beglov, lograba anoche el 56% de los votos, según las encuestas. Una victoria relativamente cómoda para este aliado de Putin tras ver retirarse hace días a su principal rival, el aspirante comunista.

Según los primeros datos que llegaron del este del país, Rusia Unida perdió un gran número de concejales en las ciudades de Irkutsk y Jabarovsk. Ésta es la primera ciudad del país donde otro partido distinto de Rusia Unida (en este caso los ultranacionalistas del LDPR) tiene en su poder el puesto de gobernador y la mayoría en el parlamento regional y en los consejos municipales: en 2014 los de Putin tenían 33 concejales y la oposición se conformaba con dos, ahora el resultado era al contrario. El comunista Lokot lideraba la elección a la alcaldía de Novosibirsk, logrando su segunda victoria consecutiva pero esta vez no sobre Rusia Unida. En segundo lugar iba el aliado de Navalny Serguei Boyko.

“Estamos al principio de una crisis política”, opina Stanislav Andreychuk, de la ONG rusa Golos, que supervisa las elecciones. “El punto de inflexión llegó “en 2018 después de la reforma de pensiones, los del partido del gobierno bajaron en las encuestas, y ahora no sólo vemos protestas en Moscú sino otras movilizaciones relacionadas con otros temas no políticos como la ecología”. En contra de las previsiones de los más conservadores, el descontento se ha visibilizado en otros lugares alejados de las grandes ciudades. El mandato de Putin caduca constitucionalmente en 2024, pero Andreychuk cree que “no habrá movimientos hasta 2021, con las elecciones legislativas”.

Igual que tras las protestas que sorprendieron a las autoridades rusas en 2011 y 2012, de nuevo impera la sensación de que nadie está seguro. Las casas o despachos de opositores fueron registradas antes y después de cada protesta. Muchos de ellos fueron detenidos en más de una ocasión en las últimas semanas, incluido Navalny. Durante la jornada de ayer la policía detuvo en el centro de Moscú a 16 opositores, incluido el periodista de ‘Novaya Gazeta’ Ilya Azar, según publicó este medio. Entre los detenidos también estaba la integrante de la banda Pussy Riot, Maria Aliojina.

El Mundo de España

 

Te puede interesar
Loading...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »