Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Francisco Martín Moreno: Yo acuso a López Obrador y a Carlos Urzúa

Francisco Martín Moreno: Yo acuso a López Obrador y a Carlos Urzúa

 

El 5 de junio pasado, tanto Moody’s Investors Service, como Fitch Ratings, dos importantes agencias de calificación de riesgos que realizan investigaciones financieras internacionales y practican análisis de las entidades comerciales y gubernamentales, asestaron tremendos golpes a la deuda mexicana. La primera, por su parte, ajustó la perspectiva económica de estable a negativa, en tanto Fitch bajó la calificación al prever un mayor riesgo para las finanzas públicas mexicanas de acuerdo al debilitamiento financiero de Pemex, la única compañía petrolera del mundo que se encuentra quebrada de punta a punta, además de la incertidumbre en relación a las políticas domésticas y a las amenazas comerciales. Si México perdiera el grado de inversión, momento catastrófico que no se anticipa como una decisión inminente, se produciría una pavorosa fuga de capitales golondrinos valuada en decenas de miles de millones de dólares ya que, de acuerdo a sus estatutos, los fondos internacionales no pueden mantener inversiones en países en donde sus bonos colocados en los mercados sean considerados “basura”.

Y por si lo anterior no fuera suficiente, existe la posibilidad que el próximo lunes el presidente Trump imponga un incremento arancelario del 5% a las importaciones globales mexicanas debido a que según él, el Gobierno de AMLO no ha tomado las medidas radicales para contener la migración ilegal proveniente fundamentalmente de Centroamérica, aun cuando lo anterior implique darle un balazo en el pie a millones de consumidores norteamericanos que tal vez podrían castigar en las urnas al Jefe de la Casa Blanca en el 2020 y enfrentarse a su propio partido en el Congreso de Estados Unidos.

Si México llegara a perder el grado de inversión de acuerdo a los criterios de las agencias de calificación de riesgos y se fugaran miles de millones de dólares de México y se produjera una espantosa devaluación del peso mexicano y se detonara una nueva e incontenible espiral inflacionaria y se perdieran empleos y se empobreciera a una nación con un 50% de compatriotas sepultados en la pobreza, entre otros daños colaterales no menos importantes, los únicos culpables serían el presidente López Obrador y Carlos Urzúa, secretario de Hacienda, obviamente corresponsable de las decisiones equivocadas que de nueva cuenta están conduciendo a México a un profundo despeñadero que demuestra nuestra incapacidad de aprender de la historia y nuestra escasa visión para copiar lo que funciona con gran eficiencia en otros países.

AMLO empezó con el proceso de destrucción de la economía al cancelar la construcción del aeropuerto internacional de la Ciudad de México que hubiera representado el 1,5% del PIB, y haber enterrado 15.000 millones de dólares en un país con carencias inadmisibles. Por si fuera poco, canceló el Consejo de Promoción Turística que coadyuvó en los últimos seis años a la captación de 192.000 millones de dólares; canceló las rondas petroleras que implicaban inversiones por más de 200.000 millones de dólares por más que ahora pretendan cambiar dicha política; canceló contratos para producir energía de origen eólico que representaban 20.000 millones de dólares; creó incertidumbre en los inversionistas extranjeros, regaló dinero a manos llenas en lugar de crear empleos por medio de un voluminoso gasto público en infraestructura aliado con la iniciativa privada doméstica; desperdiciará recursos públicos en la construcción de una refinería, en lugar de financiar a un Pemex agónico o de alquilar alguna en Texas, o de evitar la inversión en un Tren Maya sin proyectos ejecutivos de viabilidad, que sangrará aún más las mermadas finanzas públicas.

El secretario Urzúa también será corresponsable del desastre. Pasará a la historia como uno de los causantes de otra devastación social. Todavía se puede dar un golpe de timón, rescatar el aeropuerto, cancelar obras suicidas, reparar los daños causados, volver a instalar lo que funciona, reconstruir la confianza en México, escapar de la recesión que viene por el desplome del crecimiento económico.

México está a tiempo de girar y de evitar la ruta de colisión a la que estamos proyectados dentro de una inercia suicida. Yo acuso a AMLO de la próxima ruina de México si perdemos el grado de inversión de acuerdo a las calificadoras. Él será el principal responsable de una nueva devastación de consecuencias imprevisibles al haberle robado la esperanza a los mexicanos.

 

Te puede interesar

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »