Inicio > El pizarrón Opinión > Earle Herrera: Maduro se les alargó

Earle Herrera: Maduro se les alargó

 

Juraban que Maduro saldría rápido. La desgarrada confesión la hizo el representante del autoproclamado ante Almagro, el puntofijista Gustavo Tarre. Con Chávez les pasó igual, cuando agrietaron el asfalto del distribuidor Altamira con el grito de “¡Vete ya!” y los cánticos de “Se va, se va”. Al final, la desazón, el pavimento cuarteado y la autopista íngrima, como la desesperanza.

La cuarta República reencarnó desde la carmonada hasta el cucutazo, en un periplo de casi dos décadas. En la agonía del puntofijismo entregaron la cabeza del chinito de Recadi. Ahora, en las pancadas precoces del “interinato”, muchos están viendo la testa del autoproclamado. Será otro chinito, pero buchón. La derecha borbónica no cambia, no muta, ni siquiera gravita. Si hay que decapitar al “interino”, será.

“Nosotros pensábamos que Maduro iba a salir de Miraflores en un lapso relativamente corto”. Para decir eso y aceptar su yerro, el “embajador” del autoproclamado convocó a los medios. Hace apenas un mes, el 2 de mayo, había proclamado retador: “Ya Maduro tiene un pie fuera de Venezuela y lo que falta es un empujoncito para que ponga el otro”. De la echonería le salió una morisqueta.

Copei colocó autoembajadores ante Almagro (Tarre ) y en Bogotá (Calderón, el del cheque desfondado). Por AD, Ramos Allup puso algunos cadáveres insepultos en Norte y Suramérica. Es el festín de Baltazar, fruto del maridaje incestuoso entre la cuarta República y sus explosivos hijos guarimberos. Si Cúcuta fue Sodoma, la OEA es Gomorra.

Citando al Tigre Eduardo Fernández y a Claudio Fermín, el que responde el teléfono en Miraflores sigue siendo Nicolás Maduro. Usted marca y nunca le dicen del otro lado: “Ajá, sí, soy el autoproclamado o el interino o el encargado”. Nada de eso. Si Nicolás no está, solo se escucha un pito interminable que taladra el alma opositora.

Tarre y pandilla creían que la salida de Maduro estaba a la vuelta de la esquina, no por la fuerza e inteligencia de la oposición, sino porque Pence, Pompeo, Bolton, Abrams y Rubio así se lo vendieron. El engaño fue mutuo. Los de aquí ofrecieron la mitad de la Fanb para el gran golpe. Maduro sigue allí. Y según comentaban unas escuálidas ya maduras, mirándose las uñas en la peluquería del Tolón, “esta vaina va para largo, chama”.

 

Te puede interesar
Loading...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »