Inicio > Opinión > Cesáreo Espinal Vásquez: Conspiración

Cesáreo Espinal Vásquez: Conspiración

 

La gran conspiración del gobierno, oposición y de todos los ciudadanos es contra la  Constitución de la República.

Se reclama derechos humanos en todas sus manifestaciones, para nadie habla de deberes humanos, en el fiel cumplimiento de nuestras obligaciones y ello, es precisamente el Derecho Justo en sus fines de bien común, seguridad y justicia que debe estar siempre dentro de los parámetros de la ética y de la ecuanimidad sin hacerles trampas a la ley. El artículo 2 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, define al país en un Estado democrático y social de Derecho y de Justicia,  con  “preeminencia de los derechos humanos, la ética y el pluralismo político”.  Establece, la libertad, el respeto y la divergencia  de corrientes políticas democráticas., las cuales comportan dos factores esenciales: gobierno y oposición, o sea, partidos en el gobierno y partidos divergentes.  En este sentido, en el campo político, tanto a las personas naturales como las organizaciones políticas no se les puede considerar “enemigos”  y traidores a la patria por ser el. pluralismo político, un derecho y un deber consagrado en la Carta Magna. Divergir de las políticas del gobierno, no puede tipificarse como “hechos conspirativos” y “asociación para delinquir”.  La conspiración, en la Teoría General del Delito, tiene dos (2) fases, una el “inter criminis” que es la idea o preparación  del acto,  realizado por  una  o  varias personas para un mismo fin,  no es punible, aunque pudiera ser pecado y la otra fase, es la ejecución del acto por medios idóneos, movilización armada militares y civiles, terrorismo, atacar el asiento del gobierno, apresar y hasta el magnicidio  para el golpe y la caída del gobierno, el Estado no es objeto de golpes, por ser inmutable, salvo que sea un golpe a la monarquía para fundar el Estado Republicano. Pero, el gobierno, la oposición o los ciudadanos, siendo de sumo deber cumplir con las normas constitucionales, de una sociedad democrática en un Estado de Derecho Justo “que consolide la libertad, la independencia, la paz,  el derecho a la vida, al trabajo, a la cultura, la educación, la alimentación, asistencia social y hospitalaria, medicinas y justicia, derechos éstos meramente declarativos y no taxativos y no subyugue el voto libre y el referendo donde reside la soberanía del pueblo y no se cumplieren o se soslayen sus actuaciones y actos de interés nacional, comenzando con el ejemplo que debe dar el gobierno,  es conspiración.

cjev34@gamil.com

 

Te puede interesar
Loading...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »