Inicio > Opinión > Cesáreo Espinal Vásquez: De  pleno  derecho                                     

Cesáreo Espinal Vásquez: De  pleno  derecho                                     

 

El derecho es lo condicionante en la vida social”   Rodolf Stammler 1902

Para Marx, la economía es lo condicionante y el derecho lo condicionado, Stammler sostuvo que la economía es lo condicionado,  porque no podrá existir orden económico sino está condicionado en el orden jurídico.  Es así. Todo acto jurídico y de la sociedad en general debe cumplir con requisitos esenciales para su existencia y tenga efectos legales,  de lo contrario no existe de pleno derecho, sin vía jurisdiccional de nulidad, porque no se anula lo que no existe, ni es subsanable. Esos requisitos básicos son: consentimiento entre las partes, el objeto materia del acto y la causa lícita. Sin pretender ser un exégeta,  es determinar, en primer lugar como condición “sine quanon” de existencia,  el consentimiento entre personas natural o jurídica, en actos administrativos particular o general y lo eminentemente constitucional. El consentimiento es la voluntad expresa concordante y concomitante. Ejemplo, clásico, de ausencia de consentimiento,  es la suplantación de identidad de los contratantes, por hechos dolosos o el incumplimiento de cuestión previa exigida para un acto administrativo o para un acto de interés nacional sujeto al consentimiento del pueblo por referendo consultivo y aprobatorio. Es inexistente “juris et de jure”, de pleno derecho que no admiten pruebas en contrario. La tacha o el desconocimiento basta legalmente para la inexistencia y quien insista en su validez  y efectos legales,  le corresponde la carga de la prueba. Estamos viviendo en nuestro país neurosis colectiva con motivo la inconstitucionalidad del Presidente Nicolás Maduro, siendo eminentemente de derecho condicionante sobre intereses personales o políticos. Si es constitucional (artículo 348) que el Presidente de la República en Consejo de Ministro tenga “la iniciativa de convocatoria a la Asamblea Constituyente”, el procedimiento, una vez presentada la iniciativa al Poder Electoral, vista la exposición de motivos, debe convocar previamente a referendo consultivo en cumplimiento de los artículos 70 y 71 de la Constitución, lo que conlleva a requisito ineludible del consentimiento, por ser “medio de participación y protagonismo del pueblo”.  En definitiva, al no haberse efectuado el referendo consultivo, no hubo consentimiento del pueblo y es inexistente, de pleno derecho la Asamblea Nacional Constituyente y por consiguientes todos sus actos, incluyendo, la juramentación del Presidente Maduro y el Tribunal Supremo de Justicia. De tal forma, ajustado a derecho la Asamblea Nacional electa en 2015, tiene la facultad por vacío del Poder Ejecutivo  designar al diputado Juan Guaidó, Presidente transitorio en amparo del orden constitucional.

 

Te puede interesar

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »