Inicio > Opinión > Enrique Meléndez: ¿Quién gobierna aquí?

Enrique Meléndez: ¿Quién gobierna aquí?

 

Lo que más pesa sobre la realidad venezolana es que el gobierno cada día gana tiempo, en detrimento del patrimonio de la nación a todos los niveles; desde el éxodo de personas, que no pueden seguir viviendo en las actuales condiciones, pasando por el cierre masivo de empresas, hasta la caída de la producción petrolera; que constituye para el día de hoy la única fuente de ingresos de nuestra economía; gana más tiempo por la ayuda de los servicios de inteligencia cubanos y, al parecer, ahora rusos y chinos; a propósito de los intereses que tienen hoy en día sus respectivos Estados en nuestro territorio; sobre todo, en lo que atañe al oro, al coltán y a otros minerales; que han venido saqueando, a partir de concesiones mineras, hechas a espaldas de la República; además de arrasar con nuestros recursos naturales; tomando en cuenta que las minas, donde se explotan estos minerales se encuentran en zonas; como lo constituye el Orinoco y sus afluentes, con una biodiversidad ambiental muy frágil.

Estamos ante un país que comienza a mostrar un cierto grado de apatía y de indiferencia; a propósito de las movilizaciones que es necesario mantener en la calle; quizás, desde el aciago 30 de abril; cuando se abortó una situación que se venía fraguando, en términos de un complot contra el régimen de Nicolás Maduro precisamente, por algunos errores que se cometieron; pero que, al menos sirvió para desenmascarar a personeros como Vladimir Padrino López y Maikel Moreno, y de quienes dijo Mike Pompeo, que se habían comprometido, para apoyar el establecimiento en Venezuela de un gobierno de transición.

Sólo que a última hora resultó que no quisieron responder los teléfonos; quizás a causa de un esfínter flojo, y la propia población se guardó en casa ese día; sorprendida con lo que sucedía en la Plaza Altamira, a pesar de los llamados, que se hicieron, para que saliera a apoyar dicha intentona golpista; que pretendía arrancar desde el aeropuerto de La Carlota, con destino a Miraflores, y en la cual, además de Padrino López y Moreno, también estaban comprometidos otros militares de alto rango, entre ellos, el director del Sebin, Cristopher Figuera, y quien tuvo que desertar; cuando la acción se frustró, y por lo que fue a dar a los EEUU; donde ahora canta, como se dice coloquialmente, mejor que un canario, en lo que atañe a los métodos de represión del régimen de Nicolás Maduro, y de donde derivó, además, el asesinato brutal, que cometieron en la persona del capitán de la marina Rafael Acosta Arévalo. ¿Inmadurez de parte de algunos dirigentes de la oposición, quienes se dejaron descubrir, incautamente? Días después diría este mismo señor que el problema de la oposición es que hay demasiados aspirantes a participar como candidatos en una hipotética elección presidencial, que estaría planteada para el futuro más inmediato. ¿En alusión a Leopoldo López?

El hecho es que esta situación sembró la desesperanza en el alma del venezolano, a quien se le apagó la luz que veía al final del túnel a raíz del 10 de enero cuando salió a la palestra pública Juan Guaidó como el nuevo líder de la oposición, y lo que trajo como consecuencia más desbandada de nuestros connacionales vía otros países en procura de un futuro mejor, en especial, para sus hijos; si es que están en la condición de crianza de su respectiva prole, y esto no sólo por el problema de la nutrición, que requiere cada infante para su desarrollo, y la que cada día se torna más difícil dado el grado de nivel hiperinflacionario en el que se encuentra el costo de la vida.

Lo que habla ya de cifras graves de desnutrición de nuestra población infantil; tomando en cuenta que hay unos padres, que no ganan lo suficiente, como para proporcionarles una alimentación adecuada; sino además por el problema del funcionamiento de la educación en sí; comenzando por la deserción de docentes que, precisamente, han tenido que marcharse del país; luego el pago de la matrícula escolar; que si no hay plata para alimentos, tampoco hay plata para cubrirla; aparte de lo inalcanzable que se han puesto los útiles escolares y, por último, por la precaria operatividad que signa el sistema de escuelas y colegios a nivel nacional; donde falla la electricidad; donde no hay agua; plantas físicas en completo deterioro cada día que pasa; por aquí arranca el fenómeno del éxodo que ahora se ha presentado en nuestra sociedad, y que Diosdado Cabello dice que no se trata sino de “cámara y acción”; que ha orquestado el imperialismo yankee, a manera de guerra mediática, que ha tendido sobre nuestro país: modelo de ejemplo del socialismo del siglo XXI.

El hecho es que al quedar desenmascarados Padrino López y Moreno, también se comprobó que hay serias fisuras en el gobierno o que cada uno de los actores de la más alta investidura tiene su cuota de poder; si tomamos en cuenta que a pesar del estigma, que quedó sobre Padrino López, una vez desenmascarado por Pompeo, fue ratificado en su cargo de ministro de la Defensa, y lo mismo podríamos decir de Moreno; que en otras circunstancias hubiera tenido que hacer lo de la Fiscal General in partibus Luisa Ortega Díaz, y quien hoy en día en el extranjero denuncia con verdadera saña al régimen de Maduro.

Eso significa que el gobierno de Maduro no ha podido ir ni contra uno ni contra otro; mientras se dice que quien gobierna en verdad es Diosdado Cabello; de modo que estamos ante una hidra de gobierno, y con una mampostería de 1,94 de estatura; que quizás mida este señor, y cuya parla se le ha considerado como propia de un mercader de Quinta Crespo (Caracas); aparte de la participación que tiene Raúl Castro en nuestros asuntos domésticos, y por cuya fidelidad Maduro prefiere que los venezolanos nos muramos de hambre; antes que fallarle en los envíos de petróleo a este señor; pues se ha venido a descubrir que se llevan a cabo audacias en el transporte del crudo, en ese sentido.

Lo que más pesa sobre la realidad venezolana es que el gobierno cada día gana tiempo, en detrimento del patrimonio de la nación a todos los niveles; desde el éxodo de personas, que no pueden seguir viviendo en las actuales condiciones, pasando por el cierre masivo de empresas, hasta la caída de la producción petrolera; que constituye para el día de hoy la única fuente de ingresos de nuestra economía; gana más tiempo por la ayuda de los servicios de inteligencia cubanos y, al parecer, ahora rusos y chinos; a propósito de los intereses que tienen hoy en día sus respectivos Estados en nuestro territorio; sobre todo, en lo que atañe al oro, al coltán y a otros minerales; que han venido saqueando, a partir de concesiones mineras, hechas a espaldas de la República; además de arrasar con nuestros recursos naturales; tomando en cuenta que las minas, donde se explotan estos minerales se encuentran en zonas; como lo constituye el Orinoco y sus afluentes, con una biodiversidad ambiental muy frágil.

Estamos ante un país que comienza a mostrar un cierto grado de apatía y de indiferencia; a propósito de las movilizaciones que es necesario mantener en la calle; quizás, desde el aciago 30 de abril; cuando se abortó una situación que se venía fraguando, en términos de un complot contra el régimen de Nicolás Maduro precisamente, por algunos errores que se cometieron; pero que, al menos sirvió para desenmascarar a personeros como Vladimir Padrino López y Maikel Moreno, y de quienes dijo Mike Pompeo, que se habían comprometido, para apoyar el establecimiento en Venezuela de un gobierno de transición.

Sólo que a última hora resultó que no quisieron responder los teléfonos; quizás a causa de un esfínter flojo, y la propia población se guardó en casa ese día; sorprendida con lo que sucedía en la Plaza Altamira, a pesar de los llamados, que se hicieron, para que saliera a apoyar dicha intentona golpista; que pretendía arrancar desde el aeropuerto de La Carlota, con destino a Miraflores, y en la cual, además de Padrino López y Moreno, también estaban comprometidos otros militares de alto rango, entre ellos, el director del Sebin, Cristopher Figuera, y quien tuvo que desertar; cuando la acción se frustró, y por lo que fue a dar a los EEUU; donde ahora canta, como se dice coloquialmente, mejor que un canario, en lo que atañe a los métodos de represión del régimen de Nicolás Maduro, y de donde derivó, además, el asesinato brutal, que cometieron en la persona del capitán de la marina Rafael Acosta Arévalo. ¿Inmadurez de parte de algunos dirigentes de la oposición, quienes se dejaron descubrir, incautamente? Días después diría este mismo señor que el problema de la oposición es que hay demasiados aspirantes a participar como candidatos en una hipotética elección presidencial, que estaría planteada para el futuro más inmediato. ¿En alusión a Leopoldo López?

El hecho es que esta situación sembró la desesperanza en el alma del venezolano, a quien se le apagó la luz que veía al final del túnel a raíz del 10 de enero cuando salió a la palestra pública Juan Guaidó como el nuevo líder de la oposición, y lo que trajo como consecuencia más desbandada de nuestros connacionales vía otros países en procura de un futuro mejor, en especial, para sus hijos; si es que están en la condición de crianza de su respectiva prole, y esto no sólo por el problema de la nutrición, que requiere cada infante para su desarrollo, y la que cada día se torna más difícil dado el grado de nivel hiperinflacionario en el que se encuentra el costo de la vida.

Lo que habla ya de cifras graves de desnutrición de nuestra población infantil; tomando en cuenta que hay unos padres, que no ganan lo suficiente, como para proporcionarles una alimentación adecuada; sino además por el problema del funcionamiento de la educación en sí; comenzando por la deserción de docentes que, precisamente, han tenido que marcharse del país; luego el pago de la matrícula escolar; que si no hay plata para alimentos, tampoco hay plata para cubrirla; aparte de lo inalcanzable que se han puesto los útiles escolares y, por último, por la precaria operatividad que signa el sistema de escuelas y colegios a nivel nacional; donde falla la electricidad; donde no hay agua; plantas físicas en completo deterioro cada día que pasa; por aquí arranca el fenómeno del éxodo que ahora se ha presentado en nuestra sociedad, y que Diosdado Cabello dice que no se trata sino de “cámara y acción”; que ha orquestado el imperialismo yankee, a manera de guerra mediática, que ha tendido sobre nuestro país: modelo de ejemplo del socialismo del siglo XXI.

El hecho es que al quedar desenmascarados Padrino López y Moreno, también se comprobó que hay serias fisuras en el gobierno o que cada uno de los actores de la más alta investidura tiene su cuota de poder; si tomamos en cuenta que a pesar del estigma, que quedó sobre Padrino López, una vez desenmascarado por Pompeo, fue ratificado en su cargo de ministro de la Defensa, y lo mismo podríamos decir de Moreno; que en otras circunstancias hubiera tenido que hacer lo de la Fiscal General in partibus Luisa Ortega Díaz, y quien hoy en día en el extranjero denuncia con verdadera saña al régimen de Maduro.

Eso significa que el gobierno de Maduro no ha podido ir ni contra uno ni contra otro; mientras se dice que quien gobierna en verdad es Diosdado Cabello; de modo que estamos ante una hidra de gobierno, y con una mampostería de 1,94 de estatura; que quizás mida este señor, y cuya parla se le ha considerado como propia de un mercader de Quinta Crespo (Caracas); aparte de la participación que tiene Raúl Castro en nuestros asuntos domésticos, y por cuya fidelidad Maduro prefiere que los venezolanos nos muramos de hambre; antes que fallarle en los envíos de petróleo a este señor; pues se ha venido a descubrir que se llevan a cabo audacias en el transporte del crudo, en ese sentido.

 

Te puede interesar
Loading...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »