Inicio > El pizarrón Opinión > Jesús A. Rondón: Ahorros pulverizados

Jesús A. Rondón: Ahorros pulverizados

 

En la actual realidad del país, la existencia del Sistema Nacional de Cajas de Ahorro está comprometida, de hecho algunas de sus organizaciones han dejado de funcionar y la mayoría lo hacen precariamente.

Las capacidades para operar en un escenario hiperinflacionario son limitadas gracias a legislación vigente, a lo que se le aúna que el proceso de reconversión monetaria implementado el año pasado, pulverizó los ahorros que en ella mantenían las familias trabajadoras y con ello su fortaleza patrimonial.

Las Cajas de Ahorros en Venezuela se constituyen de acuerdo con el artículo 70 de nuestra Constitución en “medios de participación y protagonismo del pueblo en ejercicio de su soberanía” en el ámbito social y económico. Este reconocimiento ha sido gracias a las luchas, que como clase trabajadora hemos impulsado para lograr tener una vida digna.

En la actualidad, se estiman que hay conformadas 1.322 Cajas de Ahorro, Fondos de ahorros y asociaciones similares, que forman parte del Sistema Nacional de Cajas de Ahorros, en ellas estamos asociados más de 8 millones de personas, siendo la mayoría empleados de la administración pública.

El presidente Maduro esporádicamente dice que anunciará alguna iniciativa, pero lo único concreto es la obligación de adquirir lingoticos y petros. Prevalece la ausencia de una política pública para la promoción y fortalecimiento del Sistema Nacional de Cajas de Ahorros.

No se trata de reproducir una relación paternalista con el Estado, sino que el Sistema Nacional de Cajas de Ahorro contribuya a las soluciones a los problemas del país, en un contexto en que agentes extranjeros buscan someter nuestra soberanía a sus intereses; y para ello cuenta con un talento humano con experiencia, una relación directa con sus miembros, una infraestructura física importante y con una organización financiera de avanzada.

Hoy, el Sistema Nacional de Cajas de Ahorro tiene como reto: lograr la participación protagónica de los asociados en la vida organizativa, fortalecimiento y desarrollo de mecanismos auxilio mutuo; concretar iniciativas consorciadas entre Cajas de Ahorro, coadyuvar a la implementación de un plan estatal de promoción, fomento y supervisión de las Cajas de Ahorro, incidir en la modificación del marco legal, y finalmente a favorecer la articulación con redes nacionales e internacionales de la economía social y solidaria.

 

Te puede interesar
Loading...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »