Inicio > Política > La fase definitiva

La fase definitiva

 

“¿Hasta cuándo?” quizás sea la pregunta que más se hacen los venezolanos ante la hiperinflación y la falta de alimentos, medicinas y servicios básicos. La desesperación hace comprensible -aunque esto se convierta en un peligroso error- que busquen en sus líderes alguna señal que puedan interpretar como respuesta, en función de su urgencia personal.

FormaCiudadanos.

En el marco de la Operación Libertad, Juan Guaidó ha convocado a manifestar este 1º de mayo anunciando el inicio de la “fase definitiva” para lograr el cese de la usurpación, lo que -en rigor- sería apenas la primera parada en la ruta que abandera desde que asumió el liderazgo político opositor.

Guaidó ha acotado que en esta fase pretende articular a la población a través de los “Comandos de Ayuda y Libertad” para incrementar la presión en las calles, lo que implica mantener a la ciudadanía movilizada, articulada e informada sobre próximas acciones.

No menos importante es el énfasis que Guaidó ha hecho en la importancia de incorporar al sector público. Es por ellos y para ellos (al menos, en principio) que se discute, y seguramente se apruebe en las próximas horas, la llamada “Ley de Garantías Laborales”, de modo que cuenten con incentivos para sumarse a las actividades en favor del retorno de la democracia.

Sin embargo, los dos últimos puntos no se han destacado ni difundido tanto como el primero: la fase definitiva. Es esto lo que despierta comentarios y se anida en la población. Como “definitivo” es aquello que sirve para resolver y concluir algo, la oferta se asocia con el anhelo de quienes lo apoyan, dejando a la imaginación una idea asociada: la fecha tope.

“¿Hasta cuándo?” quizás sea la pregunta que más se hacen los venezolanos ante la hiperinflación y la falta de alimentos, medicinas y servicios básicos. La desesperación hace comprensible -aunque esto se convierta en un peligroso error- que busquen en sus líderes alguna señal que puedan interpretar como respuesta, en función de su urgencia personal.

El reto -y este es uno especialmente desafiante- es renunciar a imaginar fechas tope que no se han ofrecido explícitamente. La oportunidad es de crecimiento en la perseverancia, fortalecimiento de las convicciones y estímulo de la creatividad para resistir. El Ejercicio Ciudadano propuesto es pedir al liderazgo que explique en qué consiste exactamente la “fase definitiva”, cuál es su alcance y cuál es su límite en el tiempo; se trata de que la ciudadanía contribuya a reubicarlos en la zona en la que sus ofertas sólo sean aquellas que estén en capacidad de cumplir.

http://www.formaciudadanos.org

 

Te puede interesar
Loading...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »