Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > José Manuel Rodríguez: La emergencia es de verdad

José Manuel Rodríguez: La emergencia es de verdad

 

Sin duda existe una agresión muy seria contra Venezuela. Su expresión es política, diplomática, mediática, económica y no dejan de hablar de invasión. Son los gobiernos de USA y Europa acosándonos como si fueran una jauría de lobos. Tratan de hacernos rodar para comernos a pedazos. Tras ellos zumban, como las moscas en el estiércol, 18 gobiernos latinoamericanos en desprecio absoluto por la historia recorrida.

No es nada nuevo, llevamos siete mil años de intentos civilizatorios reventados una y otra vez por odios, prejuicios y ambiciones sin recato. En ese esfuerzo humanista por construir ciudadanía se logró, al menos, levantar la bandera de los derechos humanos, que suma lo más caro que debe protegerse. Porque ciudadanía es el estadio donde los derechos y deberes integran a los individuos en la sociedad.

Los derechos humanos, a pesar de la insistencia de presentarlos como individuales, son colectivos, tal y como lo señala el artículo 1º de su Declaración Universal: Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros. Es por eso que una sociedad recta y democrática no puede consagrar la competencia entre los individuos como medio de alcanzar esos derechos políticos, económicos, sociales y culturales. Ni tampoco una sociedad soberana puede permitir que otras sociedades, de mayor fuerza y poder, las amenace.

Los gobiernos señalados arriba han construido un perverso escenario que les permite cometer la más grave de las violaciones conocidas: El bloqueo a toda una nación. Y han logrado algo que es muy indecente, que grupos sociales internos, por su propia vaciedad, aúpen tal intervención. Y para completar el cuadro trágico, el Gobierno oculta tras lo declarativo la ambigüedad* de suponer que, declarar el estado de excepción para enfrentar la agresión, la exacerbaría.

*Un ejemplo: un banco portugués le confiscó a la República 1.543 millones de euros, (el 18% de nuestras actuales reservas internacionales) sin embargo, el gobierno deja que, con el control de los automercados, los portugueses especulen a su antojo al pueblo venezolano.

 

Te puede interesar

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »