Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Pedro R. García: La República y las utopías regresivas

Pedro R. García: La República y las utopías regresivas

 

“La necedad del culto a la actualidad, denunciada por Tolstoi: Una de las principales causas de la mediocridad de la gente de nuestro medio intelectual es que siempre están a la caza de lo actual, siempre quieren conocer o por lo menos tener una noción de lo que se ha escrito recientemente. Y se escriben montañas de libros sobre cada tema. Y hay que darse prisa y leerlos. Y son cerros. Y esta prisa y esta forma de llenarse la cabeza con una actualidad vulgar, confusa, excluye cualquier posibilidad de un conocimiento serio, verdadero, necesario. Y, se podría pensar, qué obvio es el error. Tenemos los resultados del pensamiento de los más grandes pensadores, que durante milenios se han distinguido de millones y millones de personas, y estos resultados del pensamiento de estos grandes hombres han pasado por la criba y el tamiz del tiempo. Se ha desechado todo lo mediocre, únicamente ha quedado lo que es original, profundo, necesario. Han quedado los Vedas, Zoroastro, Buda, Lao-Tsé, Confucio, Meng-tse, Cristo, Mahoma, Sócrates, Aristóteles, Platón, Marco Aurelio, Epicteto, y los nuevos: Rousseau, Pascal, Kant, Schopenhauer y muchos otros. Y la gente que persigue la actualidad no conoce nada de eso, y se atiborra la cabeza con salvado y con residuos que pasarán por la criba y de los que no quedará nada”.  (23/10/1909).

Una acotación necesaria…

Ahora en un esfuerzo de reagrupamiento después del 30, de abril parapetados y apoyados en una especie de extensión o frontispicio en que han convertido a la AN, que les permite sus emboscadas rutinarias.  Ejemplo todos sabemos a lo largo y ancho de el país que la escogencia de  una larga lista de Embajadores y una especie de procónsules aprobados allí, para representarnos ante Estados de una importancia cardinal en nuestro intento de reencauzar el país, en una pronta recuperación de su grave postración, así como la confección de las listas a candidatos para ocupar cargos públicos, ejemplo Citgo, PDVSA, solo para citar algunos otras designaciones que se han efectuado, sin someterlos al escrutinio que a viva voz exigen los venezolanos, obviando inclusive grupos de parlamentarios, que seguramente tendrían algún criterio que aportar, ni pensar en la remota posibilidad de consentir que algún grupo o individualidad con historia ciudadana importante podría estar representándonos, ejemplo en el diseño de políticas de importancia, que deben responder a procesos de amplias discusiones, allí  menos, casi siempre estos procedimientos son manejados directamente por las instancias jerárquicas superiores. Donde la participación de un numero significativo de ellos se ve diluida. De esta forma la posibilidad de mostrar inconformidad con las decisiones allí tomadas, así sea en aspectos puntuales, esta reservada a los principales “lideres”, quienes actúan en una especie de “Sanedrín”. Empeñarse en sostener una idea o propuesta desde algún lugar distinto a esa “dirección superior”, en la mayoría de los casos, significa un suicidio político para quien lo intente, ya que es acusado de desestabilizar la gestión del Presidente encargado Juan Guaidó, de ser colaboracionista, demás. Esto ha estimulado una “parálisis creativa” dentro de las comisiones de la misma, que impide pensar a la  política con “M” mayúscula. Por ello, la ausencia cada vez más marcada de apoyo a las propuestas y alternativas del famoso plan el país. Tales epifenómenos han determinado que, como la lealtad, o (sumisión) parece ser el principal, el mayor valor aceptado, es el baremo  para cualificar el currículo de quienes hacen carrera cerca de ellos, el tipo de relaciones que se han establecido entre los militantes y los organismos de dirección de estos grupos entre los que se duchan algunos partidos (Léase jefes o jefe), que ejercen y conciertan la generalidad en los mismos, está mediado por una lógica al poder donde la dinámica del ascenso consiste en ejecutar las acciones que se le delegan desde su altozano, no disentir de las mismas y contribuir a que la tendencia personalista a la que se pertenece dentro de la organización se fortalezca, para así tener opción de acceder a funciones de ascenso. Comportamiento  que resintió la yamada “democracia representativa”, pero ampliada grotescamente en esta caricatura de revolución el Estado rentista y el accionar de los no tan noveles partidos políticos populistas, han articulado un gigantesco y complejo aparato de mecanismos utilitarios, orientados a la aprobación de ayudas y a garantizar la lealtad política de los beneficiados. De esta forma, juran que el clientelismo unificaría la militancia, con los privilegios, el voto con dación de prebendas, la política con la promesa, vaciando así a lo político de contenidos ideológicos y programáticos para transformarlo en una mezquina relación apoyo-beneficio, olvidando una máxima fundamental, los pueblos no votan por agradecimiento sino por esperanzas. En el contexto de la crisis que atraviesa el sistema político venezolano, se ha conformado un gigantesco vacío en el orden de la producción y el intercambio simbólico. EL conflicto ha yevado a la sociedad venezolana a vivir dentro de lo que psicosocialmente se denomina “síndrome de la desesperanza aprendida”. Es así como desde el punto de vista sociocultural y sociopolítico, nuestra sociedad aparece como desgastada, sin grupos sociales (a excepción de los estudiantes), que produzcan significados que encuentren resonancia en el colectivo. Los símbolos en lisa ya no hablan para el venezolano común, ya no lo expresan. Mientras este aquelarre en que se ha convertido el régimen, exacerbó el clientelismo y el robo a límites intolerables, el país está quebrado y sumergido en una profunda crisis moral.

Las utopías regresivas pueden ser peores…

Las variadas, torpes y contingentes iniciativas acometidas por algunos grupos políticos, asociados ahora corporativamente en la (AN) que se han declarado como guías de todos los sectores al que nos referimos como ciudadanos, pero con recelo el grueso de los venezolanos advertimos que muchos de los tales mentores son reciclados personajes de las incontables residuales agrupaciones que tratando de adornarse con vistosos camuflajes, más allá de sus “enérgicos intentos”, no son sino el residual del rentismo petrolero y de los viejos partidos también en trance de evaporación, que haciendo cabriolas que dejarían estupefactos a los dueños del Cirque du Soleil, han intentado todo tipo de encantamientos frente al régimen neo-autoritario cleptocrático y represivo que regenta al país, además fracasados casi todos ellos, (11 de abril, 2002, no tuvieron el coraje de explicarle al país que puso el hombro se agruparon en la mas grande concentración de un grupo humano solicitando la salida del régimen y fueron a Miraflores con varias agendas, y para vergüenza de todos escenificaron una especie de acto rocambolesco todo el día con el protoganismo de personas sin ninguna vinculación de algún grupo o factor, para al final de la tarde salir corriendo de Palacio, mientras en algunos restaurantes de caracas, sacaban cuentas con las triangulaciones que harían en tal o cual despacho, cuando fueran sus acreditados, insistieron en el paro petrolero, sacrificando a toda nuestra cantera de técnicos petroleros, se acordó convocan un referéndum, hicieron una de las costosas y ruidosa campaña que se conozca en el mundo pero sin música en el alma, recogieron 27 millones de firmas y en los resultado obtuvimos 2.000.440 enunciaron fraude consignaros todo unos voluminosos cartapacios pero cero pruebas de los elementos que decían contener, en el despropósito de violentar la constitución y reelegirse de Chávez, nueva derrota del gobierno, pero ese omnipresente G-2 con el que sueñas y le asignas prodigios, le vendieron una nueva propuestas pero esta vez reelección hasta el conserje y los aprendices de demócratas que actúan en los municipio urbanos como Príncipes Neo-medievales viendo prorrogadas sus responsabilidades ciudadanas, la recogieron sin chistar, igual cabe destacar que los sectores conservadores que se habían acordado con Chávez a través del mono de la baraja zuliana Esteban Pineda (Panorama. Seguros Catatumbo) que QEPD,  y como alquimista Luis Miquilena, Don Luis QEPD, que permitió a NT, seguir gobernando a quienes ya venían haciendo y así la pareja Rosales mantuvo la dirección del Edo durante 25 años, nos preguntaríamos donde esta la fuerza acumulada  en esa región para la batalla por dar, y así en una especie de cómodo escapismo se han auto-absuelto por todos su errores y omisiones, y con impúdica ingravidez ética, atacan y condenan con asombrosa superficialidad cualquier acción ajena. A estos ensayos hay que quebrarle la espina dorsal, su visión política torcida, predominantemente sostenida en estereotipos conductuales que inducen a la irresponsabilidad, persiste en ellos el voluntarismo de cuello corto, de repetir viejas practicas de grupalismo y frivolidad, sin contenido ético ni programático, con insubstanciales tanteos de conceptualización preñados de temáticas marchitas, que han contribuido a forjar y mantener la base social de régimen, con todo y el saldo de fracasos e infamias en todos los ámbitos de las políticas públicas, en los ya 20 años de despropósitos (ejemplo el PSUV, en todas las encuestas y las hay para todos los gustos, y aunque la mayoría son a la carta en ese ítem coinciden, supera con larguedad a las 4 primeras y que fuerzas democráticas). En el hoy, el trance agónico de la “revolución populista”, puesta en evidencia sus límites y contradicciones, no justifica una vuelta atrás a un agotado pacto de las élites, que nos yevó a la severa crisis de representación. Tampoco debe significar prolongar la permanencia del Estado Petro-dirigista-pretoriano, tentacular y omnipresente con sus nefastas secuelas de ineficiencia, despilfarro, sobrecarga burocrática, cleptocracia y represión extrema, así como su papel de sumisión, convirtiéndonos en una provincia de la estructura de régimen de la Antilla Mayor. “Escarabajos no desovan girasoles”, solo me queda decir que percibo que el tumulto de voces hastiadas y descontentas del grueso de país les está pasando por encima a los Mamut de la política, que solo pastan en el electoralismo, que provoca fatiga, no creo que puedan superar su obesidad programática, ética y sus bostezos ideológicos. Venezuela ha retrocedido hasta el nivel de ingreso por debajo al que tenia en el periodo inmediatamente anterior a 1960, ese proceso yeva al menos 30 años tratando de reencontrar el rumbo de el desarrollo perdido, lo que comenzó como una crisis económica en 1979, fue derivada por la acumulación del deterioro del ingreso en un caos social, que ha escalado en un conflicto político de estabilidad y gobernabilidad, de una gravedad tal que, algunos teóricos lo asocian con la anarquía. Vivimos las precondiciones que los especialistas le asignan a cualquier sociedad en crisis susceptible de un estallido violento, por eso resulta inconsciente la predica minimalista de algunos sectores de la “oposición descolorida” coreando simplicidades y apuestan por la posibilidad del adelanto de unas elecciones pautadas que nos saque del trance, otros minimalistamente, gritan a voz de cuello que se vayan “Ya”, otros aspiran aunque sea Embajador y medio, y sigue el desconcierto, algunos yaman a resistencia civil y a la confrontación pero sin mostrar con claridad una ruta.

Redefinición del Estado…

La redefinición del Estado providencial y por lo tanto en una primera etapa, debe haber una vuelta al Keynesianismo, transformado o “Neokeynisianismo” que pasa en Venezuela por una estrategia de acumulación que estimule la demanda efectiva y propenda a la creación acelerada de empleo productivo y competitivo; fortalecimiento de las instituciones y de la responsabilidad social del Estado. Un Estado fuerte no significa un Estado autoritario, ni interventor, sino con responsabilidades bien delimitadas, con reglas claras uso obligatorio de tecnologías para la trasparencia y una consensuada cooperación entre el sociedad y el Estado, única y real salida al flagelo de la pobreza y el casi nulo desarrollo en el complejo escenario de la globalización de todos los procesos sociales, políticos, económicos y culturales a partir de los nuevos paradigmas científicos y tecnológicos que Venezuela y los países Latinoamericanos afrontamos por sus características estructurales en condiciones desventajosas.  Hay que estar dispuestos frente al  imperativo capitulo Venezuela a repensar lo político. Lo que establece una rehabilitación de la misma a los ojos ciudadanos; y ello resulta confrontado con el acelerado proceso de infantilización, estancamiento y cretinización de los ciudadanos consumada por los entramados mediáticos y por una contracultura en la cual prima el discurso de la (ex-MUD + el exánime Frente Amplio)  superficial y fachendoso, que han nublado la recta visión de los venezolanos. En la oposición “falta valor” para adoptar decisiones atrevidas, y con excepción de la sin tregua e incansable acción de María Corina Machado Parisca, les falta liderazgo, una jefatura concreta, destacado y recio que no está en ningún caso en los aparatos administrativos anónimos de las organizaciones que ellos creen que tienen vertebración orgánica, como señalo: Carpentier “cadáveres que se pasean en un simulacro de vida”

La República…

Lo que algunos teóricos han denominado la tercera escuela de pensamiento, al explicar el desempeño de las instituciones democráticas, enfatizan los factores socio-culturales. En la República, Platón argumenta que los gobiernos varían de las disposiciones del conjunto de los ciudadanos. Un poco más reciente, los científicos sociales se han ocupado de la cultura política en sus explicaciones de las variaciones de los sistemas políticos a nivel mundial. El clásico moderno de esta aproximación es el estudio de la cultura cívica, de Almond y Verba que trata de explicar las diferencias en gobierno democrático de los Estados Unidos, Gran Bretaña, Italia, México, y Alemania, a través del examen de las actitudes políticas y las orientaciones agrupadas bajo la rúbrica de “cultura cívica”. Probablemente el ejemplo más celebre de la tradición sociocultural del análisis político sigue siendo la Democracia en América, de Alexis de Tocqueville. Quien resalta la conexión entre los más de una sociedad y sus practicas políticas. Las asociaciones cívicas, nos señala: por ejemplo refuerzan los “hábitos del corazón”, esenciales para las instituciones democráticas estables y efectivas. Estos presupuestos junto a otros aquí destacados, deben jugar un rol central en el necesario análisis que debe promoverse en el debate de participación orgánica ciudadana en el contexto actual. Estimados: Presidente Nicolás Maduro Moros, Capitán Diosdado Cabello Rondón, Presidente de la Asamblea Nacional, Diputado Juan Gerardo Antonio Guaidó Márquez​​, y Ciudadano Economista y Coordinador Nacional del partido Voluntad Popular Leopoldo Eduardo López Mendoza.

“Cuando son dos los que cabalgan un alazán, uno de ellos tiene que ir detrás.”

Cae la tarde, sopla una grata brisa sobre la ciudad en penumbras, dejó de yover, algunos humildes otros menos humildes y los más muy jóvenes mañana no nos acompañaran… 

pedrorafelgarciamolina@yahoo.com

 

Te puede interesar

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »