Inicio > Política > Fuerza Armada engrana agenda de tensión que incluye ascensos y definición del Alto Mando

Fuerza Armada engrana agenda de tensión que incluye ascensos y definición del Alto Mando

 

Pese a las sombras que se ciernen sobre el general Vladimir Padrino López, el oficial sería ratificado como Ministro de la Defensa debido a su ascendencia dentro de los cuarteles y toda la FAN

Sofía Nederr /TalCual

En medio de las reiteradas exigencias de lealtad del gobernante Nicolás Maduro, acentuadas tras el madrugonazo militar del 30 de abril, la Fuerza Armada Nacional (FAN) calienta la agenda de fechas que definirán su funcionamiento y el clima interno. El calendario inicia con el Día del Ejército, el 24 de junio, al cual le siguen los ascensos, el 5 de julio; las graduaciones conjuntas de los cuatro componentes y pases a retiro de los oficiales por años de servicio; así como el 24 de julio y el 4 de agosto, día de la Armada y de la Guardia Nacional (GN), respectivamente.

Estos hitos castrenses generan mucha incertidumbre y acentúan el escrutinio público sobre la organización castrense tan requerida e 2019 tanto por Maduro como por el presidente de la Asamblea Nacional (AN), Juan Guaidó, quien el 23 de enero se juramentó como presidente encargado.

“Las fechas claves de la FAN representan un momento político de tensión militar que Maduro adelantó con las recientes condecoraciones que se inventaron luego del 30 de abril y que se efectuaron en Mamo, en  el Comando de Infantería de Marina el 14 de mayo.  Maduro llega al punto de buscar confundirse con los soldados,  con el conglomerado castrense. De esta forma entreteje y se enrolla alrededor de ellos para enfatizar su estructura del Estado cuartel”, puntualizó el coronel retirado y sociólogo militar José Machillanda.

 

Durante el acto que refiere el analista, Maduro alabó la “conducta intachable” asumida por la oficialidad el día 30 de abril en medio de la Operación Libertad en la que algunos militares reconocieron a Juan Guaidó como presidente encargado.

 

 

Machado atribuye la presencia cada vez más regular del gobernante dentro de eventos militares al pánico que, a su juicio, experimenta el mandatario ante lo que él considera “un resquebrajamiento silente de Maduro y de Padrino”. Para Machillanda es claro que, ante las venideras decisiones, los llamados son a la lealtad máxima y exponencial.

El 15 de mayo, Maduro, en Twitter, destacó la fidelidad desplegada por los efectivos militares en formación durante un acto en el estado Vargas.  “Imponente marcha militar de la lealtad con los hombres y mujeres de nuestra gloriosa FAN. Una muestra de la máxima cohesión, unión, disciplina y obediencia del Poder Militar a la Patria y a su Comandante en Jefe”, esbozó el gobernante.

 

El vicealmirante retirado Jesús Briceño García, excomandante de la Armada, asegura que los hechos políticos y los cambios en la doctrina militar tendrá eco sobre el destino que asumirá la FAN desde julio de 2019. Avizora una repetición del esquema de ascensos que produce generales y almirantes en masa sin que medien controles operativos y un adiestramiento de peso. Recuerda que “anteriormente en toda la Fuerza Armada había 80 generales y almirantes y ahora, nada más en la Armada, hay más de 200 vicealmirantes y contraalmirantes”.

Briceño García duda, por ejemplo, de que los oficiales que serán promovidos a los grados de capitán de fragata y capitán de navío hayan pasado por un verdadero curso de Estado Mayor.

Rocío San Miguel, presidenta de Control Ciudadano para la Seguridad, Defensa y Fuerza Armada Nacional, coincide que que habrá ascensos para recompensar a los militares que evidencien su adhesión a la revolución

Sin embargo, la abogada enfatiza: “Es probable que continúen los ascensos masivos a los que nos tienen acostumbrados a nivel de generales y almirantes como mecanismo de incentivo a la lealtad. Aunque ya esto realmente ya no es considerado así dado que casi la mitad de los generales y almirantes que ascendieron, en los últimos 8 años, están sin cargos”.

En la Ley Orgánica de la Fuerza Armada Nacional (Lofan), que fue reformada por elexpresidente Hugo Chávez 5 veces, no se ha estableció la lealtad como un condición para ascender, pero sí se exigen la antigüedad y el mérito.

Un requerimiento clave

Fuentes militares, que solicitaron el anonimato, indicaron a TalCual que durante las entrevistas que realizaron las Juntas Permanentes de Evaluación del Ejército, la Armada, la Aviación y la Guardia Nacional una de las preguntas más llamativas era la interpelación de los aspirantes al grado superior inmediato sobre su disposición a irse del país.

“La interrogante fue frecuente debido a la cantidad de solicitudes de baja y las deserciones de la FAN en los últimos dos años”, refirió un aspirante a coronel.

En julio de 2017, Nicolás Maduro estrenó 139 generales y almirantes, 6 menos que en 2016. Los cambios a último hora en las listas de los promovidos han sido una constante dejando varados en el camino a varios candidatos. Asimismo, en 2018, la FAN contó con 183 nuevos generales y almirantes.

La encrucijada de Padrino

Junto a los ascensos, se esperan las designaciones presidenciales en el Alto Mando. Luego de las dudas que funcionarios de Estados Unidos lanzaron contra el ministro de la Defensa, general en jefe (Ej) Vladimir Padrino López, sobre presuntas negociaciones para sumarse a la Operación Libertad, en las unidades militares no está claro sí Maduro ratificará al oficial en el cargo.

Para Rocío San Miguel y el vicealmirante Jesús Briceño García, Maduro optaría por atornillar un año más en el cargo a Padrino López. Esto debido a que es el oficial con mayor ascendencia sobre su subalternos.

Es impredecible saber sí a Padrino López lo sacarán después de lo ocurrido el 30 de abril. Sigue siendo la persona con mayor influencia sobre la Fuerza Armada Nacional”, aseveró Rocío San Miguel

Briceño García no vislumbra cambios en el despacho de la FAN dado que pareciera que ningún otro militar pudiera encarnar el bastión que, hasta ahora, Padrino López representa para Maduro.

No obstante, el excomandante de la Armada identifica cierta “afición política” en el jefe del Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada (Ceofan), almirante en jefe Remigio Ceballos Ichaso.

Sobre éste último militar, el coronel José Machillanda cree que son evidentes sus esfuerzos para ascender a la cartera militar como, asegura, se notó en la marcha militar del 2 de mayo, donde habló primero que el Ministro de la Defensa. Sin embargo, el analista puntualizó que, durante las condecoraciones en Mamo el 14 de mayo, se Padrino retomó la vanguardia.

Padrino López fue designado como Ministro de la Defensa en 2016. Es el militar que más tiempo ha estado al frente de la FAN desde la era Chávez. Su promoción “General de Brigada Juan Gómez Mireles (1984)”, pasó a retiro hace 5 años. Sin embargo, el Presidente tiene la potestad de dejarlo en el cargo sí es su decisión. En su cohorte, el alto oficial ocupó el puesto 18.

Por su parte, el almirante en jefe Remigio Ceballos Ichaso, egresó de la Escuela Naval en 1985 como parte de la promoción “Agustín Armario”. El militar fue edecán del expresidente Hugo Chávez. Es el mismo oficial que calificó de “idiota” a Guaidó tras el madrugonazo militar del 30 de abril.

El 9 de mayo, Ceballos Ichaso fue enfático al afirmar: “Nosotros estamos del lado correcto, porque cumplimos al pie de la letra nuestra Constitución; basta ya de ese absurdo insistir de tomar las riendas de la Patria por la vía violenta. Aquí manda es el pueblo con su voto”.

 

Comandantes en la mira

Algunos sectores de la FAN señalan al mayor general Jesús Rafael Suárez Chourio, comandante del Ejército, como un candidato a Ministro de la Defensa. Sin embargo, el vicealmirante retirado Jesús Briceño García descarta esta opción, por ahora, dado el talante institucional asumido por el oficial. El militar está frente de su componente desde julio 2017.

Suárez Chourio egresó de la Academia Militar en 1986 en la misma promoción que el mayor general José Adelino Ornelas Ferreira, segundo comandante del Ceofan. Paradójicamente ambos oficiales fueron blanco, el 30 de abril, de las voces que les adjudicaban un giro de posición a favor de Guaidó.

En julio de 2019, a Maduro le toca decidir si ratifica o remueve a los comandantes del Ejército, la Armada, la Aviación y la Guardia Nacional. En enero de 2018, el gobernante sorprendió al cambiar en menos de un año al comandante de la GN, fue cuando sustituyó al mayor general Sergio Rivero Marcano por el mayor general Richard López Vargas.

 

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »