Inicio > El pizarrón Opinión > Julio Escalona: ¿Y el narcotráfico qué? (II)

Julio Escalona: ¿Y el narcotráfico qué? (II)

 

Si algo creen Trump y sus aliados sionistas, es la necesidad de derrotar al pueblo venezolano ahora, cuando él aún puede moverse en el mundo con impunidad. En Washington, violando las leyes internacionales, asedia la sede de la embajada de Venezuela, pero eso le crea una fuerza contraria dentro y fuera de EEUU. Las apetencias imperiales cada vez se avienen menos con la diplomacia, el multilateralismo… Mientras la tendencia hacia la pluripolaridad, el multicentrismo, la convivencia pacífica, se fortalece, la política de Trump depende cada vez más de la violencia, la ilegalidad y el narcotráfico.

China, Rusia, India, Irán, Sudáfrica, Cuba, Nicaragua, Bolivia, Venezuela y el Sur, luchan por soberanía e independencia. Eso nos fortalece.

La financiarización de la economía mundial ha intensificado la acumulación de capital especulativo, subordinando la economía real (las cosechas se compran con años de anticipación) y los precios son un poder de las mafias que manejan el mercado mundial, una asociación de monopolios (control de la oferta) y monopsonios (control de la demanda), formas de violencia que legitiman el uso de la fuerza y por tanto, el híper desarrollo de los aparatos de guerra, en las complejas y diabólicas formas que ella asume hoy.

Los bloqueos, sanciones, guerra mediática, psicológica, promoción del caos global y de la vida cotidiana, exaltación del ego como procesos para destruir las asociaciones solidarias de organización de la vida. Los grandes bancos, el complejo militar industrial y las mafias del narcotráfico, saben bien que el opio y la cocaína, son el mejor respaldo para ese papel verde que sin los capitales de la droga y de la guerra, no valdría ni siquiera lo que cuesta imprimirlo. Por eso pujan por el oro y demás riquezas de Venezuela.

Sin dichos capitales la crisis financiera de 2008 ha podido hundir al capital. Pero, si el consumo de drogas se legaliza y nos apoyamos principalmente en procesos pedagógicos, ¿no se deprimirían los precios de las drogas y el capital entraría en crisis? La producción real (la agricultura, la industria) y una sociedad en proceso de tránsito hacia la propiedad y la producción comunal sería el camino de Chávez: Comuna o… Comuna. El pueblo de Venezuela, luz que no cesa, no se apagará y el presidente Maduro seguirá al frente marcando el rumbo.

La muerte del planeta y de la humanidad ha estado muy determinada por el capital financiero global. El imperio británico se debilita a mediados del S. XX. Bajo el patrocinio Rothschild, fue el primer imperio narcotraficante. Sometió a China mediante el comercio del opio, como hace USA hoy controlando el comercio de la cocaína y la heroína. El cambio climático y el exterminio de líderes sociales y países soberanos asumen la intensidad del narcotráfico.

En Venezuela se radicaliza la agresión por riquezas. Un general de la FANB, Jackson Silva, comandante del grupo emboscado, y otros 11 militares han perdido la vida en la emboscada y en un accidente de helicóptero. Nobles representantes de la unidad cívico militar, patriótico modo de existir. Guillermo Torín, Memo, dirigente obrero, falleció víctima de un cáncer. ¿Muerte natural? No. La alimentación, la cultura, son fuentes de enfermedad. Investiguen a Monsanto, impulsa una alimentación generadora de cáncer. El golpe del 30A, pone claro que hechos ligados a nuestra cotidiana existencia, son decisiones del poder mundial.

 

El golpe contra las torres gemelas del 11S, fue un golpe de Estado contra la democracia, la paz y los derechos humanos. Se consolidó lo que he llamado Estrategia Imperial de Guerra Permanente, el correlato geopolítico para el Consenso de Washington, que oficializó las políticas neoliberales. Consolida un poder transnacional con la dinastía Rothschild al frente. Sus instrumentos son el financiero, el militar y el narcotráfico, que es cada vez más la masa crítica siempre disponible, desde Goldman Sachs o desde la banda que opera en el más empobrecido barrio.

En Venezuela el narcotráfico mundial es clave en la desestabilización. Derrotarlos en la guerra de precios, con producción interna e importaciones. Se prohibiría el uso de canales privados de distribución y nos apoyaríamos en las redes populares, redes cooperativas y comunales, etc. Destituyendo a los altos funcionarios que han manejado este proceso, crear bases nuevas manejadas por gente nueva. Plantearse el problema de la legalización de las drogas en un debate nacional-mundial. Fortaleciendo una economía de guerra manejada por un gabinete de guerra. Limpiar el país de redes paramilitares, de grupos ligados al narcotráfico. El debate está abierto.

Te puede interesar

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »