Inicio > Política > El empresario Raúl Gorrín participó en el fracasado plan del pasado 30A

El empresario Raúl Gorrín participó en el fracasado plan del pasado 30A

 

El medio estadounidense Wall Street Journal detalló la participación del empresario venezolano dueño del canal Globovisión, Raúl Gorrín, en el plan del pasado 30 de abril liderado por el presidente de la AN, Juan Guaidó, que buscaba el derrocamiento de Nicolás Maduro.

Wall Street Journal

Para tentar a los altos funcionarios venezolanos a que desconocieran a su presidente, los líderes de la oposición recientemente recurrieron a un rico empresario venezolano, buscado en La Florida, EEUU, por supuestamente lavar miles de millones de dólares para las principales figuras del régimen.

Raúl Gorrín, quien amasó una fortuna mientras forjaba alianzas con figuras del gobierno del presidente Nicolás Maduro, jugó un papel central en un plan desafortunado a fines de abril para inducir al ministro de Defensa, al presidente del Tribunal Supremo y al jefe de Contrainteligencia Militar a que presionaran la salida de Maduro, según personas familiarizadas con el asunto.

Gorrín, cuyo papel en el plan no se ha informado anteriormente, tuvo un tono sencillo cuando se reunió con las figuras del régimen: a cambio de ayudar a los líderes de la oposición a destituir a Maduro, los funcionarios de Estados Unidos, levantarían a estas personas las sanciones que se les impusieron por presunta corrupción y abusos de derechos. Entonces podrían viajar libremente y acceder a su dinero.

El plan requería que el Tribunal Supremo emitiera un decreto reconociendo el poder del presidente de la Asamblea Nacional controlada por la oposición y a su líder respaldado por los Estados Unidos, Juan Guaidó. Simultáneamente, el tribunal le otorgaría la autoridad legal militar para actuar contra Maduro.

Sin embargo, el esfuerzo fracasó el 30 de abril en un confuso levantamiento marcado por los enfrentamientos callejeros y la muerte de cinco personas. Como consecuencia, Maduro presentó cargos de rebelión contra varios legisladores aliados con Guaidó y arrestó al vicepresidente del Congreso. Debilitada, la oposición acordó iniciar conversaciones con el régimen en Noruega esta semana, aunque muchos líderes de la oposición acusan a Maduro de utilizar negociaciones previas para ganar tiempo.

A pesar del fracaso de la trama, los funcionarios de Estados Unidos y los líderes de la oposición dicen que las sanciones estadounidenses a más de 100 funcionarios venezolanos han tenido éxito en tentar a los miembros del régimen para que se involucren con la oposición, una ventaja que quieren seguir usando. Las sanciones impiden a los funcionarios recuperar dinero de los bancos de los Estados Unidos o usar propiedades en Florida, Nueva York y otros lugares.

“Hemos estado enviando mensajes públicos a la gente en el régimen y repetidamente que estamos absolutamente dispuestos a eliminar las sanciones a cualquier persona que ayude a restaurar la democracia en Venezuela”, dijo Elliott Abrams, enviado especial de Estados Unidos para Venezuela. Funcionarios de alto rango de los Estados Unidos se negaron a comentar sobre el papel de Gorrín al tratar de alistar a los funcionarios del régimen para enfrentar a Maduro.

Una figura de la oposición informada sobre las conversaciones dijo que las sanciones habían obligado a los funcionarios a cuestionar el costo de su lealtad. “Han inquietado a los funcionarios en el gobierno de Maduro, y también crearon pánico para las familias que fueron sancionadas”, dijo la persona.

El gobierno de Maduro se negó a responder a las llamadas en busca de comentarios.

Los miembros de la oposición que orquestaron el plan de abril vieron en Gorrín un valioso aliado debido a sus estrechos vínculos con el Presidente del Tribunal Supremo, Maikel Moreno; El ministro de Defensa, Vladimir Padrino; y el general Iván Hernández, jefe de contrainteligencia militar.

Los señores Moreno, Padrino y Hernández no devolvieron los mensajes en busca de comentarios. Poco después del intento de desconocer a Maduro, Moreno y Padrino rechazaron públicamente el plan.

El papel de Gorrín en la trama fue motivado por su deseo de limpiar su imagen ante la justicia de los Estados Unidos, dijeron personas que lo conocen.

Una acusación no sellada en Miami en noviembre lo acusó de lavado de dinero y soborno. Se le acusa en casos separados de conspiración para mover $ 2 mil millones de fondos estatales venezolanos malversados, durante más de una década a partir de 2008, a través de cuentas bancarias en Panamá, Suiza y las autoridades federales de los Estados Unidos le confiscaron 24 de sus propiedades, incluida una propiedad frente al mar en el sur de la Florida y apartamentos en el lado este de Manhattan.

Luego, en enero, el Tesoro de los Estados Unidos lo incluyó en una lista negra por presuntamente liderar una red de corrupción que sobornó a funcionarios venezolanos para dirigir estafas monetarias cambiarias que generaron 2.400 millones de dólares. Para entonces, él estaba de regreso en Caracas, después de haber huido luego de que los Estados Unidos emitiera una orden de arresto, dijo el Departamento de Justicia.

“Todos estos tipos quieren mover su dinero”, dijo una persona familiarizada con el plan establecido para desconocer a Maduro. “La motivación de Gorrín es la motivación de todos ellos. ¿De qué sirve tener todo ese dinero si estás atrapado en Caracas?”

En 2015, la oficina del fiscal general de Venezuela bajo Luisa Ortega, ahora en el exilio en Colombia, investigó si Gorrín y sus asociados sobornaron a funcionarios del tesoro venezolanos para aprovechar los estrictos controles de cambio, según muestran los documentos compilados por los fiscales.

La red de Gorrín movió activos por valor de $ 4.6 mil millones de la tesorería durante dos años, dijo Zair Mundaray, la fiscal número 2 de la Sra. Ortega, que ahora se encuentra en el exilio. Dijo que los fiscales venezolanos nunca acusaron a Gorrín porque creían que sus estrechos vínculos con la primera dama Cilia Flores, el Presidente del Tribunal Supremo, Maikel Moreno y otros jueces lo protegerían de la justicia.

“Gorrín tenía el control total sobre la corte suprema”, dijo Mundaray.

Según los investigadores estadounidenses que lo atacaron en 2017, el Sr. Gorrín presionó a los funcionarios en Washington para negociar una salida política para el régimen de Maduro, según personas familiarizadas con el alcance. Los esfuerzos de Gorrín dieron algunos frutos en abril de 2018 cuando organizó una visita Pete Sessions, entonces un congresista republicano de Texas y poderoso jefe del Comité de Reglas de la Cámara de Representantes, a Caracas para reunirse con Maduro y otros altos funcionarios durante dos días para discutir un plan detallado para una transición política.

Gorrín se presentó ante los funcionarios de la administración de Trump como un ‘insider’ bien conectado. “Dijo cosas como: ‘Le devolveré esto a Nicolás’ o ‘Este mensaje viene de El Presidente’”, dice una persona familiarizada con los esfuerzos de Gorrín.

Los funcionarios de la Casa Blanca sospechaban de sus vínculos. “Dio indicaciones de que quería ser jugador, pero nunca confiamos en él”, dijo Fernando Cutz, un ex asesor del Consejo de Seguridad Nacional que trabajó en asuntos de Venezuela.

Pero Gorrín había tenido vínculos con alguna gente de la oposición durante mucho tiempo, y en el momento en que abandonó los Estados Unidos para regresar a Caracas en 2018, se desempeñó como emisario entre la oposición y los miembros del régimen que estaban abiertos para destituir a Maduro, según una destacada figura de la oposición.

Moreno, fue particularmente importante para el complot de la oposición. Un ex guardaespaldas y agente de inteligencia cercano a la primera dama, fue sancionado en mayo de 2017 junto con siete miembros del tribunal superior por fallos que usurparon el poder de la Asamblea Nacional elegida democráticamente y permitieron a Maduro consolidar su control.

Las sanciones preocuparon profundamente a Moreno y su esposa, Debora Sacha Menicucci, una concursante de concursos de belleza que ganó el Miss Venezuela World 2014, dijo que una figura de la oposición que informó sobre cómo se usaba el señuelo de las sanciones en las conversaciones.

Su esposa “quiere disfrutar del hogar en el extranjero, las joyas, los zapatos”, dijo la persona.

Gorrín tenía una tarjeta de visita particularmente tentadora: el Departamento del Tesoro en marzo había dado el paso inusual de sacar a su esposa de la lista de los que habían sido sancionados, junto con la esposa de su socio comercial.

“El mensaje fue, hay una salida”, dijo una persona familiarizada con las negociaciones. “Fue decirles, ‘somos serios’”.

 

Te puede interesar
Loading...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »