Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Jaime García: Santa Ana de Coro; Otro viernes menguado

Jaime García: Santa Ana de Coro; Otro viernes menguado

 

Inexorablemente, cada día que pasa la desesperanza y el sufrimiento inunda y se desborda por las veredas, calles y caminos de nuestra ciudad, pionera en bandera y misa.

Otrora, un viernes coriano era un fin de semana chiquito, la motivación e inspiración de nuestros parroquianos era contagiosa. Las fuerzas vivas de la ciudad, abarrotaban los comercios escogiendo los mejores productos alimenticios. Los comercios y farmacias competían con ofertas y descuentos para captar el dinero de la masa trabajadora de Coro. La cotidiana cervecita bien fría era el estimulante anti estrés. Se nos salen las lágrimas en recordar  hasta hace pocos años lo tranquila y serena que transcurría nuestras vidas. Hasta los atardeceres eran hermosos y poéticos.

Hoy día, nadie quiere los viernes en Santa Ana de Coro. No hay comida, no hay medicinas, las instituciones no tienen elementos de ofimática para funcionar, no hay dinero efectivo en las entidades bancarias, apagones intempestivos e inoportunos, las telecomunicaciones por el suelo, no aparece la gasolina ni el aceite automotriz, hogares fragmentados por éxodo masivo ya conocido, inhumana carencia de agua potable, etc.

Cuando llega el viernes, la poca masa trabajadora existente, se les pone la cara como un gato bebiendo suero. El dinero devengado no alcanza ni para subsistir.

Ah mundo los jubilados y pensionados del IVSS; estos hermanos compatriotas si es verdad que están feos para la foto. La “pensioncita”  no les alcanza ni para comprar jabón para bañarse y lavarse los sobacos, mucho menos para comprar medicamentos para sus enfermedades seniles.

La insensibilidad cívico-militar no tiene límite. Nadie responde por esta problemática. Nadie se hace responsable de este cambio cultural forzado. Nadie se compromete a dar fecha de solución. Los corianos vivimos una cruda y terrible realidad sin eco en el tiempo.

Anhelantes y esperanzados por un cambio inminente. En eso está el ingeniero. Juan Gerardo Guaidó y su equipo. Seguro estamos que nuestros próximos viernes serán bonitos, bohemios y familiares donde la recreación y el amor fraternal sea el adorno de nuestras casas.

 

Te puede interesar

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »