Inicio > El pizarrón Opinión > César Malavé: Un hasta luego a “bajo la lupa”

César Malavé: Un hasta luego a “bajo la lupa”

 

La libertad de expresión ha sido una conquista de los pueblos civilizados, un derecho del hombre, inviolable como la propia vida. La libertad de expresión, el acceso a la información, el libre juego de las ideas, así como el derecho al trabajo constituyen, en suma, un derecho humano que evoluciona en el mundo moderno y está asociado a la libertad, tanto individual como colectiva. Es por tanto, menester indispensable para garantizar transparencia en la gestión pública y procurar así la perfectibilidad de las democracias, cada vez más expuestas al escrutinio del ciudadano global. Desde el retorno a la democracia, en 1958, los venezolanos  gozamos de una creciente libertad de expresión.

No fue fácil llegar a este punto. No obstante las luchas de nuestros conciudadanos dentro y fuera de sus organizaciones partidistas o de otra índole, lograron consolidar una democracia cuya piedra angular fue la libertad de expresión. Todos pensábamos que los tiempos del oscurantismo y del cercenamiento de la libertad de prensa formaban parte de la historia venezolana. Bastó que la élite de la barbarie que sojuzga a Venezuela se percatara del “peligro” de la prensa libre en sus apetencias hegemónicas, para ponerle cortapisa a este derecho, también desarrollado en nuestra Carta Magna.

Comenzaron con la emblemática RCTV y han llegado con su torniquete hasta los más apartados rincones de la Patria. No hay un solo municipio en el país donde no haya un medio de comunicación vetado por parte de la dictadura. En Nueva Esparta han cerrado emisoras, programas de opinión y minimizado la prensa escrita con la “dieta del papel”. Esta vez le tocó aun espacio abierto a todas las cosmovisiones y corrientes ideológicas, políticas, religiosas, sociales etc. Los miembros de la usurpación no sólo participaban con toda libertad en él, sino que hasta marcaban la pauta de la entrevista muchas veces. Quizás, por ello, los periodistas Deudelis Oviedo y Jonás Jiménez nunca pudieron imaginar este receso obligado de “Bajo la Lupa” en pleno siglo XXI, cuando creían, tal vez, que los regímenes autoritarios desaparecerían de la faz de la tierra por primitivos y anacrónicos.

En comunicado radiado por “Encuentro” 88.7 fm explicaron las razones de esta interrupción forzosa y provocada. Priva, según ellos, el anteponer los interese de la gran familia radial por encima de la de los  comunicadores sociales, moderadores, del espacio vetado por CONATEL. De esta manera, el gobierno, sin importarle absolutamente nada ni nadie, saca del aire un espacio que permitió la solución de muchos problemas, unos domésticos y otros de gran relevancia. Después de 11 años ininterrumpidos, la ventana que le sirvió a tirios y troyanos para decir su verdad, sale de la parrilla radial indefinidamente. La dupla que marcó la pauta por más de una década en la radio neoespartana es víctima de la mordaza barbárica. Fue este dueto, voz firme y segura de los margariteños y cochenses, compañeros de ruta  de varios coterráneos que se vieron forzado a traspasar nuestras fronteras buscando calidad de vida, ausente dentro de ellas. Además, apoyo de quienes acudían, diariamente, a ellos para que se conociera su verdad.

“Bajo la Lupa” no quiso cambiar su formato, una de las condiciones que les fue exigida para seguir “viva”, por contrariar, este cambio, su independencia y su personalidad.  Conscientes de que los gobiernos siempre pasan. Que el tiempo inexorablemente, será el encargado de borrar del mapa a los malos y reconocer a los buenos, han manifestado que  seguirán mirando siempre hacia adelante, sin retroceder ni un milímetro en los objetivos de este oficio maravilloso de mantenernos conectados con la noticia.  “Bajo la Lupa” prefirió irse antes de desnaturalizarse, porque nadie debe resignarse a vivir en un país gobernado por la arbitrariedad, la inmoralidad y el ultraje. Esa es, quizá, la manera más perversa de perder la libertad. Cuando se rompan las cadenas y caigan las mordazas nos volveremos a encontrar bajo esa lupa. Hasta luego Deudelis, hasta luego Jonás.

@cesarmalave53

 

Loading...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »