Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Arturo Molina: Jugar sin cartas ocultas

Arturo Molina: Jugar sin cartas ocultas

 

La jerga política venezolana se escribe entre líneas gruesas y grises. La letra pequeña y con colores se está dejando a un lado por los inmediatismos, o tal vez por los egos. La intención no es hacer juicio adelantado, de ello se encargara la historia en su tiempo, pero los acontecimientos que se están presentando desde el 30 de abril 2019, pareciera ser reeditan acciones u errores que debieron haberse superado como aprendizaje, cosa que parece no es así, y se persigue nuevamente establecer dinastías políticas antes que la solución al problema de la crisis impuesta por sistema político castrista-comunista-militarista.

El mesianismo valora a los activistas políticos dependiendo del partido en que militan, y no aceptan liderazgo distinto al suyo. Cualquier cantidad de bosta recorre las redes sociales si el activo público no es de la organización que impone la moda. De esa forma llegó al poder lo que denominan revolución, se apoyó en el voto y luego cristalizaron alianzas con sectores internacionales ligados al pensamiento arcaico, arbitrario y esclavista, dando cabida a mafias, guerrillas, paramilitares, colectivos, narcotráfico. Les entregaron la soberanía nacional, al punto que en la frontera los delincuentes se disputan el control de ese territorio, empresas y la convivencia ciudadana. Esa jauría enfermiza durante largos 20 años se ha aferrado a la Constitución para pedir perdón y la violentan al sentirse fortalecidos, e imponen la tortura como método de coacción al disidente, y el control social para la manipulación y perpetuación en el poder.

El propósito de los factores democráticos es salir de la dictadura castro-comunista-militarista para restablecer el sistema de libertades; abrir los espacios de participación; vigorizar la libertad de expresión; crear el piso jurídico para la inversión privada y pública y coadyuvar al fortalecimiento de los partidos políticos y sus liderazgos. Brindar lugares sólidos, seguros para el desarrollo y beneficio de los venezolanos, sin anteponer colores partidistas. Así lo entendieron los factores políticos que difieren del modelo dictatorial y los ciudadanos lo han exigido permanentemente, sumándose sin reserva en esa causa liberadora. Jugar con cartas ocultas, atrae el desánimo, desconfianza y desunión. La esperanza es que no se sacrifique a la disidencia que son más del 85% de los venezolanos por esos sobre saltos.

La respuesta del dictador no se ha hecho esperar y la represión ha tomado nuevamente las calles, causando muertes y ataques con bombas lacrimógenas, incluso dentro del recinto de iglesia católica. La supresión a la libertad de expresión se agudiza tanto para silenciar medios de comunicación como a los periodistas, generando la autocensura en otros al verse desprotegidos. Decisiones amañadas se tejen en institución de justicia como la que se anunció contra el Primer Vice Presidente de la Asamblea Nacional, y Vicepresidente de AD, Diputado Edgar Zambrano, para amedrentar a su militancia, alcanzando el efecto contrario, con respuesta contundente de la dirigencia de ese partido político policlasista, democrático, subrayando con ello, que no hace política al azar, no se deja intimidar, ni subestima al contrario y sus métodos de lucha.

No basta entonces con gritar Maduro vete ya. La unión es necesaria para resquebrajar el centro de gravitación que sostiene en el poder al dictador, cada vez más débil, pero aún en el poder. Hay que recalcar que es necesaria la organización, disciplina, capacidad de movilización y propuesta, para avanzar en la restauración del sistema de libertades.

@jarturoms1

[email protected]

 

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »