Inicio > El pizarrón Opinión > Gustavo Villamizar: De vacaciones

Gustavo Villamizar: De vacaciones

 

No hay duda que los tiempos cambian y hay cosas que desaparecen. La nostalgia nos señala como han queda atrás  los años de nuestras vacaciones escolares plenas de actividades grupales, colectivas, en la calle, en la cuadra. Nos faltaban días para cumplir las múltiples opciones  de pelotica ‘e goma, “fusilado”, excursiones, de sentarnos en el quicio a leer historietas e intercambiarlas con los amigos, de deleitarnos con las granjerías y exquisiteces preparadas por las mamás para endulzar nuestras horas, de elaborar galletas y pasteles, de confección de las “mascotas” de lona para jugar baseball y el emocionante trajín de elaborar las cometas y papagayos para llenar el cielo de colores y figuras.

En estos días de asueto escolar en crisis  los viajes familiares han disminuido, los ya tradicionales planes o campamentos vacacionales cada día menos asequibles al bolsillo y entonces, surge la inocultable angustia de los padres, sobre manera de cierto sector medio, por no saber “qué hacer con estos muchachos”. Y para completar, una creciente “sensación de inseguridad” exige mantenerlos cerca, vigilados, protegidos, hasta crearles circunstancias que más bien los limita y afecta sus elementos de socialización.

El uso del tiempo libre para niños, adolescentes y jóvenes de hoy es otra cosa. El juguete modifica el juego se ha dicho y nuestro presente está copado por la tecnología electrónica, la TV, lo  audiovisual en general. No obstante la importancia de su conocimiento y manejo, es bueno tener presente que su uso es absolutamente individual, no se requiere del otro, el grupo, para su disfrute, salvo en los juegos basados en la competencia.  El niño o el joven puede pasar largas horas frente a un televisor, una computadora o cualquier adminículo electrónico, sin aburrirse, pero igualmente sin pronunciar una palabra o desviar la mirada de la pantalla. Aún más, un grupo de muchachos puede comparecer en un mismo lugar y cada uno juega algo distinto, sin necesidad de comunicarse.  Muchos son los autores y eventos científicos que han estudiado tales circunstancias, señalándolas entre otras cosas de afectar los procesos naturales de socialización y de ser los mayores responsables de la generación de  seres solitarios, tímidos, huraños, con dificultades para acercarse a los demás y compartir o trabajar en grupo.

El período de vacaciones escolares es un tiempo fundamental para el desarrollo de buenas formas de uso del tiempo libre, sin el agobio de la rutina y la disciplina institucional. Por tanto, en este lapso deben fomentarse las actividades colectivas, grupales, de intercambio fluido, entretenidas, incluso con individuos de diferentes edades,  sin que sean necesariamente vanas o de escaso esfuerzo. Hay que propiciar la convivencia, la vecindad, el arraigo al espacio que se habita y su gente, aprender a disfrutar de la compañía, de la cooperación y también, a superar las desavenencias y conflictos.  Algo que puede ayudar es reencontrarse con espacios de las ciudades que a veces no valoramos y guardan interesantes historias y secretos sobre nuestra manera de ser, plazas propicias para el encuentro y la conversa, tesoros arquitectónicos y patrimoniales, bellezas naturales en sitios cercanos, canchas e instalaciones deportivas, o  simplemente, el barrio asumido desde la convivencia y el compartir. Por supuesto, no hay que olvidar la lectura de buenos libros  al alcance de todos en las bibliotecas públicas.

Justo es destacar el esfuerzo del gobierno nacional  para adelantar planes vacacionales en barriadas y urbanismos, mediante la organización de las comunidades y la ayuda de recreadores debidamente adiestrados, los cuales auspician actividades que acercan a  niños y jóvenes a la cultura y las artes, así como a los juegos y festejos tradicionales,  la música y la gastronomía autóctona. No hay excusa para aburrirse en las vacaciones.

 

Te puede interesar
Loading...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »