Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Francisco Martín Moreno: Semejanzas entre AMLO y Chávez

Francisco Martín Moreno: Semejanzas entre AMLO y Chávez

 

México no es Venezuela y AMLO no es Hugo Chávez, no, sin embargo, las semejanzas están a la vista. Chávez, un connotado populista, se negó a construir un Estado de derecho e hizo de Venezuela un Estado fallido gobernado de acuerdo a sus estados de ánimo. Utilizó un referéndum revocatorio para eternizarse en el poder; prometió todo a todos y traicionó una a una sus promesas; instituyó el culto a la personalidad, entre otras razones, a través de su programa Aló presidente; favoreció los intereses de los militares, atacó a los medios de difusión masiva, dictó discursos autoritarios, descalificó, provocó y destruyó a sus opositores, inventó enemigos para acumular seguidores inoculados con diferentes tipos de miedos injustificados. Chávez recurrió a Simón Bolívar para recordar un pasado glorioso desconocido por la mayoría de sus partidarios.

Chávez expropió activos venezolanos y extranjeros, prometió acabar con la corrupción sin lograrlo y se erigió como defensor de los recursos naturales del país; se presentó como abanderado de los desamparados; encarnó la voluntad del pueblo y le regaló dinero mientras no se desplomara el precio del petróleo; se lucró políticamente con el sufrimiento de los pobres y los enfrentó a los ricos; culpó al neoliberalismo como el causante del desastre; fundó su poder en la movilización popular; violó la ley cuando ésta lo limitaba; mandó “obedeciendo” supuestamente al pueblo como si él fuera un nuevo Bolívar y luchó por el acceso digital gratuito para comunicarse con millones de personas al apretar un botón.

AMLO, electo también democráticamente, intenta desmantelar los organismos autónomos y con ello destruir la democracia para eternizarse en el cargo con el mismo argumento protervo de la revocación del mandato a ejecutarse por medio de consultas ilícitas realizadas a mano alzada con las que podría destituir a cualquier autoridad. Si Chávez llegó a ser el jefe absoluto de Venezuela, AMLO ya es lamentablemente jefe del Estado mexicano, jefe de las Fuerzas Armadas, jefe de su partido, jefe de la coalición que lo llevó al poder, jefe del Poder Legislativo, a través de notables sobornos a la oposición. AMLO también pretende ser jefe del Poder Judicial al tratar de aumentar el número de ministros y nombrar incondicionales en la Suprema Corte de Justicia. ¡Claro que, como él mismo lo dijo, está mandando al diablo las instituciones de la República, la mecánica ideal para la instalación de la dictadura!

AMLO expropió en forma camuflada el nuevo aeropuerto, el NAICM; disparó la corrupción a través de asignaciones directas en lugar de licitaciones establecidas en la ley; insiste en operar en términos suicidas a las empresas públicas quebradas de punta a punta, fuentes de ineficiencia y de putrefacción. AMLO, el supuesto salvador del pueblo, el defensor de los pobres, los duplica por doquier a través de una parálisis económica; regala dinero para adquirir cínicamente clientela electoral, cuando el camino para al bienestar es la creación de empleos productivos; enfrenta a ricos y pobres, culpa al neoliberalismo de todos los males sin definirlo nunca; descalifica arteramente a sus opositores, engaña al pueblo al no encarcelar a la mafia del poder ni construir un Estado de derecho; viola la ley por medio de memoranda ilegales; favorece a los militares; pretende instalar Internet gratuito para comunicarse con millones de personas al apretar también un botón y recurre a figuras históricas como Juárez y Madero para timar a los incautos cuando traiciona el legado histórico de ambos. AMLO también es un espanta inversiones y sus mañaneras son imitaciones del Aló, presidente.

Si México, hoy en día un Estado fallido en buena parte del acontecer nacional, volviera a convertirse en astillas de no darse un violento giro de timón, AMLO jamás aceptará su responsabilidad como acontece con los demagogos. Claro que no culpará al “imperio yanqui” de la catástrofe, sino a los neoliberales, a los conservadores, quienes quiera que sean, a los “pirruris” y a los “fifís”, cuando AMLO y solo AMLO, sería el responsable del nuevo desastre por su patética necedad e ignorancia al tratar de gobernar con recetas sacadas del bote de la basura de las ideas políticas y económicas. ¿A quién le van a creer los desamparados en el futuro?

 

Te puede interesar

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »