Inicio > El pizarrón Opinión > Gloria Cuenca: Sobre Chernóbyl (II)

Gloria Cuenca: Sobre Chernóbyl (II)

 

Contradictorios lectores, recibo muchos e interesantes comentarios sobre la cuestión de Chernóbyl.  Me equivoqué al decirles que la serie era de Netflix,  es de HBO.  Disculpen. Insisto  en el tema, por cuanto, este mes de junio,  se Celebra el Día del Periodista. Hay mucha tela que cortar en torno al nefasto acontecimiento ocurrido hace más de 30 años. Al ver la serie, se pueden dar cuenta, de una cita final, del entonces Primer Ministro de la URSS, Mijaíl Gorvachov.  Expresó, que atribuía el fracaso de la revolución bolchevique, entre muchas otras causas, a ese silencio informativo, y especialmente,  a lo que ocurrió en la Planta Nuclear. Lo que he venido planteando, y   sorprende, no  hay un  debate entre los interesados e implicados, (quienes todavía creen en el comunismo) ¿debe y puede la propaganda,  -protectora del régimen-, estar por encima de la información? Nótese que no escribo información noticiosa,  la de los periodistas, sino información. Definida, como he expresado por el ingeniero y matemático Claude Shannon: “Conjunto de datos reductores de incertidumbre”. Que pueden o no ser noticiosas. Resulta fundamental en torno a los Derechos Humanos y a  trabajos que, los científicos realizan sobre determinados aspectos. La energía nuclear, los referidos a la bioética; el genoma humano; los cambios genéticos en animales y plantas, entre otras investigaciones que, el  humano, extraordinario decidió investigar, conocer, modificar, con  intención de dominio.  Tenemos  cuestiones y procesos que  permiten pensar diferente a los venezolanos. No le gusta que digamos esto, por cuanto nos ven,  prepotentes. Me  refiero a las  investigaciones y cambios en la naturaleza. Tenemos razones, para manejar esto de manera distinta. Muchas veces a lo largo de nuestras vidas,  repetimos lo dicho por nuestro Libertador Simón Bolívar: “Si, la naturaleza  se opone, lucharemos contra ella y haremos que nos obedezca” Fue  durante el terremoto de 1812. Hoy, después de 200 años de dicha esa frase, sabemos que no es así. La ecología, ciencia maravillosa y surgida en el siglo XX, nos obliga a escuchar la naturaleza, a convivir con ella, a  pactos por la vida. Por eso la información se transformó en un Derecho Humano, desde 1948, en la Declaración Universal, artículo 19. ¡Hay sabiduría en esas decisiones! No olvidarlo, por favor.

Te puede interesar
Loading...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »