Inicio > Regional > Rangel Silva confirma crisis del gas en Trujillo

Rangel Silva confirma crisis del gas en Trujillo

 

“Esta semana llegaron cuatro de las 24 Cisternas mínimas que corresponden, es decir, de las 22.800 familias trujillanas que debieron recibir el servicio sólo 3.800 lo hicieron”, revelaron trabajadores del gas.

Esta semana hay un déficit de 760.000 litros del carburante y aproximadamente 19.000 familias trujillanas que dejaron de recibir el servicio

Esta semana hay un déficit de 760.000 litros del carburante y aproximadamente 19.000 familias trujillanas que dejaron de recibir el servicio esta semana Planta Fabricio Ojeda recibió 4 cisternas de gas la realidad del Gas en Trujillo

La crisis del Gas en el estado Trujillo fue confirmada por Henry Rangel Silva, Gobernador de Trujillo, quien aseguró este miércoles en su programa radial que “no hay gas” en la entidad, advirtiendo que aunque los ciudadanos protesten y cierren las calles exigiendo el servicio, la distribución no llegará.

Las razones de esta advertencia y de la crisis que se vive desde hace tres semanas en la entidad andina, según explicaron trabajadores de Pdvsa Gas Comunal, obedece a que la Planta Fabricio Ojeda, ubicada en Motatán en el estado Trujillo, no recibe las cisternas requeridas para trabajar.

“La semana pasada apenas recibimos tres gandolas; esta semana llegaron cuatro de las 24 Cisternas mínimas que corresponden, es decir, de las 22.800 familias trujillanas que debieron recibir el servicio sólo 3.800 lo hicieron”, revelaron trabajadores de la empresa socialista que prefirieron resguardar su nombre para evitar represalias.

La crisis por el  gas ya reflejó las primeras manifestaciones durante los últimos días. La más reciente fue la realizada en el popular sector de El Milagro, municipio Valera. Sus habitantes aseguraron tener cinco meses de espera por el servicio.

Esta situación, detallaron los trabajadores del gas, es a causa de que hace tiempo se dejó de distribuir casa por casa para hacerlo a través de los CLAP y evitar el sobreprecio. “Con esta modalidad de distribución atendíamos a los CLAP cada 30 días hábiles, luego 45 días y ahora son 60 días hábiles mínimo porque no tenemos como dar respuesta al no llegar el producto”, indicaron.

“Para evitar las protestas, deberíamos recibir cuatro cisternas diarias, pero sólo llegaron cuatro cisternas en una semana, lo que equivalen a 152.000 litros de gas diarios que deberían ser envasados en Fabricio Ojeda, pero distribuidos con flota propia y, a través de la Empresa de Propiedad Social (EPS), empresas privadas, sub distribuidores y graneles del estado Trujillo y Timotes del estado Mérida”, apuntaron los funcionarios.

Déficit del carburante

Los trabajadores enfatizaron que esta situación se vive al menos una vez al año. Sin embargo, consideran que actualmente la situación es complicada porque esta semana se dejó de recibir 20 de gandolas de gas, lo que significa un déficit de 760.000 litros del carburante y aproximadamente 19.000 familias trujillanas que dejaron de recibir el servicio.

Como mínimo, Trujillo necesita  a la semana 912.000 litros de GLP para abastecer 22.800 usuarios entre familias, comercios, escuelas e instituciones. Boconó, Monte Carmelo, Carache, Sucre y Urdaneta reciben gas una vez a la semana con un camión.

Las razones de la crisis de llegada las cisternas en Planta Fabricio Ojeda, las informó el comandante de la Zona Operativa de Defensa Integral (ZODI), del estado Trujillo, José Gregorio Laya, quien en video difundido en las redes aseveró que ahora las gandolas tardan 4 días en traer el gas porque deben ir a la Planta José, ubicado en el estado Anzoátegui.

Hasta hace tres semanas, Trujillo se alimentaba de las Plantas “ULÉ”, ubicado en la Costa Oriental, y de “Bajo Grande” en San Francisco, estado Zulia; pero no están operando por eso deben ir hasta el oriente del país”, puntualizaron trabajadores de la empresa socialista.

“Actualmente, una cisterna puede tardar hasta 24 horas en la cola para cargar de gas. Después de esa larga cola, hay que sumarle las horas del traslado de Anzoátegui hasta nuestro estado. Es por ello, que la llegada del carburante a la entidad puede tardar entre tres y cuatro días”, revelaron los trabajadores.

El origen de esta situación, se debe a que parte de las sanciones de Estados Unidos impuestas a Nicolás Maduro, buques estadounidenses dejaron de operar en el país, quedando solo una embarcación que descarga el gas en Anzoátegui.

“Tener un buque agrava la realidad y la posibilidad de levantar planes. Ahora, la situación es grave y la escasez podría llegar a un punto muy crítico, porque también se debe sumar la inoperatividad de los camiones y gandolas por falta de caucho y repuestos que impiden desarrollar planes de contingencia”, vaticinaron los empleados de la empresa estatal.

El Tiempo de Valera

 

Te puede interesar

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »