Inicio > El pizarrón Opinión > Froilán Barrios: Venezolanos, ta´ barato dame dos

Froilán Barrios: Venezolanos, ta´ barato dame dos

 

El expediente de la dictadura se amplía cada día que permanece en el poder, casi un millar de presos políticos, torturados, humillados, las cifras patibularias de una economía en ruinas que sólo sirve de datos de lo que no  debe repetir ningún gobierno sensato en el mundo, así también los académicos de las más prestigiosas universidades citan lo que ocurre en Venezuela como  el ejemplo de lo que se debe evitar, de  arruinar la riqueza nacional y luego pasar de un estadio de prosperidad a la hambruna general, propiciada por un estado fallido de indiferencia brutal ante la muerte de mengua de infantes, adultos mayores a partir de la destrucción del sistema de salud, en medio de un sin fin de calamidades que ya no asombran, sino que se traducen en costumbre cotidiana, ante la alarma y consternación de la comunidad internacional.

Ese escenario dantesco que se sufre en nuestra geografía, se agrava por un crimen por el que deberá ser juzgado igualmente el régimen chavomadurista, y es el de haber propiciado la diáspora  de más de  4.5 millones de venezolanos por el mundo entero, determinando la estampida descomunal más pronunciada del siglo XXI reconocida a nivel global, incluso superior a la de Siria, a la de los Rogynyas en Myanmar, las de países centroamericanos a Norteamérica, con situaciones dramáticas que por ser recientes no permiten todavía dimensionar la tragedia de cientos de miles de familias destruidas, del fallecimiento de centenas de venezolanos en las carreteras y páramos del continente, en cuyos países se ha desatado una xenofobia contra seres humanos de un país que acogió sin restricciones en su etapa de progreso del siglo XX, a nacionalidades de las regiones más apartadas del planeta, víctimas de guerras civiles, mundiales o de hambrunas.

Esta tragedia ha convertido a una gran mayoría de los venezolanos de la diáspora en seres vulnerables, a expensas de apetitos inhumanos de todo tipo, de lo cual se han aprovechado para precarizar el trabajo, al extremo de la humillación y al desparpajo del desprecio xenófobo, solo superado por lo sufrido por el pueblo judío en el Holocausto. Las imágenes de nuestros ciudadanos en los corredores fronterizos de Cúcuta en Colombia, Tumbes entre Ecuador y Perú,  Arica en Chile, o en la frontera de Brasil en Santa Elena de Uairen, tocan el fondo del alma nacional, de un pueblo que no necesitó jamás emigrar, por el contrario se jactaba de orgullo de vivir en esta tierra de gracia.

Vivimos horas amargas como aquella España de fin de siglo XIX, despojada de sus riquezas y dominios, lo que a la hora del té le ha determinado a nuestras generaciones del siglo XXI un éxodo para huir de la miseria, determinado por un salario de 10 dólares mensuales, 0.3 centavos al día, entre tanto en Paraguay el salario de un trabajador doméstico es de 2.500.000 guaraníes equivalente a 370 dólares mensuales. Cuando vemos a odontólogos, economistas, bioanalistas, periodistas, educadores, médicos, etc. trabajando en cualquier oficio diferente a su profesión, representa la dignidad de una juventud dispuesta a no dejar morir de hambre a sus familias residentes aún en el territorio nacional, sacrificando su carrera a cambio del aliento de vida de sus congéneres.

Esta minusvalía ha sido aprovechada y abusada por el mercado, al remunerar con salarios por debajo de los niveles mínimos de cada país, las cifras que arrojan estudios recientes realizados en Colombia, Perú, Ecuador indican que los venezolanos devengan entre un 30% y un 50% por debajo de de los mínimos nacionales. Incluso en América del Norte y Europa donde la mayoría de la diáspora venezolana no ha podido legalizar su residencia, es manipulada a placer del empleador, que conociendo la formación profesional de muchos de ellos y la calidad de su trabajo, la reconocen sólo a niveles de mercado negro, sin protección social, condicionados a la precarización del trabajo.

Si bien es cierto se identifican casos de reconocimiento laboral a la diáspora criolla como los publicitados en Chile, Perú, Colombia, EEUU, entre otros,  éstos representan una minoría, ante cifras que apuntan para finales de 2019 a superar los cinco millones de venezolanos en el extranjero, si no se identifica un desenlace a la crisis venezolana, que ya resulta insoportable para los países de la región, producto de un régimen capaz de conllevar a nuestro país, a la peor condición económica de la historia universal. Por tanto pedirle a los venezolanos que regresen a reintegrarse a la reconstrucción nacional, pasa primero por definir e identificar cual es la sociedad del trabajo que se promoverá en el nuevo país.

 

Te puede interesar

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »