Inicio > El pizarrón Opinión > Eligio Damas: ¿Debe la ANC disolver la AN?. Los fundamentalistas y Luis Miquilena

Eligio Damas: ¿Debe la ANC disolver la AN?. Los fundamentalistas y Luis Miquilena

 

No sé si le llegó a Guaidó algún runrún, según el cual la ANC, presidida por Diosdado Cabello se propone disolver la Asamblea Nacional, de la cual él es presidente y por lo que se asume como presidente interino de la República, o puso a rodar la especie, instruido por alguien para sacarle partido. Hay que tener alguna mecha o canelita prendida para bailotear alrededor de ella o un motivo concreto para mantener viva la protesta, ya que no les sirve el hambre, la corrupción, especulación, bajos salarios, porque eso sería meterse en camisa de once varas. Lo cierto es que Guaidó denunció que para este lunes, este de hoy, saldría una disposición, no sé a ciencia cierta de dónde, para disolver la AN. Pero uno piensa que disolver ese cuerpo sería como matar a un muerto, pues no es ella la que le causa malestares al gobierno, sino los poderes foráneos, fácticos, grupos económicos, externos e internos que imponen su ley, hasta la operatividad del asunto monetario, sin que aquél tenga los medios para responder con pertinencia y hasta de modo contundente. Sin olvidar la falta de competencia de dirigentes mismos del gobierno para abordar globalmente y con propiedad la coyuntura. La AN como tal, no tiene peso alguno, sino es como el símbolo “de un poder democrático”, y hasta el “único”, del cual hablan y se pegan agentes interesados en desatar un conflicto de grandes proporciones en Venezuela y hasta favorecer una intervención foránea. Una tal Gabriela Cuevas, casi inmediatamente y haciendo gala de poca seriedad, pues se guía por lo que por ahora sólo es un comentario y hasta chisme, pese se exhibe como Presidenta de la Unión Interparlamentaria -¡agárrame ese trompo en la uña!, dirían en Cumaná -, dijo con extrema gravedad    “Cualquier ataque contra la Asamblea Nacional es un ataque a la democracia. Los parlamentos representan al pueblo, su pluralidad, ningún gobierno puede sustituirlo. Como Presidenta #IPU hago un llamado a @NicolasMaduro para que respete el mandato popular y a la Asamblea Nacional”. https://www.aporrea.org/internacionales/n345606.html . Lo que revela la predisposición de ciertas personas y organismos a exacerbar los ánimos y profundizar las contradicciones sin que existan motivos sanos y generosos para eso. Están como unos cazadores furtivos, en la noche, esperando a la descuidada presa que se acerca a la carnada, trampa o laguna a tomar agua para dispararle a mansalva.

Maryclen Stelling, siempre sensata “Comentó que en la convocatoria para la tarde de este lunes en la ANC se podría comenzar a discutir ese adelanto del proceso electoral parlamentario lo que “sería atizar la confrontación política, yo no he oído que se disolverá la AN eso serían especulaciones, yo diría adelantar las elecciones”.

https://www.aporrea.org/ideologia/n345605.html

La socióloga y analista político, que por ser venezolana le duele lo que aquí pudiera ocurrir si se desatan los demonios, señaló como inconveniente se pudiera disolver la AN y por eso dijo aquello. Pues a la ANC nadie puede negarle el derecho a discutir lo que es inherente a sus atribuciones y hablar sobre las posibilidades del adelanto de las elecciones del cuerpo legislativo, tomando en cuenta como dijo la misma Maryclen Stelling, “la suspensión del diálogo es temporal” y, esto lo decimos nosotros, dentro de este pudiera acordarse algo relacionado con “adelanto de elecciones y hasta un referendo consultivo”.

La supuesta disolución de la AN es justo el explosivo que cierto factor opositor fundamentalista pudiera estar buscando y no es tampoco de extrañarse que factores dentro de la ANC y gobierno estuviesen en lo mismo. A aquél casi, dicho así siempre por cubrir los extremos, se le han agotado las armas y los recursos políticos, me refiero no a Trump y la Casa Blanca, sino a Guaidó y quienes giran alrededor suyo. El poder que ha movido al “presidente interino de Venezuela” ya debe estar convencido que el tipo en sí y su gente poco le sirven y se les está venciendo el tiempo. Justamente por eso, Bolton dijo en Lima que “el tiempo del diálogo se acabó. Es momento para la acción”. Preparar un nuevo evento contundente que pudiera facilitar la salida “no acordada de Maduro”, requiere tiempo y la Asamblea Nacional y Guaidó como “presidente” de esta, están llegando a su final. Y para más, el grupo de Lima no dio el respaldo radical que Trump solicita.

Entonces habría que crear ya, ahora mismo, un estado de cosas que, como dice Maryclen Stelling, “agudice la confrontación”, para ver si Maduro cae o lo tumban antes que legalmente se elija una nueva Asamblea Nacional y esta tenga un nuevo presidente. Y bien bueno sería para Guaidó que el gobierno mismo le dé a la oposición los motivos y argumentos, como ese de disolver la AN, sin que haya un previo acuerdo, aunque sea para llamar a elecciones para elegir un nuevo cuerpo.

Lo mejor que le pudiera pasar a Guaidó, algo así como un regalo de navidad adelantado, es que la ANC tome esa medida. Pero pudiera quedarse con los crespos hechos porque no es posible pensar en un asunto tan simple como este prive la insensatez y nos olvidemos de los antecedentes, de por allá por 1998 ó 99, cuando factores fundamentalistas dentro del MVR, azuzaban para que la Asamblea Nacional Constituyente disolviera el viejo congreso. Y esta historia es bueno recrearla porque pudiera servir para aprender y ver como los extremistas, hacedores de revoluciones sin fundamento, siempre germinan, aunque después tomen el camino contrario. Por esto he puesto en el título el nombre de Luis Miquilena.

Fue un secreto a voces que la propuesta de disolver el viejo parlamento una vez electa la ANC de 1999, estuvo promovida por Luis Miquilena. Este comandaba una fuerte tendencia o mejor grupo dentro del MVR y tenía control sobre un importante número de constituyentes. Pero además, mucha de esa izquierda fundamentalista entonces estaba en buenas migas con el viejo dirigente sindical. Uno de los “argumentos” que manejaban quienes se desplazaron desde Caracas a toda Venezuela a discutir aquella iniciativa, era que había sido elaborada por alguien muy cerca al exlíder urredista. Y eso se decía como para “convencer” debíamos asumirla. Por ser siempre terco y poco dado a apoyar nada si no estoy convencido, aunque eso me cueste la cabeza, en las reuniones en las cuales participé enfrenté aquella propuesta que muchos de aquella izquierda, que ahora buena parte está en el gobierno o con el gobierno, apoyaron y lo hicieron, hasta de buena fe, porque eran y siguen siendo en buena medida fundamentalistas. Pero unos cuantos  que también apoyaron aquella opción extremista y dislocante y loca, ahora militan en la oposición y hasta apoyan a Guaidó; porque siguen siendo fundamentalistas.

Entonces, en buena parte de las bases, aquella propuesta que fue derrotada porque se impuso la sensatez, gozaba de mucho respaldo, como pudiera tenerlo ahora la de disolver la ANC. Porque en circunstancias como las que prevalecen en Venezuela, entre mucha gente, los sentimientos suelen sobreponerse a las razones.

Entonces en 1999, como creí y defendí, la idea de disolver el Congreso Nacional, organismo que no tenía peso alguno existiendo la ANC recién electa por un altísimo caudal de votos, era un disparate porque, para volver a Maryclen Stelling, sólo serviría para “excitar las contradicciones”. Por algo, no mucho tiempo después, Luis Miquilena apareció envuelto en un golpe de Estado contra Chávez. Quizás entonces no andaba en eso, pero si en lo de fundamentalista que siempre lo fue, todavía en su etapa de empresario y habiendo acumulado suficiente capital.

Ahora, pese mi posición muy crítica frente al gobierno, tanto que “ya empiezan a revirarme los ojos”, me atrevo a recomendar a quienes éste forman no caer en esa tentación. Porque justamente, estando en el mes de agosto, es lo que más conviene a Guaidó y quizás, no sé, pudiera ser cierto, por eso empezó a denunciar una “medida” que tanto necesita para tomar impulso antes que llegue diciembre. Por algo Bolton dijo que el tiempo del diálogo se había acabado.

¡Ah! Y al final, lo sucedido en Argentina podría ponerle un nuevo ingrediente al cuadro.

 

Te puede interesar

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »