Inicio > Cultura > Beneficios psicológicos de jugar al ajedrez

Beneficios psicológicos de jugar al ajedrez

 

Sabías que hay un área en el cerebro vinculada al reconocimiento de caras que se activa en los expertos de ajedrez cuando juegan? En realidad, es la zona que analiza las relaciones espaciales. Jugar al ajedrez activa estas zonas porque el juego requiere una comprensión de las relaciones espaciales entre las piezas.

De hecho, no importa si se es jugador experimentado u ocasional. Las áreas del cerebro encargadas de las relaciones espaciales se activan en ambos.Aunque se ha comprobado que en los jugadores expertos se activan incluso con la sola visión del tablero y las piezas ordenadas en posición de salida.

Curiosidades aparte, los beneficios de jugar al ajedrez son muchos e importantes. A continuación, te hablamos de algunos de ellos, aunque la ciencia sigue investigando y probablemente sean bastantes más. Vamos a verlos.

Crecimiento de las dendritas

Las dendritas son prolongaciones ramificadas de las neuronas. Se ocupan de conducir señales neuronales de otras neuronas. Lo que ocurre es que al estimular su crecimiento, mayor será la captación y el envío de las señales.

Aprender a jugar al ajedrez y hacerlo regularmente estimula el crecimiento de las dendritas. Esto, a su vez, aumenta la velocidad de la comunicación neuronal. Es decir, aumenta el nivel de procesamiento y rendimiento.

Neuronas

Ejercita los dos hemisferios cerebrales

El hemisferio izquierdo del cerebro se ocupa, entre otras cosas, del reconocimiento de objetos. El hemisferio derecho, por su parte, se ocuparía durante el juego del reconocimiento de patrones.

Jugar al ajedrez, seguir sus reglas y la técnica que implica, obliga al jugador a utilizar ambos hemisferios. Por lo tanto, con la práctica regular se ayuda a desarrollar ambos hemisferios

Previene el alzhéimer

La Escuela de Medicina Albert Einstein de la Universidad Yeshiva realizó un estudio cuyos resultados arrojaban datos muy significativos respecto a la práctica habitual del ajedrez. Al requerir una actividad de ejercicio mental, evita que el cerebro se deteriore.

Jugar al ajedrez parece disminuir considerablemente el riesgo de padecer una demencia y combate también sus síntomas. Esto parece aplicarse también a trastornos como la depresión y la ansiedad.

Ayuda a tratar la esquizofrenia

El centro de Neurociencia Cognitiva de Bron, en Francia estableció programas de juego de ajedrez diarios para las personas que padecían esquizofrenia. Esta practica resultó en una mejoría de su condición en comparación a los pacientes que quedaban fuera del programa de juego. En concreto mejoraron procesos como la atención y el razonamiento.

Mejora las habilidades de pensamiento y resolución de problemas de los niños

Parece que los niños que empiezan a jugar al ajedrez en edades tempranas mejoran su capacidad de resolución de problemas. También se vio mejora en la lectura y en sus calificaciones en matemáticas.

Al fin y al cabo, para un niño, el ajedrez puede ser como un gran acertijo a resolver. Requiere cambios constantes de estrategia que deben adaptarse a los movimientos del contrario.

Construye confianza en uno mismo

El ajedrez tiene también un gran impacto en la autoestima. Independientemente de si se gana o se pierde, jugar al ajedrez se presta a analizar las partidas y a observar dónde uno se ha equivocado. Esto nos da mucha información sobre nosotros mismos.

La práctica nos ayuda a mejorar como ajedrecistas, llega un momento en que realmente se disfruta del juego de estrategia y nos sentimos mucho más cómodos y seguros. Esto aumenta considerablemente el nivel de fortaleza mental y la confianza en uno mismo.

Refuerza las habilidades de planificación y previsión

Jugar al ajedrez requiere autocontrol y capacidad de planificación. Estas habilidades se desarrollan en el córtex prefrontal, una de las áreas del cerebro que se desarrolla más tardíamente.

Los niños y los adolescentes se benefician especialmente de este juego de estrategia porque les ayuda a desarrollar esta parte del cerebro. Es un excelente método que les ayudará, ya como adultos, en la toma de decisiones en muchos aspectos de su vida.

Tablero de ajedrez

Jugar al ajedrez durante una rehabilitación

Las personas que están recuperándose de algún accidente cerebrovascular o cualquier otro que resulte físicamente debilitante pueden beneficiarse, y mucho, con la práctica regular del juego del ajedrez.

Ayuda a mejorar las habilidades cognitivas y motoras. También las de comunicación. Estimula la concentración profunda y lea ayuda a combatir la ansiedad.

Un duelo psicológico

En realidad, jugar al ajedrez es un duelo psicológico que requiere resistencia, voluntad de ganar, tenacidad, disposición para el combate y grandes dosis de resiliencia.

Si no juegas habitualmente al ajedrez quizás te lo quieres replantear después de conocer estos datos. ¿Preparado para el reto?

 

Te puede interesar
Cargando...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »