Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Ramón Guillermo Aveledo: ¿Diplomacia?

Ramón Guillermo Aveledo: ¿Diplomacia?

 

La misma crisis de gobernanza que se nota en la economía, la inseguridad, la escasez, los servicios de luz y agua y hasta las calles y carreteras decadentes, está presente en la política exterior venezolana, impactada además por la mala reputación internacional del grupo en el poder, sin contar sus supersticiones ideológicas, fuente de errores graves y costosos aquí y afuera.

Venezuela está fuera de la OEA, es la actitud oficial no obstante su legitimidad cuestionada. Aceptó al inteligente y experimentado enviado de Guaidó y la AN, pero el cuadro interno nos resta capacidad de incidir. La salida se aceleró cuando el grupo en el poder nos sacó de la Convención Americana de los DDHH, en cuya creación había colaborado tanto la República.

Antecedente de este paso funesto fueron las posturas típicas de las argumentaciones dictatoriales. Los que mandan lo celebran como un triunfo pero todos sabemos que sus implicaciones son negativas.

Venezuela está fuera de la Comunidad Andina por decisión del difunto Presidente para entrar en Mercosur, donde ahora está suspendida por incumplimiento de sus compromisos. La verdad es que el estado ruinoso de nuestra economía nos convirtió en más carga que ventaja.

La UNASUR, gran apuesta lanzada con abúndate retórica, colapsó y se deshizo. Entre el año pasado y este se fueron siete de sus doce miembros. Fue incapaz de designar un sustituto a su secretario Samper, que salió muy desprestigiado y para nombrar mediadores en el caso venezolano tuvo que recurrir a ex presidentes ajenos a la subregión. Penoso.

La CELAC, también anunciada con espectacularidad pirotécnica se fundó en 2011 en Caracas como una OEA sin EEUU ni Canadá pero con Cuba. Hizo cumbres en Chile, Cuba, Costa Rica, Ecuador y desde la de enero de 2017 en Punta Cana no se supo más de ella. En la web del MPPRE lo más reciente que aparece es la XV reunión de cancilleres en septiembre del año pasado.

En cuanto al ALBA-TCP pocas señales de vida, salvo un portal que corea propaganda político-ideológica afín al régimen venezolano. Parece que sin plata venezolana, ninguna costosa fantasía funciona. De los antiguos aliados, solo quedan los gobiernos.

 

Te puede interesar

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »